Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Booker T. Washington

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Se dice que un hombre verdadero humilde es difícil encontrar.  Sin embargo, Dios se encanta en honrar a gente desinteresada en sí misma.  Booker T Washington, el reconocido educador negro, fue un ejemplo extraordinario en cuanto a esta verdad.

Poco después de haber tomado la presidencia de Instituto Tuskegee en Alabama, andaba a pie en una sección exslusiva del pueblo cuando fue parado por una señora blanca y rica.  Al no haber conocido el famoso Señor Washington a primera vista, ella le preguntó si quería ganar unos cuantos dólares por cortar la leña.

Porque no tenía nada que hacer por el momento, el Profesor Washington se rió, subió sus mangas, y empezó a hacer la humilde labor que había pedido.  Cuando terminó, cargó la leña dentro de la casa y la puso al lado de la chimenea. En el proceso, una niña lo reconoció y poco después reveló su identidad a esta mujer rica.

El día siguiente, la mujer bien avergonzada fue a visitar al Señor Washington en su oficina en el Instituto y pidió disculpas profundamente.  “Está perfectamente bien, Señora”, replicó el profesor.  “A veces me encanta un poco de labor física.  Además, es un gran gozo poder hacer algo para un amigo.

La señora tomó su mano con mucho cariño y le aseguró que su actitud de mansedumbre y gracia le había hecho más cercano a su corazón el trabajo que andaba haciendo.

No mucho después, mostró esta señora rica su admiración por persuadir a algunos conocidos ricos unirse con ella para hacer una gran donación al Instituto Tuskegee.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Conocerse para estar ubicados

Necesitados de orejas. La concesión de orejas en el espectáculo de las corridas de toros es sinónimo de triunfo. Cuantas más pelúas, se dice, mejor. Generalmente, éstas

Artículo Completo

Huellas en la arena

Una noche soñé que caminaba a lo largo de una playa acompañada por Dios. Durante la caminata muchas escenas de mi vida fueron proyectándose en la pantalla

Artículo Completo

Humanos de un ala

Un día un ángel se arrodilló a los pies de Dios y habló: Señor, visité toda tu creación. Estuve en todos los lugares. Vi que eres parte

Artículo Completo