Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Al servicio del mal

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Una señora muy pobre telefoneó para un programa cristiano de radio pidiendo ayuda, pues no tenía nada que comer.

Un hombre, al servicio del mal, que por casualidad oía el programa, consiguió su dirección, llamó a sus ayudantes y ordenó que compraran alimentos y los llevaran hacia la mujer, con la siguiente instrucción:

Cuando ella pregunte quién mandó estos alimentos, respondan que fue el diablo

Cuando llegaron a la casa, la mujer los recibió con alegría y fue inmediatamente guardando los alimentos que le llevaron los ayudantes del malvado.

Al ver que ella no preguntaba nada, ellos le preguntaron:

— ¿Señora no quiere saber quién le envió estas cosas?

La mujer, en la simplicidad de la fe, respondió:

— No, hijito… No es preciso. Cuando Dios manda, hasta el diablo obedece!

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Cambio de ojos

Un día un científico había encontrado la manera de realizar transplantes de córneas, a partir de unas síntesis de ADN, de manera que los ciegos podrían ver.

Artículo Completo

Le pedí a Dios

Le pedí fuerzas a Dios para llegar más lejos, y me hizo débil para que aprendiera la humilde obediencia… Le pedí salud para hacer cosas grandiosas y

Artículo Completo

Ganar la batalla

Durante una batalla, un general japonés decidió atacar aún cuando su ejército era muy inferior en número. Estaba confiado que ganaría, pero sus hombres estaban llenos de

Artículo Completo