Amós 9: Los juicios de Jehová son ineludibles.

El v. 11 comienza con la frase clásica en el hebreo, bayom hahu, en aquel día. Ese día podría llegar pronto o tardar muchos años, pero es el día de un nuevo comienzo en la historia del mundo, el amanecer de la edad dorada cuando el reino de Dios será el único reino sobre la tierra. Isaías 2 y Miqueas 4 emplean la frase para hablar de la época gloriosa cuando habrá paz mundial y todas las naciones subirán a Jerusalén para recibir la instrucción (torah) de Dios.

La palabra cabaña (“tabernáculo” o “tienda”) se podría entender como la ciudad de David o el templo de David, pero lo más probable es que se refiera a la dinastía de David. Será una estructura frágil. Se dice esto para advertir a los reyes futuros que la prosperidad de Israel depende de su fidelidad a Dios. El Job_89:38-51 y Jer_30:9 emplean expresiones semejantes. De todos modos, un profeta tan inteligente como Amós sabía que tarde o temprano la ciudad de Jerusalén iba a caer ante un enemigo extranjero, víctima de su inmoralidad, pecado e idolatría.

En Act_15:16-18 Jacobo, medio hermano de Jesús (Mat_13:55; Joh_7:3-5; Act_1:14) citó estas palabras dejando fuera el nombre de Edom y empleando el texto como profecía que los gentiles van a buscar al Señor. En verdad el texto griego, la LXX, traducido cerca del 200 a. de J.C., dice lo mismo como la cita en Hechos 15. De todos modos Edom, a pesar de su parentesco con Israel, muchas veces se portó como enemigo del reino de David, y en aquel día Dios va a permitir que su pueblo posea su territorio, según Amós.

La futura prosperidad de Israel se expresa en una metáfora muy linda. Normalmente la cebada se cosechaba en marzo/abril y el trigo en mayo/junio, pero la cosecha será tan abundante que los segadores van a estar todavía trabajando en octubre/noviembre cuando los agricultores deben estar rompiendo de nuevo la tierra para sembrar el nuevo cultivo. Lo mismo con los que recogen las uvas. Encontramos una promesa semejante en Lev_26:5. No solamente habrá abundancia de comida sino también abundancia de bendiciones espirituales. Es interesante que 9:14 es lo opuesto Deu_5:11. Nunca más van a trabajar para que otros coman los frutos de sus labores.

En 9:15 Amós emplea la palabra natas H5428, “arrancar” con referencia al destierro. Solamente Jeremías usa esta palabra en lugar de galah H1540“enviar” a la gente a otro país como presos de guerra. Para Amós, como hombre del campo, fue de gran gozo anunciar que nunca más el pueblo sería “arrancado” forzosamente de su tierra. Van a habitar para siempre en la tierra prometida, como dice Job_1:3. El pacto entre Dios y el pueblo será establecido de nuevo y durará eternamente.

A diferencia de Elías y Eliseo, Amós no promovió ninguna revolución armada contra el rey Jeroboam II. Sabía que la revolución de Jehú no había dado resultados positivos en la vida de la nación. Comprendió que lo que hacía falta era una transformación moral y espiritual. El pueblo entero, ricos y pobres, gobernantes y gobernados, tendrían que eliminar la represa de injusticia y opresión, y dejar que la justicia y la rectitud fluyeran como un río abundante que llegaría a cada nivel de la sociedad.

Amós empleó lenguaje muy fuerte, pero al mismo tiempo sabía que hay un equilibrio muy fino en el corazón de Dios entre juicio y misericordia. Muchas veces dijo al pueblo de Israel y Judá: ¡Buscad a Jehová y vivid! ¡Buscad el bien y no el mal, para que viváis! Aborreced el mal y amad el bien. (Job_5:6, Job_5:14-15). No pudo ver la resolución del problema pero sabía que Dios daría vida a los que lo buscaran con sinceridad. Este dilema se resolvió solamente por la cruz de Jesús.

Necesitamos predicar y enseñar las palabras de Amós. El pecado todavía reina en las corporaciones multinacionales, los gobiernos, las industrias, como también en los corazones de personas de todas las naciones, sin distinción de sexo, raza, posición social o económica. Debemos señalar el pecado con amor e indicar el camino de Jesús como la única solución duradera a la injusticia. La nación, la familia o la persona que sigue el camino que Israel tomó en el año 760 a. de J.C. va a experimentar un desastre de aun mayores proporciones de lo que Israel sufrió.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.