Deuteronomio 32: La promesa del juicio

Publicaciones realizadas por ángeles que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar

La invocación de los testigos

El cántico de Moisés está escrito en forma de una contienda legal, donde Jehová presenta el caso que él tiene contra su pueblo. Los cielos y la tierra son llamados como testigos del pacto. Los cielos y la tierra habían sido invocados como testigos de la renovación del pacto. Ahora Moisés una vez más apela a los cielos y la tierra como testigos contra Israel de que ellos reconocen que la apostasía traerá el castigo de Dios sobre la desobediencia de Israel. Esta apelación a los cielos y a la tierra también aparece en otros textos que siguen la forma de una contienda legal, principalmente en los textos donde Dios reclama acerca de la rebelión de su pueblo. Moisés invoca a los testigos del pacto a oír los dichos de mi boca. Moisés habla como el portavoz de Dios, pero la relación que existe entre Jehová y Moisés es tan íntima que en ciertos lugares es imposible saber definitivamente quién habla, si Moisés o Jehová.

Moisés compara su enseñanza con los beneficios que la lluvia y el rocío producen sobre la tierra. Estos símiles enfatizan que la palabra de Moisés debería penetrar en el corazón duro de Israel así como la lluvia y el rocío penetran en el suelo duro.

Moisés empieza su cántico hablando del carácter de Jehová y proclamando la gloria de su nombre. Proclamar la gloria del nombre de Dios era proclamar su reputación, su fidelidad y sus atributos . El también hace una invitación al pueblo a engrandecer el nombre de Jehová con él.

La fidelidad de Dios

Moisés declara que Jehová es la roca de Israel. Esta designación aparece y habla de la estabilidad, permanencia e inmutabilidad de Dios. La naturaleza del Dios de Israel, un Dios de amor y compasión, un Dios fiel y misericordioso, no cambia. Por cuanto la naturaleza de Dios no cambia, el pueblo de Israel encontrará en él el refugio para vivir su vida en un mundo que estaba constantemente cambiando. Por cuanto el Dios de Israel es un Dios que no cambia en su carácter, sus obras son perfectas y sus designios son justos. Dios es fiel y verdadero y en él no hay maldad. El es justo en su manera de tratar con el pueblo y recto en su conducta con Israel.

La presentación del carácter de Dios sirve para hacer un contraste con Israel, el pueblo relacionado con Jehová por medio del pacto. Los hijos no son como el padre, Israel no es como Dios. Dios no cambia, Israel sí había cambiado. La obra de Dios es perfecta, Israel se había corrompido. Ellos eran una generación torcida y perversa, y por esto habían abandonado el camino de Dios y destruido la relación especial que unía el pueblo a Dios. El AT presenta a Israel como el hijo de Dios, pero por su desobediencia Israel no estaba actuando como el hijo de un Dios justo y recto, sino que en su rebelión abandonaron la relación de padrehijo. La acción irresponsable de Israel era contraria al amor que Dios había demostrado hacia la nación como su Padre y Creador. La palabra heb. traducida Creador puede ser traducida de dos maneras. Primera, la palabra puede traducirse como “crear” en el sentido de hacer. Como Creador Dios hizo a Israel. Pero la misma palabra tiene un sentido de “comprar” “adquirir” (vea la nota en la RVA). Esta misma palabra aparece, donde la RVA traduce adquirido. En el contexto del cántico de Moisés, las palabras Creador y te hizo están relacionadas. Dios había redimido a Israel de la esclavitud de Egipto para hacer de ellos un pueblo especial.

Israel es invitado a considerar su pasado y la obra que Jehová había hecho en su historia. Israel es exhortado a preguntar del pasado glorioso de la nación a los padres y ancianos porque ellos tenían la responsabilidad de enseñar las tradiciones históricas y religiosas a sus hijos. En Israel las tradiciones del pasado eran transmitidas oralmente de padre a hijo. Los días antiguos se refieren a los tiempos más remotos de la historia de Israel, los días de la peregrinación de los patriarcas. Los antepasados de los israelitas habían presenciado los actos poderosos de Dios. La rebelión de Israel contra Jehová es incomprensible a la luz de la obra que él había hecho a favor de Israel.

Deja un Comentario. Tu opinión es valiosa para nosotros

Lionel Valentin Calderón

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Nuevo Testamento

Filemón

Un hombre al que era fácil apelar Esta es una carta de Pablo, preso de

Antiguo Testamento

Historias para Reflexionar

Solicita Nuetro Boletín

Al enviar esta solicitud acepto los Términos y Condiciones de Bendiciones Cristianas