Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 21: Alabanza por haber sido librado del enemigo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 21:1 Alabanza por haber sido librado del enemigo[a] Al músico principal. Salmo de David El rey se alegra en tu poder, Jehová; y en tu salvación, ¡cómo se goza!

Este salmo parece una alabanza de acción de gracias por la victoria obtenida tras las peticiones del Salmo 20. Algunos comentaristas, así como rabinos judíos, ven aquí un tipo de Rey mesiánico (Jesús) que asciende victorioso.

David describe todo lo que ha recibido como regalo de Dios. «Le has concedido el deseo de su corazón», ricas bendiciones, una corona de oro puro, larga vida, esplendor y majestad, bendiciones eternas, alegría. También nosotros debemos mirar todo lo que tenemos como regalos de Dios: posición, familia, riqueza, talento, etc.

Salmo 21:2 Le has concedido el deseo de su corazón y no le negaste la petición de sus labios, Selah

Salmo 21:3 porque le has salido al encuentro con bendiciones de bien; corona de oro fino has puesto sobre su cabeza.

Por ejemplo, después de la victoria sobre los amonitas, David recibió la corona real del rey derrotado

Salmo 21:4 Vida te demandó y se la diste; largura de días eternamente y para siempre.

Salmo 21:5 Grande es su gloria por tu salvación; honra y majestad has puesto sobre él.

Salmo 21:6 Lo has bendecido para siempre; lo llenaste de alegría con tu presencia.

Salmo 21:7 Por cuanto el rey confía en Jehová, y por la misericordia del Altísimo, no será conmovido.

Altísimo : Título para designar a Dios (del hebreo Elyon). Un buen líder confía en Dios y depende de su amor constante. Muy a menudo nuestros líderes confían en su propia astucia, apoyo popular o poder militar. Pero Dios está por encima de todos esos «dioses». Si aspira a una posición de liderazgo, mantenga a Dios, nuestro Señor, en el centro de su vida y dependa de El. Su sabiduría es la mejor fortaleza que se puede tener.

Debido a que David confiaba en Dios, este no permitiría que fuese conmovido (quitado del trono). Cuando confiamos en Dios, tenemos permanencia y estabilidad. Es posible que perdamos muchas cosas -familia, trabajo, posesiones materiales-, pero nunca seremos quitados del favor de Dios. El es nuestro fundamento de roca sólida. Nunca nos dejará o abandonará.

Salmo 21:8 Alcanzará tu mano a todos tus enemigos; tu diestra alcanzará a los que te aborrecen.

Alcanzará tu mano : Equivale a «dará alcance al enemigo que huye o se retira».

Salmo 21:9 Los pondrás como horno de fuego en el tiempo de tu ira; Jehová los deshará en su ira y el fuego los consumirá.

Horno de fuego : El fuego se utiliza a menudo como símbolo para representar el castigo de Dios, y se declara que este será el medio utilizado para concluir el juicio final.

Salmo 21:10 Su fruto destruirás de la tierra y su descendencia de entre los hijos de los hombres,[b]

Su fruto : En las culturas del Oriente Medio, se consideraba una verdadera maldición no tener a nadie que perpetuara el nombre de la familia.

Salmo 21:11 porque intentaron el mal contra ti, fraguaron maquinaciones, pero no prevalecerán,

Cuando usted vea que los malvados se salen con la suya, recuerde que su triunfo no perdurará. Su poder es sólo temporal y la sola presencia de Dios los dispersará en un instante. Dios, de acuerdo a su plan y propósito, intervendrá en favor de su pueblo y le dará al malvado el castigo que merece. No deberíamos desmayar cuando vemos la ventaja temporal que tienen los enemigos de Dios.

Salmo 21:12 pues tú los pondrás en fuga; en tus cuerdas dispondrás saetas contra sus rostros.

Salmo 21:13 ¡Engrandécete, Jehová, en tu poder! ¡Cantaremos y alabaremos tu poderío!

Salmo Real: Jehová da victoria

Los Salmos 20 y 21 muestran varios paralelos y terminan de manera semejante. Algunos opinan que el 20 era una oración antes de ir a una batalla y el 21 es la acción de gracias después. Sin embargo, la inclusión de victorias pasadas y futuras y el reconocimiento del pacto con Dios indican más bien una celebración cúltica posiblemente en un aniversario de la coronación del rey.

El salmista ciertamente tenía en mente al rey David o a un rey davídico. A la vez, porque fue inspirado por Dios, el Salmo señala hacia el Rey davídico por excelencia, es decir el Mesías. Los mismos judíos dieron interpretación mesiánica a este Salmo. El famoso comentarista judío de la Edad Media, Rashi, dijo que los doctores judíos interpretaron este Salmo como del Rey Mesías, pero por causa de los cismáticos (los cristianos) es mejor verlo como de David. El Salmo destaca el poder de Dios y su acción en y a favor de su pueblo.

Gratitud por victorias del pasado

Todo este párrafo alaba a Dios por su salvación o victoria. El tárgum de este salmo dice “rey mesías”; esto indica una interpretación mesiánica en el pueblo hebreo. Los tárgumes son paráfrasis arameas de la Biblia hebrea. Puesto que cualquier paráfrasis incluye interpretación del texto, y los tárgumes representan una tradición muy antigua (antes de Cristo, aunque fueron puestos por escrito después), son importantes para indicar cómo los judíos interpretaron los textos bíblicos.

Se da toda la gloria a Dios porque su poder que dio la victoria; aquí encontramos la respuesta a la oración Deuteronomio 20:5. Puede ser el rey hablando en tercera persona, o puede ser todo el pueblo. El rey podría haber hablado de su propio poder, pero da toda la gloria a Dios. También podría haber dado gracias a Dios en privado, pero involucra a todo el pueblo y alaba a Dios públicamente.

El deseo de su corazón. El que realmente se alegra en Dios ora según la voluntad de él y recibe lo que pide. La segunda línea repite la idea de la primera. Petición es el heb. ?areshet; esta es la única vez que se usa en la Biblia, pero de otras lenguas semíticas se conoce su significado.

Le has salido al encuentro. Dios toma la iniciativa, sale al encuentro del hombre. ¡Qué bendición es un encuentro con Dios! Y trae las mejores bendiciones.

Te pidió vida. El rey había pedido que Dios le salvara la vida. El salmista tenía en mente la preservación de la vida del rey y una larga vida para él. A la vez, el lenguaje se proyecta al Rey Mesías y hacia mayor revelación de la vida eterna en él. Los judíos interpretaron los versículos 4 y 7 como del Mesías.

El rey confía. Otra posible traducción es: “Porque el rey confía en Jehová y en la misericordia del Altísimo, no será removido.” Se usa lenguaje del pacto: confía y misericordia (bata y berit). La fe en Dios es importante en la realización de la victoria sobre el pecado y sobre los poderes malignos.

Confianza para victorias futuras

Puede haber un cambio de persona (o personas) que hablan desde el versículo 7. Ahora puede ser un sacerdote, o si era el rey en los versículos 1-6 ahora es todo el pueblo. La confianza mencionada en el versículo 7 encuentra mayor expresión en este párrafo. Los verbos son imperfectos, que en poesía pueden ser pasado, presente o futuro. Lo mejor es verlos como futuros aquí.

El (o los) que habla está seguro de la victoria. Dios manifestó su poder y dio al rey y a su pueblo la victoria en el pasado y el salmista sabe que hará lo mismo en el futuro. La mejor motivación para cualquier persona es la expectación, la esperanza. A través de su Palabra, Dios da estas promesas a los que confían en él.

Los versículos 9-12 habla de la destrucción de los enemigos de Dios. El salmista tenía en mente los que pelearon contra el rey y el pueblo de Israel; entendió que detrás de ellos había poderes malignos. Asimismo, el creyente en Cristo sabe que el Señor ha vencido a Satanás y a los poderes malignos. Como coherederos con Cristo los cristianos tenemos acceso a esta misma victoria por la fe y las armas que Dios nos ha dado.

Maquinaciones en el Texto Masorético es singular, pero es plural en algunos manuscritos y en versiones antiguas. Los enemigos de Dios quieren hacer daño a Dios y a su reino.

El Salmo termina con una nota de victoria y alabanza. El salmista pide que Dios use su poder, que lo haga manifiesto. El salmista está poniendo en práctica lo que se enseña a través de la Biblia: que en el plan de Dios, la oración y la alabanza liberan el poder de Dios. Si el pueblo de Dios ora y adora, Dios manifiesta su poder. Aunque los hombres así tengan un papel importante en la operación de Dios, toda la gloria es para Dios porque todo depende de su poder. El Salmo empieza y termina con énfasis en el poder de Dios.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La fuerza de la union

La experiencia nos demuestra que lo que no podemos hacer solos, sí podemos hacerlo juntos. Se cuenta que estando 40.000 personas concentradas en un estadio donde se

Artículo Completo

El huevo y el escorpión

Cierto día, dos amigos entablaron una simpática conversación. Uno afirmaba que el Evangelio no era cierto, argumentándole y presentándole como prueba que en el mismo se nos

Artículo Completo

La carrera de sapos

Era una vez una carrera de sapos. El objetivo era llegar a lo alto de una gran torre. Había en el lugar una gran multitud. Mucha gente

Artículo Completo