No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios
Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Ganar la batalla

Durante una batalla, un general japonés decidió atacar aún cuando su ejército era muy inferior en número. Estaba confiado que ganaría, pero sus hombres estaban

Publicación Completa »

La Responsabilidad

La vida está en gran parte compuesta por sueños.Hay que unirlos a la acción. Anais Nin Era una simple alcantarilla a la que, por circunstancias

Publicación Completa »