Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Burlándose del moribundo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cierta vez, cuando yo estaba en la China, entré en una ciudad, y una gran muchedumbre me cerraba el paso. Miré para ver lo que acontecía y vi que estaban apedreando a un hombre; como no podía pasar, tuve que presenciar aquella escena.

Estaban matando a un hombre arrojándole piedras en la cabeza, en el pecho y las piernas, y despedazaban aquel cuerpo arrancándole la carne. Mientras mataban a ese hombre mucha gente miraba y las mujeres se reían.

Esto quebrantó mi corazón; yo nunca había visto tal cosa.

Algunos decían que el apedreado era un ladrón; pero ninguno sabía si era cierto. Y mientras corría sangre humana la gente se reía.

Esto es lo que hicieron al pie de la cruz: cuando el gloriosos Príncipe del cielo estaba muriendo, los seres humanos reían. ¿Y el mundo ha cambiado? ¡No! Los hombres, el mundo, están burlándose y todavía escupen y escarnecen el sacrificio de Cristo, burlándose de su sangre preciosa. Cristo estaba colgado en la cruz y el mundo reía al pie de ella.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Las viejas publicidades

Muchas veces creemos en el destino. Rezamos. Esperamos que las cosas pasen. Y nos olvidamos de lo más importante. Creer en nosotros mismos. Nos conformamos, en vez

Artículo Completo

Moraleja de la vida

Había una vez… … un muchacho que enfermó de cáncer. Un cáncer que no tenía cura. Con tan sólo 17 años, y podría morir en cualquier momento.

Artículo Completo

El almendro y la abubilla

Alto y triunfante, muy erguido y apuntando hacia el cielo, un almendro sobresalía en el huerto. Se sentía feliz cuando los agraciados cotorritos, con sus vivaces colores,

Artículo Completo