Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Amós 6: La destrucción de Israel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Amós 6:1 ¡Ay[a] de los que reposan en Sión y de los que confían en el monte de Samaria, los notables y principales entre las naciones, a quienes acude la casa de Israel!

A mediados del siglo VIII a.C. tuvo lugar un gran auge económico tanto en Israel como en Judá. Los reposados en Sion y los confiados en el monte de Samaria son el mismo tipo de gente. Estaban complacidos debido a su exaltada posición económica y social. Se consideraban los principales entre las naciones a causa de su recién adquirido poder y riqueza. Pero su optimismo no era sabio.

Amós dirigió su ataque hacia aquellos que vivían en lujuria, tanto en Israel como en Judá. La gran riqueza y las comodidades pudieron haber hecho que el pueblo pensara que estaba a salvo; pero Dios no se complace si nos apartamos de las necesidades de los demás. El utilizar nuestra riqueza para ayudar a los demás es una forma de evitar la soberbia.

Amós 6:2 Pasad a Calne y mirad; de allí id a la gran Hamat[b] y descended luego a Gat de los filisteos. ¿Sois vosotros mejores que esos reinos? ¿Es su territorio más extenso que el vuestro?

Israel se compara a sí mismo con Calne y Hamat (dos ciudades norteñas tomadas por Jeroboam II) y Gat (ciudad filistea conquistada por Uzías). Se vanaglorian de su exaltada posición.

La grandes ciudades al este, norte y oeste habían sido destruidas debido a su soberbia. Lo que les sucedió a ellas le sucedería a Israel debido a que su pecado era igual de grande.

Amós 6:3 ¡Vosotros, que creéis alejar el día malo, acercáis el reino de la maldad!

Día malo es otra forma de referirse al Día del Señor.

Amós 6:4 Duermen en camas de marfil y reposan sobre sus lechos; comen los corderos del rebaño y los novillos sacados del establo;

El marfil era un lujo importado, raro y extremadamente caro. Incluso una pequeña cantidad de marfil simbolizaba riqueza, y algo tan extravagante como una cama de marfil mostraba el grado de desperdicio de recursos que debieron haber sido utilizados para los pobres.

Amós 6:5 gorjean al son de la flauta e inventan instrumentos musicales, como David;[c]

Amós 6:6 beben vino en tazones y se ungen con los perfumes más preciosos, pero no se afligen por el quebrantamiento de José.

Amós 6:7 Por tanto, ahora irán a la cabeza de los que van a cautividad,[d] y se acercará el duelo de los que se entregan a los placeres.

Irán a la cabeza : La clase alta, usualmente mejor educada y entrenada, será la primera en ser conducida al exilio; dirigirán la columna de los refugiados.

Amós 6:8 Jehová, el Señor, juró por sí mismo,[e] Jehová, Dios de los ejércitos, ha dicho: «Desprecio la grandeza de Jacob, aborrezco sus palacios; entregaré al enemigo la ciudad y cuanto hay en ella».

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La estampita

Era pequeño para entender nada.¡Si no sabía hablar, qué iba a entender! De repente, recibía un albor de luz que se colaba por entre las cortinas color

Artículo Completo

El abrazo

Se ha comprobado que todos necesitamos contacto físico para sentirnos bien, y una de las formas más importantes de contacto físico es el abrazo. Cuando nos tocamos

Artículo Completo

Ingratitud

Se dice que en el lago Michigan, una noche de gran tormenta, un barco chocó con un barco de pasajeros – más o menos a dos kilómetros

Artículo Completo