Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

2 de Samuel 22: Cántico de liberación de David

b. Jehová es fuego consumidor. La idea de Dios como fuego consumidor se encuentra a través de toda la Biblia. Esta imagen representa juicio y purificación. La presencia de Dios es como fuego consumidor para destrucción de unos y purificación de otros. El fuego de Dios representa el enojo de Dios. El fuego de Dios representa el juicio de Dios: Dios envió fuego sobre Sodoma y Gomorra. El fuego de Dios representa la santidad de Dios: La zarza ardiente sirvió para llamar a Moisés a acercarse al Dios santo. El fuego de Dios representa la purificación divina: El tisón encendido sirvió para limpiar la impureza de los labios de Isaías. En Malaquías 3:2 se dice que Dios es fuego purificador. El fuego de Dios no es un fuego que destruye para la propia satisfacción de Dios, como el fuego de Moloc que consumía niños como sacrificios para la satisfacción de Moloc. El juicio de Dios es un juicio que emana de la santidad de Dios, como castigo al pecado de los hombres.

c. Jehová es misterioso. Dios desciende pero permanece envuelto en oscuridad; Dios se revela a la humanidad pero permanece como un misterio, nunca revelándose completamente. Aun después de la revelación de Dios en Jesucristo, Dios continúa siendo misterioso, incomprensible, insondable y desconocido. Esto no quiere decir que Dios no se puede conocer, sí se conoce a Dios por medio de su revelación; pero aún a los que le conocen, Dios continúa siendo misterioso; el que conoce a Dios siente que no le conoce, que no puede capturarlo, que sus pensamientos no son los de Dios. Job conoció este Dios misterioso, Moisés e Isaías también lo conocieron. Martín Lutero hablaba de un Dios misterioso: “David no habló con el Dios absoluto, a quien habemos de temer si no queremos perecer, porque la naturaleza y el Dios absoluto son enemigos implacables. Y no puede ser de otra manera sino que la naturaleza humana sea oprimida por tal majestad. Por lo tanto David no habla con el Dios absoluto, sino con Dios vestido y cubierto en la Palabra.

Todo en la naturaleza de Dios permanece un misterio, aun su amor demostrado en la cruz, sigue siendo un misterio que la mente humana no puede comprender. Lutero decía: “Esta es esa inefable e infinita misericordia de Dios la cual la escasa capacidad del corazón del hombre no puede comprender y mucho menos articular: esa insondable profundidad y celo ardiente del amor de Dios hacia nosotros”.

d. Jehová el Altísimo (Elyon). Algunos quieren aceptar solamente a Dios dentro del ser humano. Tal es reducir a Dios a la imagen del ser humano y limitar la naturaleza de Dios. ‘Elyon es usado aquí como nombre de Dios e indica no la distancia entre Dios y los seres humanos, sino la supremacía de Dios; así en el Job 83:18b dice: “ ¡Tú solo eres Altísimo sobre toda la tierrai !” Este título representa la autoridad divina y la firmeza de Dios: Por eso el rey confía en Jehová; por la misericordia del Altísimo no será removido.

e. Jehová cabalga sobre un querubín. Los querubines son una clase de ángeles. Réplicas de querubines se encontraban en los dos extremos del propiciatorio y en el santuario y paredes del templo de Salomón. Los querubines aparecen en Génesis 3:24 guardando la entrada al jardín de Edén; también aparecen en las visiones de la presencia de Dios que tuvieron Isaías y Ezequiel. En 1 y 2 Samuel, aparece la frase el arca del pacto de Jehová de los ejércitos, que tiene su trono entre los querubines; la imagen se refiere al propiciatorio que estaba dentro del arca. La imagen de Dios cabalgando sobre querubines describe la idea de un Dios todopoderoso.

Dios de recompensa

David reconoce que él ha reconocido a Dios en sus caminos y que Dios le ha recompensado por ello. Este reconocimiento no es una expresión de orgullo, sino una expresión en humildad: Salvas al pueblo humilde. David buscó guardar los estatutos de Dios y muchas de las bendiciones que recibió vinieron a causa de su fidelidad a Dios. Matthew Henry destaca que las bendiciones que David recibió vinieron no a causa de la común providencia de Dios, sino a causa del amor de pacto de Dios hacia David, siendo David un prototipo de lo que había de ser el Cristo: uno en el cual Dios se agrada. Henry destaca cuatro bendiciones de Dios para David:

(1) libertad y espacio;
(2) destreza militar;
(3) victoria sobre sus enemigos;
(4) honor y poder.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.