Introducción al libro de Levítico

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

A veces levítico ha sido considerado una obra difícil de entender; sin embargo, de acuerdo con la primitiva tradición, la educación del niño judío comenzaba con las enseñanzas de este libro. Trata del carácter y la voluntad de dios, especialmente sobre el tema de la santidad, la cual era considerada por los judíos como algo de primordial importancia. Ellos pensaban que antes de pasar a otros textos bíblicos, los niños debían ser educados en cuanto a la santidad de dios y en la responsabilidad que cada individuo tenía de vivir una vida santa. Santidad (en hebreo kedushah) es una palabra clave en levítico, y describe el carácter de la divina presencia. La santidad significa ser apartado de lo profano, y es lo contrario a lo común o secular.

Otro tema importante en el libro de levítico es el sistema sacrificial. La ofrenda de holocausto (en hebreo olah) alude al único sacrificio que se consume enteramente ante el altar, por lo que a veces es llamada la ofrenda del todo quemada. La oblación, u ofrenda de flor de harina (en hebreo minchah), se presenta como tributo para asegurarse o mantener el favor divino, e indica que los frutos del trabajo de una persona deben dedicarse a dios. La ofrenda de paz (en hebreo shelamin) está destinada a proveer expiación y permite que quien la ofrece coma la carne del sacrificio. A veces se presentaba en alguna ocasión festiva. La ofrenda por el pecado (en hebreo chattaõt) se emplea para purificar el santuario. La ofrenda por la culpa (en hebreo asham), también llamada ofrenda de restitución, se presenta a causa de la violación de la santidad de la propiedad de dios o de otra persona: a menudo la violación es por jurar en falso. Cuando algo profana la santidad de dios, se requiere una ofrenda de desagravio.

Además de los sacrificios, el calendario litúrgico ocupa un lugar destacado en el libro de levítico. El año de reposo está dedicado a conmemorar la emancipación de la esclavitud en egipto, de la gente endeudada, así como a la redención de la tierra. El año del jubileo recuerda el hecho de que la tierra de israel, así como su pueblo, pertenecen a dios y no a individuo alguno. Por lo tanto, la tierra debe descansar tras cada período de cuarenta y nueve años.Lo cual confirma a dios como su propietario. La santidad de dios y de su carácter permea todo el libro de levítico; así como la necesidad de que la congregación se acerque a él con mente y corazón puros.

Aplicación personal

El libro de levítico puede ser aplicado sabiamente, en lo colectivo y lo personal, a la vida de la iglesia contemporánea. La santidad de dios, y su gran deseo de mantener un estrecho compañerismo con su pueblo, se evidencia con claridad en las descripciones del sistema de sacrificios. La santidad, el ser apartados para una vida de compañerismo con dios, era la cuestión central para el pueblo del antiguo israel, como lo es para el pueblo de dios en nuestros días.

Cristo revelado

Cristo (el mesías) no es específicamente mencionado en el libro de levítico. Sin embargo, el sistema de sacrificios y la labor del sumo sacerdote en el texto de levítico son cosas que anticipan la obra de cristo. El libro de hebreos se refiere a cristo como sumo sacerdote y utiliza el texto de levítico como base para ilustrar su obra. Algunos han usado formas extremas de alegorización del libro de levítico para referirse a cristo, pero este método de interpretación debe emplearse con suma cautela a fin de asegurar que el significado histórico y cultural original del libro no se pierda. Este tiene como tema central la vida y el culto del antiguo israel.

El espíritu santo en acción

Aunque el término «espíritu santo» no se menciona en el libro de levítico, la presencia de dios se percibe a todo lo largo del texto. La santidad del carácter de dios se reitera constantemente cuando se habla de la santidad en la conducta y el culto del pueblo. No se ve a dios como sucedía con los ritos paganos de aquella época donde se veneraban ídolos, sino como aquel que moraba en medio del pueblo mientras éste le rendía culto. Ellos debían ser santos al igual que su dios.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Porcelana

Se cuenta que una vez en Inglaterra, existía una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Una de sus tiendas

Artículo Completo

Jueces 12: Jefte

Gobierno de Ibzán Sobre los cinco jueces menores, por qué se incluyen en el libro, su función y el formato de los informes acerca de

Artículo Completo