Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

A veces tratamos a los extraños

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Hoy choqué con un extraño cuando caminaba. Disculpe Usted le dije; Él me dijo; No, disculpe Usted, no la vi cuando venia. Ambos fuimos muy amables. Continuamos nuestro camino y nos dijimos adiós. Pero al llegar a casa otra historia se desarrolló.

Esa misma tarde mientras yo cocinaba, Mi hija se paró muy firme por un lado sin que yo me diera cuenta. Cuando me di la vuelta casi la tumbo. Quítate de aquí por que me estorbas -le grité-

Ella se fue con su corazoncito destrozado. No me di cuenta de lo fuerte que le grité, Por la noche, cuando me acosté, una voz muy baja escuché que me decía: Cuando hablaste con un extraño cortés fuiste, pero con la criatura que amas, grosera te portaste.

Mira en el piso de la cocina y encontrarás unas flores cerca de la puerta, esas flores, tu hija las escogió especialmente para ti; rosa, amarilla y azul y se acercó a ti silenciosamente para no arruinar la sorpresa. Pero tú ni te diste cuenta de las lágrimas en sus ojos.

En este momento me sentí el ser más insignificante Y las lágrimas comenzaron a salir de mis ojos, lentamente fui al cuarto de mi hija y me arrodillé al borde de su cama, despierta cariño, despierta chiquita le dije. Estas flores… ¿las escogiste para mí mi amor?

Ella se sonrió y dijo: Las encontré cerca de un árbol y las recogí por que sabía que te gustarían, especialmente la azul. Le contesté: Hija discúlpame por la forma en que te traté en la tarde no debí gritarte de esa forma.

Ella me contestó: Mamá no te preocupes te quiero de cualquier manera. Y yo a ti corazón y me encantaron tus flores especialmente la azul. Le contesté.

Tengamos en cuenta, como tratamos a nuestros seres queridos sin importar sus edades…

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Tentación tentadora

Hace años, el famoso comentarista Paul Harvey, describió cómo el Eskimal (Eskimó) mata al lobo. Primero cubre su cuchillo con la sangre de un animal y luego

Artículo Completo

El ocaso de la iglesia judía

Pronto, sin embargo, arreció la persecución contra todos los cristianos en Jerusalén. El emperador Calígula le había dado el título de rey a Herodes Agripa, nieto de

Artículo Completo

Las puertas del cielo

Un guerrero, samurai, fue a ver al Maestro Zen Hakuin y le preguntó: ¿Existe el infierno? ¿Existe el cielo? ¿Dónde están las puertas que llevan a ellos

Artículo Completo

Sembremos sólo amor

Una persona, un gesto, puede cambiarnos la vida. Pero así como pueden cambiárnosla a nosotros, también pueden cambiársela a los demás. Por eso es importante que siempre recordemos que

Artículo Completo