Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Camino al amor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Dijo el filósofo a su amigo, hablando tal vez del eterno dilema que día a día agobia aún a los más sabios:

— No sabemos a donde vamos ni sabemos de donde venimos.

Poco después pasó por aquel lugar un joven. Llamándolo, el amigo del filósofo preguntó:

— Dime de donde vienes y a donde vas?

— Vengo de ver a mi mamá, –le contestó el muchacho con sencillez– voy a ver a mi novia.

El hombre se volvió hacia el filósofo y le dijo:

— Estabas equivocado. Este muchacho sí sabe de dónde viene y a dónde va. Viene del amor y va hacia el amor. Si en el amor creemos sabremos también todos de dónde venimos y a dónde vamos.

Así dijo el amigo del filósofo. Y el filósofo ya no dijo nada

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El barbero y Dios

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba. Como es costumbre en estos casos entabló una amena conversación con la persona

Artículo Completo