Al servicio del mal

Una señora muy pobre telefoneó para un programa cristiano de radio pidiendo ayuda, pues no tenía nada que comer.

Un hombre, al servicio del mal, que por casualidad oía el programa, consiguió su dirección, llamó a sus ayudantes y ordenó que compraran alimentos y los llevaran hacia la mujer, con la siguiente instrucción:

Cuando ella pregunte quién mandó estos alimentos, respondan que fue el diablo

Cuando llegaron a la casa, la mujer los recibió con alegría y fue inmediatamente guardando los alimentos que le llevaron los ayudantes del malvado.

Al ver que ella no preguntaba nada, ellos le preguntaron:

— ¿Señora no quiere saber quién le envió estas cosas?

La mujer, en la simplicidad de la fe, respondió:

— No, hijito… No es preciso. Cuando Dios manda, hasta el diablo obedece!

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte

Ser y dejar ser

Las personas se la pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo.  La sorprendente revelación que te voy

Leer Más >>

Jesús habla al joven rico

Así que salió para ponerse en camino, se le acerco entonces un hom­bre joven y arrodillado a sus pies, le dijo: Maestro bueno, ¿qué obras

Leer Más >>