Amós 1: Juicios contra las naciones vecinas

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Tiro era una de las dos ciudades principales de Fenicia. Se habían hecho algunos tratados con esta ciudad debido a que les proporcionaba madera de cedro para construir el palacio de David y el templo de Dios.

Amós 1:10 Prenderé fuego en el muro de Tiro, y consumirá sus palacios.

Amós 1:11 Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Edom,(G) y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque persiguió a espada a su hermano, y violó todo afecto natural; y en su furor le ha robado siempre, y perpetuamente ha guardado el rencor.

Edom: Persiguió . . . a su hermano : Probable referencia a Judá.

Amós 1:12 Prenderé fuego en Temán, y consumirá los palacios de Bosra.

Temán : La ciudad más importante en el Edom meridional, y Bosra ocupaba una posición semejante en el norte. De manera que Temán y Bosra designan a toda la nación.

Tanto Edom como Israel descendían de Isaac. Edom de Esaú, hijo de Isaac, e Israel del hermano gemelo de Esaú, Jacob. Pero estas dos naciones, al igual que los dos hermanos, siempre estuvieron en conflicto. Edom se regocijó por la desgracia de Israel. Como resultado, Dios prometió destruir a Edom totalmente, desde Temán en el sur, hasta Bosra en el norte.

Amós 1:13 Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de los hijos de Amón,(H) y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque para ensanchar sus tierras abrieron a las mujeres de Galaad que estaban encintas.

Amón : Ciudad en la ribera este del río Jordán, entre Moab al sur y Galaad al norte. La atrocidad de que se le acusa ( abrieron a las mujeres de Galaad que estaban encintas ) , constituye una referencia al conflicto fronterizo suscitado cuando Amón trató de expandir su territorio hacia el norte. Amón intentaba adquirir territorios cada vez que tenía ocasión.

Amós 1:14 Encenderé fuego en el muro de Rabá, y consumirá sus palacios con estruendo en el día de la batalla, con tempestad en día tempestuoso;

Rabá : También conocida como Rabá de Amón, esta ciudad era la capital amonita. Se trata de la actual ciudad de Amón en la Jordania moderna.

Amós 1:15 y su rey irá en cautiverio, él y todos sus príncipes, dice Jehová.

Cautiverio : Antes Amós se había referido a pueblos y gobernantes «destruidos» y sacados de su tierra. Aquí habla de la cautividad, lo cual introduce el motivo que animó el exilio. Este es el destino que enfrenta Israel.

Los amorreos descendían de la relación incestuosa del Lot y su hija menor. Eran hostiles con Israel, y a pesar de que Israel comenzó a adorar sus ídolos, continuaron atacando. Después de que Saúl fue ungido rey de Israel, su primera victoria en batalla fue en contra de los amorreos. Rabá era la ciudad capital de Amón. La profecía de Amós sobre la destrucción de Amón se cumplió por medio de la invasión de Asiria.

La frase palabras de Amós igualmente se puede traducir “asuntos” de Amós. Son los asuntos que Dios tenía en mente respecto a Israel que Amós conoció por medio de revelación divina.

“Amós” es una palabra que procede del verbo amas H6006“cargar, levantar o llevar”, y significa “uno que lleva una carga”. El hecho e que era pastor de ganado demuestra que era un hombre de la clase media con un oficio muy común en Israel. Se menciona al rey Uzías quien reinó sobre Judá desde el año 783 hasta el 742 a. de J.C., puesto que Amós era ciudadano de ese reino. Es imposible precisar la fecha del terremoto, pero seguramente fue muy fuerte.

El versículo 2 indica que la fuente de inspiración de Amós fue la enseñanza de Dios que se impartía en Jerusalén, no la religión totalmente corrompida del norte. No obstante Amós reconoció que a esas alturas la gente del sur también se había alejado de Dios.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La alegría de dar

Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me la regaló. He visto muchos

Artículo Completo

La pregunta más difícil

Tales palabras dieron origen a algunas preguntas. Pedro habló por sus compañeros y preguntó: «Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora?» (v. 37). Dime

Artículo Completo