Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

A quién llevas a cuestas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Dos monjes que regresaban a su templo llegaron a un arroyo donde encontraron a una hermosa mujer que no se atrevía a cruzarlo, temerosa porque el arroyo había crecido y la corriente era fuerte.

Uno de los monjes, el mayor, casi sin detenerse, la alzó en sus brazos y la llevó hasta la otra orilla. La mujer le agradeció, ya que su hijo estaba gravemente enfermo y ella necesitaba cruzar ese arroyo para verlo, y los hombres siguieron su camino.

Después de recorrer tres días el otro monje, el joven, sin poder contenerse más, exclamó: «¿ Cómo pudiste hacer eso, tomar una mujer en tus brazos ?… Conoces bien las reglas…» y otras cosas por el estilo.

Respondió el monje cuestionado con una sonrisa: » Es posible que haya cometido alguna falta, pero esa mujer necesitaba cruzar ese arroyo para ver a su hijo. Yo solo crucé a la mujer y la dejé en la otra orilla.

«¿Pero qué te pasa a vos, que ya pasaron tres días del episodio y aún la llevas a cuestas?». Yo la dejé del otro lado del arroyo.

No lleves nunca a cuestas más de un tipo de problemas a la vez. Hay quienes cargan con tres: los que tuvieron, los que ahora tienen y los que esperan tener. Edward Everett Hale

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El verdadero culto

Ustedes no saben a quién adoran; pero nosotros sabemos a quién adoramos, pues la salvación viene de los judíos. Pero llega la hora, y es ahora mismo,

Artículo Completo

Corazón abierto

Mañana en la mañana abriré tu corazón, — le explicó el cirujano a un niño-. Y el niño interrumpió: Ud. encontrará allí a Jesús? El cirujano se

Artículo Completo

El vacío de la vida

Un aviador, durante la Segunda Guerra Mundial, fue alcanzado por un proyectil enemigo y tuvo que lanzarse en paracaídas, pero éste no se abrió. Afortunadamente cayó en

Artículo Completo

Los otros te necesitan

La vida es un don maravilloso. Tiene sentido vivirla si, saliendo del cerco estrecho de tu egoísmo, te abres a los demás con una entrega generosa. “La

Artículo Completo

Arrojando diamantes

En cierta ocasión, un hombre caminaba por la playa en una noche de luna llena. Iba pensando de esta forma: Si tuviera un carro nuevo, sería feliz.

Artículo Completo