Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La Actitud, es más importante que las Apariencias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cuanto más vivo, más cuenta me doy del impacto que la actitud tiene sobre mi vida. Mi actitud , para mí, es más importante que los hechos. Es más importante que el pasado, que la educación, el dinero, las circunstancias, que los fracasos, el éxito, que lo que otras personas piensan, digan o hagan. Es más importante que las apariencias, los dones o la destreza.

Levantará o hará fracasar una empresa… una iglesia… un hogar. Lo admirable es que día a día es nuestra la elección de la Actitud que asumiremos en respuesta a toda situación.

No podemos cambiar nuestro pasado… no podemos cambiar el hecho de que la gente actúe en determinado modo. No podemos cambiar lo inevitable. Lo único que podemos hacer es tocar la única cuerda que tenemos, y esa es nuestra actitud.

Estoy convencido de que la vida de los demás está constituida no por lo que les ocurre y sí por cómo reaccionan ante ello. Y así es también contigo…

En todo momento somos responsables por nuestra actitud. En efecto, nuestra manera de ser depende eternamente de nuestra actitud.

Charles Swindoll

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El valor y el miedo

En un lejano pueblo y hace muchos años, vivía Sabrina, una pequeña niña que era muy querida por todos los vecinos. Ella había sabido ganarse el afecto

Artículo Completo

Dios viene a cenar

Había una vez una mujer, que vivía haciendo cosas para la Iglesia del barrio. Si no estaba limpiando los jarrones de la capilla, estaba haciendo empanadas para

Artículo Completo