Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Perseverancia

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Una tarde, Bernie, el guardabosques, a medida que el cielo azul empezaba a tornarse en naranjas y grises en el occidente, empezó a hablarme de las distintas experiencias que había tenido con gente que se había perdido en las montañas. “ Muchos se han perdido allá arriba”, me dijo. Contesté que muy probablemente se debía a que no entendían bien los planos y la brújula.

“No”, dijo.

“Bueno, entonces tal vez porque eran expedicionarios novatos”, le dije.

Otra vez dijo que no.

“Tal vez porque eran citadinos y no podían distinguir entre este y oeste”, insistí.

De nuevo contestó que no.

“A lo mejor nunca antes habían excursionado”, aventuré.

“No”, dijo inflexible.

“Será porque desconocían el terreno”, dije.

“No”, contestó Bernie.

Seguí proponiendo cuando menos doce distintas alternativas, pero Bernie seguía diciendo que no. Por fin, mi curiosidad me venció y le dije: “Bueno, dime ¿por qué la gente se pierde tan seguido?”

“Es que no avanzan lo suficiente”, dijo finalmente. “Siempre les digo  que caminen cinco kilómetros y  den  vuelta,  pero cuando  han  caminado  sólo tres  cuartos  de kilómetro, empiezan a dar vuelta a izquierda o derecha y terminan perdidos”.

Sin duda, muchos se pierden en la vida porque nunca han definido cuál es su propósito ni sus respectivos objetivos y metas. Son como el viajero tejano que llegó al mostrador de una aerolínea.

“Quiero un boleto de primera clase”, pidió.

“¿A qué destino señor?” preguntó la empleada.

“Realmente no importa, tengo negocios en todas partes”, fue su respuesta.

¿Qué es perseverancia? Alguien ha dicho que valor es el deseo de empezar algo, pero perseverancia es el deseo de continuarlo. Es la actitud que dice: “no claudicaré, no importan los obstáculos que enfrente”.

No busque lograr sus objetivos de inmediato y tampoco se desanime cuando parece que otros están progresando y usted no.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La magia del entusiasmo

Afuera hace frío, mucho frío; se ve el aliento de las personas al respirar, mientras caminan envueltos en abrigos y bufandas y las manos en

Artículo Completo

No sé cómo amarle

La voz de la contestadora automática anunciando un mensaje más en mi laptop no cesaba, creí que se había atascado, no paraba de anunciar uno

Artículo Completo

Conocer es agradecer

En cierta ocasión una amorosa madre salvó a su hijita del incendio producido en su casa, pero sufrió gravísimas quemaduras en sus manos y brazos.

Artículo Completo

Cara pero bella

Poco a poco la oferta fue subiendo en aquella subasta. Comenzó en mil dólares, y ya iba llegando a veinte mil. El subastador comenzó a

Artículo Completo