No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios
Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Decisiones extremas

¿Qué harías si te encontraras en alguna de estas situaciones? El padre es asmático, la madre tuberculosa. Tuvieron cuatro hijos, el primero es ciego, el

Publicación Completa »