Cantares 4: El amado

2. Vergüenza al cuerpo: Otras personas sin llegar a la fobia sienten profunda vergüenza de mostrar ciertas partes de su cuerpo. Creen que allí está el asiento de los «peores pecados carnales». Si pudiesen sacarse ciertas partes del cuerpo lo harían por la culpa que sienten. Todo es cubierto y abandonado. Se sigue sosteniendo el antiguo antagonismo gnóstico sin saberlo. Creen que el cuerpo y el sexo son solamente para la reproducción.

3. Exaltación del cuerpo: Totalmente contrario al ítem anterior, la persona vive por y para su cuerpo. En busca del «cuerpo ideal» obviamente inexistente, llega a tener grandes distorsiones de su esquema corporal. La anorexia (pérdida del apetito) y la bulimia (deseo atroz de comer) son las patologías más frecuentes en nuestro continente en lo que hace a la enfermedad de los adolescentes. En la anorexia por ejemplo la persona se «siente y se ve gorda» aunque esté pesando 40 kg. Es una enfermedad que sin tratamiento lleva directo a la muerte. La «magnificación del cuerpo» del «cuerpo perfecto» en nuestra sociedad ha hecho sentir a más de una chica asco y repulsión por el propio cuerpo, en lucha diaria consigo misma y evitando así todo contacto corporal.

Intimidad sexual En sexología vemos diariamente parejas que no se conocen. No saben los gustos, preferencias, zonas y toques placenteros. Han hecho el amor durante casi todas sus vidas y jamás han verbalizado qué sienten antes, durante o después de cada relación. En Cantares rescatamos algunos elementos útiles para el enriquecimiento de la vida sexual.

1. Tiene su lugar físico. Sabemos que la crisis de vivienda en nuestro continente da lugar muchas eces al incesto, homosexualidad, perversiones, etc. Una de las causas de problemas sexuales, llámese eyaculación precoz, anorgasmia, etc., es el hecho de no tener un lugar donde intimar sexualmente.

Muchas parejas tienen relaciones sexuales cuando sus hijos duermen con ellos y creen que porque ellos estan dormidos ¡no se dan cuenta!, otros manifiestan que tienen relaciones con la puerta abierta para «escuchar si le pasa algo al nene».

2. Es de mutua entrega. Los animales depredadores, como por ejemplo el león, cuando van a tener relaciones, se esconden para no ser vistos. Justamente saben por su instinto que si son capturados en ese momento por otros animales serán presa fácil. Justamente sexualidad es abandonarse, entregarse al placer y al amor.

Lo importante no es el orgasmo (¡que apenas dura 2 a 4 segundos!) sino toda la relación. Muchas personas no pueden disfrutar de la vida sexual, no pueden abandonarse porque padecen lo que en sexología se conoce como «ansiedad del desempeño». Lo que les interesa es tener orgasmo, o tener varios, o «desempeñarse magistralmente»; entonces se produce un «estrabismo»: un ojo de ellos tiene relaciones y el otro desde arriba mira lo que sucede en la relación. Ya Kinsey decía en su famoso informe de 1948 que el 75% de los hombres eyaculaban a los dos minutos de la penetración, y en Argentina aprox. una de cada cinco parejas padece algún problema sexual. Creemos que algo parecido ocurre en los otros países de América Latina. En Cantares vemos a la pareja abandonarse al amor, a las caricias y al romance.

3. Se toma su tiempo. Si hay algo llamativo en la pareja de Cantares es que ¡ambos se toman su tiempo para hacer el amor! Vaya si se describen, vaya si tienen todo el tiempo del mundo para ellos. Como veíamos anteriormente la ansiedad de muchos, y la exaltación del orgasmo como lo más importante en el sexo, hace que tengan relación sexual «rapidísimo». Algunos lo llaman la “relación de tres minutos”: en el 1 la erección, en el 2 eyaculan y en el 3 se duermen.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario