Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Así es la realidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Una mujer estaba jugando al golf un día, cuando su pelota fue a parar al bosque. Fue a buscarla y encontró a una rana en una trampa. La rana le dijo:

—  Si me liberas de esta trampa, te concederé tres deseos.

La mujer liberó a la Rana y esta le dijo:

— Gracias, pero no te mencioné que había una condición a tus deseos, cualquier cosa que tu desees, a tu marido se le dará 10 veces más o mejor que a ti.

La mujer contesto:

— Eso esta bien, no hay problema. Como primer deseo, ella quiso ser la mujer más bella en el mundo.

La Rana le advirtió:

—  Te das cuenta que ese deseo también hará que tu marido sea el hombre más guapo y deseable del mundo. Un Adonis a quien todas las mujeres adorarán.

La mujer contesto:

— Eso no tiene importancia, porque yo seré la mujer más hermosa y el solo tendrá ojos para mí.

Así que, la rana la convirtió en la mujer más bella del mundo.

Como segundo deseo, quiso ser la mujer más rica en el mundo.

La Rana le dijo:

Eso hará que tu esposo sea el hombre más rico en el mundo y será diez veces más rico que tú.

La mujer dijo:

— Eso esta bien, porque lo que es mío es suyo, y lo suyo es mío.

Así que, la convirtió en la mujer más rica en el mundo.

La Rana le preguntó por su tercer deseo.

Y sabiendo la mujer que siendo su esposo un parrandero y mujeriego que ahora siendo el hombre más guapo del mundo y el más rico la abandonaría, le contestó

—Quisiera un leve ataque cardiaco.

Las mujeres son listas.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La madurez no viene con la edad

Una de las señales de la madurez es la capacidad de una persona de aceptar la responsabilidad de su propio talento, de desarrollar diligentemente las habilidades inherentes

Artículo Completo

El Rey, el mendigo y la limosna

Caminaba un mendigo por un camino pedregoso, descalzo, harapiento, con su alforja al hombro. Traí­a el alma muy triste, los ojos bajos, hundidos, maldecí­a su suerte. De

Artículo Completo