Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Booker T. Washington

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Se dice que un hombre verdadero humilde es difícil encontrar.  Sin embargo, Dios se encanta en honrar a gente desinteresada en sí misma.  Booker T Washington, el reconocido educador negro, fue un ejemplo extraordinario en cuanto a esta verdad.

Poco después de haber tomado la presidencia de Instituto Tuskegee en Alabama, andaba a pie en una sección exslusiva del pueblo cuando fue parado por una señora blanca y rica.  Al no haber conocido el famoso Señor Washington a primera vista, ella le preguntó si quería ganar unos cuantos dólares por cortar la leña.

Porque no tenía nada que hacer por el momento, el Profesor Washington se rió, subió sus mangas, y empezó a hacer la humilde labor que había pedido.  Cuando terminó, cargó la leña dentro de la casa y la puso al lado de la chimenea. En el proceso, una niña lo reconoció y poco después reveló su identidad a esta mujer rica.

El día siguiente, la mujer bien avergonzada fue a visitar al Señor Washington en su oficina en el Instituto y pidió disculpas profundamente.  “Está perfectamente bien, Señora”, replicó el profesor.  “A veces me encanta un poco de labor física.  Además, es un gran gozo poder hacer algo para un amigo.

La señora tomó su mano con mucho cariño y le aseguró que su actitud de mansedumbre y gracia le había hecho más cercano a su corazón el trabajo que andaba haciendo.

No mucho después, mostró esta señora rica su admiración por persuadir a algunos conocidos ricos unirse con ella para hacer una gran donación al Instituto Tuskegee.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Navidad es Navidad

La navidad se dice que es la celebración del nacimiento del Niño Dios, que es tiempo de amor y de paz, donde hay que olvidar rencores y

Artículo Completo

Haciendo las paces

Tenía apenas 14 años cuando conocí a Juan Carlos. Él no era mucho mayor y, al igual que yo, pasaba por la difícil etapa de la adolescencia.

Artículo Completo

Al pasar los años…

A los 5 años, aprendí que a los pececitos dorados no les gustaba la gelatina… A los 9, aprendí que mi maestra sólo me preguntaba cuando yo

Artículo Completo

Los ingredientes del bizcocho

Un niño le contaba a su abuelita que todo iba mal: la escuela, problemas con la familia y enfermedades. Entretanto, su abuela confeccionaba un bizcocho. Después de

Artículo Completo