Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Almas en el Horizonte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra se abre solo que a veces no la vemos porque nos quedamos paralizados frente a la que se cerro. No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos… pero otras veces no sabemos lo que nos hemos estado perdiendo hasta que lo encontramos.

Deja que crezca el amor en el corazón de otra persona, y si no crece, se feliz porque creció en el tuyo. Ama hasta consentirte en lo amado y más aún hasta convertirte en el mismísimo amor. El amor llega a aquel que tiene fe y espera, aunque lo hayan decepcionado, a aquel que aun cree y sueña, aunque haya sido traicionado, a aquel que todavía anhela amar, aunque antes haya sido lastimado. Y por sobre todo. llega al que tiene el coraje y la fe de seguir amando sin ser recompensado. Dejemos que los demás sean auténticos, que sean ellos mismos, de lo contrario amaríamos el reflejo de nosotros en ellos. No debemos fijar nuestra mirada en lo externo, ya que esto se puede perder en el camino de la vida.

No nos inclinemos tampoco por las cosas materiales, ya que nada es eterno. Siente por alguien que te comprenda, que te haga sonreír, y que transforme tus amarguras en dulzuras. Alguien que haga que un día oscuro brille solo para ti. Alguien que cautive tu corazón y lo libere de sus cadenas… y que lo deje ser libre para sentir de verdad…

Hay momentos en los que uno extraña a alguien sin control, y no sabe por que. Hay momentos en que nos invade un fuerte deseo de abrazar, besar y querer por siempre. Es en esos momentos en que sentimos el amor de una manera única… el corazón se pierde en un estallido y vibra el alma tratando de llegar a ese ser que tanto deseamos.

Que bello es soñar con la persona amada, atravesar el tiempo y el espacio para unirse mas allá de nuestra imaginación, en ese mundo en el que soñamos estando despiertos, con sueños tan vivénciales que nos hacen sentir que ese ser esta ahí, solo esperando que demos un paso para cobijarnos entre sus brazos.

La felicidad espera a aquellos que sueñan. Hay otras puertas que conducen nuevamente al amor. La felicidad espera a aquellos que tratan de abrir esas puertas y que dejan de mirar la que en un momento los paraliza. Solo hace falta entregarse a esa nueva ilusión, dejarse consumir por el fuego de esa llama y proponerse no poner límites a esas sensaciones. Porque el verdadero amor no conoce de límites ni de fronteras y podemos encontrar nuevamente a quien amar, más allá del horizonte.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La ancianita

La anciana campesina caminaba lentamente, cargando con dificultad un atado de leña para alimentar una hoguera en la que cocinaba. Su rancho era un pedazo de techo

Artículo Completo

Juicio injusto

Cuenta una antigua leyenda, que en la Edad Media un hombre muy virtuoso fue injustamente acusado de haber asesinado a una mujer. En realidad, el verdadero autor

Artículo Completo

Parábola del caballo

Un campesino, que luchaba con muchas dificultades, poseía algunos caballos para que lo ayudasen en los trabajos de su pequeña hacienda. Un día, su capataz le trajo

Artículo Completo

El emperador y la luna

Había una vez un emperador chino cuya hija estaba a punto de celebrar de decimoséptimo cumpleaños. El emperador decidió que en lugar de darle una sorpresa, ella

Artículo Completo