Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

A quién llevas a cuestas

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Dos monjes que regresaban a su templo llegaron a un arroyo donde encontraron a una hermosa mujer que no se atrevía a cruzarlo, temerosa porque el arroyo había crecido y la corriente era fuerte.

Uno de los monjes, el mayor, casi sin detenerse, la alzó en sus brazos y la llevó hasta la otra orilla. La mujer le agradeció, ya que su hijo estaba gravemente enfermo y ella necesitaba cruzar ese arroyo para verlo, y los hombres siguieron su camino.

Después de recorrer tres días el otro monje, el joven, sin poder contenerse más, exclamó: «¿ Cómo pudiste hacer eso, tomar una mujer en tus brazos ?… Conoces bien las reglas…» y otras cosas por el estilo.

Respondió el monje cuestionado con una sonrisa: » Es posible que haya cometido alguna falta, pero esa mujer necesitaba cruzar ese arroyo para ver a su hijo. Yo solo crucé a la mujer y la dejé en la otra orilla.

«¿Pero qué te pasa a vos, que ya pasaron tres días del episodio y aún la llevas a cuestas?». Yo la dejé del otro lado del arroyo.

No lleves nunca a cuestas más de un tipo de problemas a la vez. Hay quienes cargan con tres: los que tuvieron, los que ahora tienen y los que esperan tener. Edward Everett Hale

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Abandono

Hace mucho tiempo, en un pequeño pueblo de algún lugar de Oriente, vivía un señor con cuatro hijos, el menor de los cuales tenía 30

Artículo Completo

La tentación

Un sábado por la tarde el padre deja a su hijo en casa, porque el muchacho no se sentía bien. Al salir, el padre le

Artículo Completo

Muerte en el aire

Mi marido estaba en un vuelo comercial y cuando estaban cerca de su destino, la voz del capitán se escuchó a través del altavoz trayendo

Artículo Completo