Al hacer tu Donativo recibirás vía Email el libro Vida de Jesús un Evangelio Armonizado. El más completo estudio de Los Evangelios en formato PDF. 1,662 páginas del texto Bíblico Comentado. Una vez hagas tu Donativo envíanos una nota por medio de nuestra Cadena de Oración con el Email al cual quieres recibir el libro.

lectura de hoy
julio 13, 2020 9:53 AM

Cantares 2: Yo soy la rosa de Sarón, y el lirio de los valles

Cantares 2:15 Cazadnos las zorras, las zorras pequeñas, que echan a perder las viñas; porque nuestras viñas están en cierne.

Las zorras pequeñas” son un ejemplo de los tipos de problemas que pueden perturbar o destruir una relación. Los enamorados querían quitar cualquier cosa que potencialmente causara problemas entre ellos. A menudo las “pequeñas zorras” son las que causan los mayores problemas en el matrimonio. Estas molestias no deben minimizarse ni pasarse por alto, sino identificarse para que así, juntos, la pareja las enfrente.

Cantares 2:16 Mi amado es mío, y yo suya; el apacienta entre lirios.

El Cantar frecuentemente introduce una serie de gozosas frases de amor, que afirman el valor de la unidad y reconocen la necesidad de una mutua edificación.

Cantares 2:17 Hasta que apunte el día, y huyan las sombras, vuélvete, amado mío; sé semejante al corzo, o como el cervatillo sobre los montes de Beter.

El amado

El varón confirma la autoevaluación de su amada. Ella es como un lirio, es verdad, sólo que su belleza es tal que a su lado las demás mujeres parecen cardos. Ella también es su amada, su amiga y compañera, la más bonita de todas las doncellas. ¡Qué manera maravillosa de alentar la autoestima de su amada, que por un momento dudó de su belleza frente a las demás jóvenes! Quizá esas jóvenes se pasaron la vida “cuidando su propia viña”. Como muchachas pudientes, tuvieron más tiempo y recursos para prestar atención a su arreglo personal. Pero ella tiene una belleza natural sin parangón. Esta frescura y belleza simple es también característica muy destacada de la mujer latina.

La amada

Después de una seguidilla de piropos entre el amado y la amada, ella es la primera en irrumpir en un monólogo cargado de excitación sexual y contradicciones, de nuevas comparaciones con el reino animal y vegetal, y de una gran expectativa por hacer el amor. Es muy probable que en la primera parte de su monólogo (versículos 3-7), la amada esté describiendo un sueño erótico. Es interesante notar que, como ocurre en otros casos de poesía amatoria del Cercano Oriente, la mujer es la que toma la iniciativa y la que más se expresa. Algo similar ocurre en algunas subculturas del continente latinoamericano.

La amada no tiene inhibiciones en expresar toda la pasión y deleite sexual que siente junto a su amado. Lo compara con un manzano, que es un símbolo del amor (ver 8:5). Ella pondera aquí su destreza para hacer el amor. En América Latina, donde generalmente son los varones los que alardean de sus cualidades sexuales, sería interesante conocer qué piensan las mujeres. Nótese el paralelismo entre las palabras de ella y las de él en el versículo anterior. La expresión me agrada sentarme bajo su sombra; su fruto es dulce a mi paladar ha sido un rompecabezas para los exégetas. En buena medida, esto es así debido a prejuicios respecto de las expresiones de la sexualidad en la pareja humana. Se ha sugerido que la mujer se está refiriendo al efecto deleitoso y refrescante que produce en ella la presencia de su enamorado. Otros ven aquí una referencia al sabor dulce y fresco de las palabras y acciones del amado. Aun otros señalan el manzano como símbolo de sus caricias amorosas, que ella saborea y disfruta. En cualquier caso, la muchacha está expresando aquí su placer en las técnicas amorosas en las que él la ha instruido.

La sala del banquete (literalmente “casa del vino”) es el lugar donde el vino se cultiva, se produce, almacena o consume. Puede ser la recámara o dormitorio privado donde se celebra el banquete íntimo. El toma la iniciativa en llevarla al lugar de celebración del amor. Su bandera se refiere al hecho de que él es dueño de ella, y en consecuencia, ella puede mirarlo y seguirlo en la dirección en que él la conduzca. Esta dirección, en este momento particular, es hacer el amor con ella. La frase puede ser traducida literalmente “y su deseo en cuanto a mí fue hacer el amor”, o más simplemente “sus intenciones eran hacer el amor”.

El solo pensar en que su amado la lleva a la experiencia sexual excita sobremanera a la amada, que estalla en una exclamación sumamente sensual. Envuelta de pasión, reclama imperativamente que la agasajen (literalmente “sustentar” o “sostener”) con pasas, y que la refresquen con manzanas. Se creía que las manzanas tenían un alto poder afrodisíaco, y combinadas con las pasas o tortas de pasas, tenían la virtud de restaurar las fuerzas para continuar haciendo el amor. Ella está padeciendo de un deseo insaciable, que hace que se sienta literalmente enferma de amor.

Por fin, su pasión encendida parece encontrar satisfacción en los brazos de su amado (¡no será la única vez que ella experimente esta satisfacción sexual!). Este abrazo se refiere a la unión sexual. La posición asumida indica que ambos están acostados. Ella apoya su cabeza sobre el brazo izquierdo de él, mientras él acaricia cariñosamente el cuerpo de ella con la mano derecha, y la prepara para la relación sexual.

De manera inexplicable, la amada parece interrumpir el juego amoroso casi al punto de la consumación, para dirigirse a un grupo de testigos imaginarios. No será ésta la única vez que haga algo así. Sus palabras parecen cerrar la primera parte de su monólogo, comenzado en 2:3. Su reclamo es urgente y enfático: ¡Juradme! Los juramentos sólo podían hacerse en el nombre del Señor: Cualquier otra cosa era idolatría y estaba prohibida. Para evitar nombrar al Señor, ella jura por las ciervas y por las gacelas del campo. Es interesante que aun su juramento es erótico, ya que estos animales que menciona simbolizan el amor y son animales conocidos por su potencia sexual.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja una respuesta

También Podría interesarte

Los pavos no vuelan

Los pavos no vuelan

Un hombre encontró en Catamarca un huevo muy grande. Nunca había visto nada igual. Y decidió llevarlo a su casa. — ¿Será de un avestruz?,

Leer Más >>

Mi responsabilidad

La vida está en gran parte compuesta por sueños. Hay que unirlos a la acción. Era una simple alcantarilla a la que, por circunstancias que desconozco,

Leer Más >>