Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Números 23: Balaam deja los altares paganos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Núm 23:1 Y Balaam dijo a Balac: Edifícame aquí siete altares, y prepárame aquí siete becerros y siete carneros.

Balaam hace cuatro pronunciamientos: los primeros tres están orientados hacia el presente y son oráculos de bendición; el último está dirigido al futuro distante, específicamente hacia el reino davídico.

Núm 23:2 Balac hizo como le dijo Balaam; y ofrecieron Balac y Balaam un becerro y un carnero en cada altar.

Núm 23:3 Y Balaam dijo a Balac: Ponte junto a tu holocausto, y yo iré; quizá Jehová me vendrá al encuentro, y cualquiera cosa que me mostrare, te avisaré. Y se fue a un monte descubierto.

Siete altares : Este sacrificio se repite en cada nuevo intento (véanse vv. 14, 29). Debía haber habido altares en el santuario, pero Balaam hizo que se construyeran otros porque los anteriores estaban probablemente dedicados a Baal.

Balaam deja los altares paganos y se va para que Jehová le hable.

El número siete era sagrado para muchas naciones y religiones de aquella época. Un «monte descubierto» denota un sitio de mayor elevación sobre la montaña, sin follaje.

Núm 23:4 Y vino Dios al encuentro de Balaam, y éste le dijo: Siete altares he ordenado, y en cada altar he ofrecido un becerro y un carnero.

Núm 23:5 Y Jehová puso palabra en la boca de Balaam, y le dijo: Vuelve a Balac, y dile así.

Núm 23:6 Y volvió a él, y he aquí estaba él junto a su holocausto, él y todos los príncipes de Moab.

Núm 23:7 Y él tomó su parábola, y dijo: De Aram me trajo Balac, Rey de Moab, de los montes del oriente; Ven, maldíceme a Jacob, Y ven, execra a Israel.

Núm 23:8 ¿Por qué maldeciré yo al que Dios no maldijo?

¿Y por qué he de execrar al que Jehová no ha execrado?

El poder de una maldición depende del Señor; las palabras de Balaam no surtirían ningún efecto. Aram es Siria, cuyo territorio llega hasta el éufrates y Petor.

Núm 23:9 Porque de la cumbre de las peñas lo veré, Y desde los collados lo miraré; He aquí un pueblo que habitará confiado,[a] Y no será contado entre las naciones.

Núm 23:10 ¿Quién contará el polvo de Jacob, O el número de la cuarta parte de Israel? Muera yo la muerte de los rectos, Y mi postrimería sea como la suya.

Y no será contado entre las naciones : Alude a la condición especial de Israel como el pueblo de Dios. El polvo de Jacob : Una imagen idiomática que destaca cuán numeroso es Israel, como la frase «las arenas del mar».

Núm 23:11 Entonces Balac dijo a Balaam: ¿Qué me has hecho? Te he traído para que maldigas a mis enemigos, y he aquí has proferido bendiciones.

Núm 23:12 El respondió y dijo: ¿No cuidaré de decir lo que Jehová ponga en mi boca?

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El deseo de Navidad

Era la noche de Navidad y Dios miró a la tierra para contemplar a todos sus hijos. Había transcurrido casi 2000 años desde que Dios se encarnó

Artículo Completo

El vil ratón

En una ciudad muy grande y muy bonita habí­a un barrio que sobresalí­a entre todos los otros, por ser el más lujoso; sus casas eran unas hermosas

Artículo Completo

No juzgar a otros

No juzguen a otros, para que Dios no los juzgue a ustedes. No condenen a otros, y Dios no los condenará a ustedes. Perdonen, y Dios los

Artículo Completo

La Palabra de Dios se hace hombre

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.
Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.

Artículo Completo