Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

2 de Samuel 23: Últimas palabras de David

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

2 de Samuel 23:1 Últimas palabras de David[a] Estas son las palabras postreras de David. Dijo David hijo de Isaí, aquel varón que fue levantado en alto, el ungido del Dios de Jacob, el dulce cantor de Israel:

Comienza con una visión del futuro.

2 de Samuel 23:2 «El espíritu de Jehová habla por mí,[b] su palabra está en mi lengua.

El Espíritu de Jehová ha hablado por mí : David habla como profeta, representando a un Rey que imparte justicia, en el temor de Dios , y como la luz de la mañana . No se necesitaría ningún don profético para decir estas cosas, pero sí para penetrar a través de los siglos y ver a un futuro Rey impartiendo justicia «como la luz de la mañana». En Revelaciones 22:16 Cristo declara: «Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana»

Espíritu, ruach: Espíritu, viento, aliento. Esta palabra aparece cerca de 400 veces. Job 37:21 y el Salmo 148:8 hablan sobre «vientos» tormentosos. En Genesis 6:17, «el ruach de vida», se traduce como «espíritu de vida» o «aliento de vida». Generalmente se le traduce como «espíritu», ya sea este el espíritu humano, un espíritu perturbador o el Espíritu de Dios. Al Espíritu Santo se le presta especial atención en Isaías: Dios puso su Espíritu sobre el Mesías; el Señor lo derramará sobre los descendientes de Israel; Jehovã y su Espíritu enviaron al Ungido, (una referencia al Dios trino); el Espíritu de Dios comisionó y fortaleció al Mesías.

2 de Samuel 23:3 El Dios de Israel ha hablado, me habló la Roca de Israel: “Habrá un justo que gobierne entre los hombres, que gobierne en el temor de Dios.[c]

Al estilo de un profeta, David habló de un gobernante justo que habría de venir. Esto se cumplirá en Jesucristo, cuando regrese a gobernar en perfecta justicia y paz..

2 de Samuel 23:4 Será como la luz matinal, como el resplandor del sol[d] en una mañana sin nubes, como la lluvia que hace brotar la hierba de la tierra”.

2 de Samuel 23:5 Por eso mi casa está firme[e] en Dios; pues ha hecho conmigo un pacto eterno, bien ordenado en todo y bien seguro, aunque todavía no haya hecho él florecer toda mi salvación y mi deseo.[f]

2 de Samuel 23:6 Pero todos los malvados serán como espinos arrancados, que nadie recoge con la mano;

2 de Samuel 23:7 quien quiere tocarlos, se arma de un hierro o del asta de una lanza, y son allí mismo consumidos por el fuego».

2 de Samuel 23:8 Los valientes de David[g] (1 Cr 11.10-47) Estos son los nombres de los valientes que tuvo David: Joseb-basebet, el tacmonita,[h] el principal de los capitanes, que era Adino, el eznita, quien mató a ochocientos hombres en una ocasión.

2 de Samuel 23:9 Después de él, Eleazar hijo de Dodo, el ahohíta, uno de los tres valientes que estaban con David cuando desafiaron[i] a los filisteos que se habían reunido allí para la batalla, y los hombres de Israel retrocedían.

2 de Samuel 23:10 Este se levantó e hirió a los filisteos hasta que su mano se cansó y se le quedó pegada a la espada. Aquel día Jehová dio una gran victoria, y el pueblo volvió tras él tan sólo para recoger el botín.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

En la parada del autobús

Una compañía estaba buscando nuevos ejecutivos y le hizo la siguiente pregunta escrita a casi doscientos candidatos de ambos sexos y les pidió la respuesta

Artículo Completo

La vida con Amor

La justicia con Amor te hace justo, sin Amor te hace duro. La amabilidad con Amor te hace agradecido, sin Amor te hace hipócrita. La

Artículo Completo