Deuteronomio 32: La promesa del juicio

Publicaciones realizadas por ángeles que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar

Aborrecer a Dios es un lenguaje figurado usado para describir aquellos que rehúsan vivir bajo las demandas del pacto.

El cántico de Moisés termina con una exhortación a las naciones. La LXX y los Rollos de Mar Muerto tienen una lectura diferente de este versículo. Así como está en el texto heb., las naciones son llamadas a regocijarse porque Jehová viene para establecer juicio y vindicar a su pueblo. El juicio de Dios servirá para hacer expiación por la tierra y por el pueblo. La LXX y los Rollos del Mar Muerto tienen “cielos” en vez de naciones. Los mismos cielos que son llamados como testigos del pacto y del castigo que Jehová iba a traer sobre Israel son llamados una vez más para testificar de la salvación que Dios ofrece a Israel aun cuando un pueblo ingrato no merecía el amor del Dios, a quien ellos habían abandonado.

La presentación del cántico

Después de haber terminado de escribir su cántico, Moisés y Josué presentan las palabras del cántico a la congregación de Israel. El nombre de Josué aparece en heb. como Oseas. Moisés cambió el nombre de Oseas por Josué posiblemente en la ocasión de su selección como un líder en Israel. Este pasaje parece indicar que Moisés pronunció el cántico a Israel por segunda vez. Pero es mejor entenderlo como el mismo evento.

Moisés exhortó a Israel a aprender diligentemente las palabras del cántico y transmitir su contenido a las futuras generaciones de israelitas. Las palabras del cántico serían una exhortación a Israel a poner por obra las palabras de la ley. La palabra ley (heb. torah), la cual aparece diversas veces en Deuteronomio, significa la ley que aparece en este libro. La obediencia a la ley prolongaría la vida de Israel en la tierra de Canaán. La existencia de Israel dependía de su obediencia a la palabra de Jehová. La palabra de Dios no es vana. Los que obedecen a la palabra de Dios prolongan sus vidas porque ninguna persona vive solamente de la comida diaria, sino que el creyente vive de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Instrucción final

Después de haber declarado la ley a Israel y después de haber enseñado su cántico al pueblo, Moisés recibe instrucciones acerca de su muerte. Jehová ordena a Moisés que suba al monte de Abarim, al monte Nebo, para mirar la extensión de la tierra que él iba a entregar a Israel como su herencia. Abarim era una cadena de montañas situada en Moab. Los montes Nebo y Pisga eran parte de esta cadena de montañas. Allí en el monte Moisés sería reunido con su pueblo. Esta expresión simplemente significa morir y ser reunido con los miembros de su familia en Seol, el lugar donde una persona iba después de muerto. Moisés iba a morir en un monte, así como murió Aarón su hermano mayor. Moisés iba a morir sin poder entrar en la tierra de Canaán. Por su desobediencia en Meriba, Moisés había menospreciado la santidad de Jehová en presencia de Israel. Por esta razón, él contemplaría la tierra prometida desde lejos sin poder cruzar el río Jordán con la nueva generación de israelitas.

Deja un Comentario. Tu opinión es valiosa para nosotros

Lionel Valentin Calderón

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Nuevo Testamento

Antiguo Testamento

Historias para Reflexionar

Uno crece

Imposible atravesar la vida … sin que un trabajo salga mal hecho, sin que una

Pequeñas manitas

Una familia se había comprado un auto nuevo, hermoso, se mirara por donde se mirara,

Solicita Nuetro Boletín

Al enviar esta solicitud acepto los Términos y Condiciones de Bendiciones Cristianas