Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

2 de Samuel 21: Venganza de los gabaonitas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

2 de Samuel 21:1 3. Apéndices: el salmo 18 y el censo nacional (21.1–24.25) Venganza de los gabaonitas[a] Hubo hambre[b] en los días de David durante tres años consecutivos. David consultó[c] a Jehová, y Jehová le dijo: «Es por causa de Saúl, y por esa casa sanguinaria, porque él mató a los gabaonitas».

Los agricultores dependían totalmente de la primavera y de las lluvias para sus cosechas. Si las lluvias se detenían o llegaban en mal momento, o si las plantas se infectaban de insectos, podía ser drástica la escasez de alimentos en el año siguiente. La agricultura de esa época dependía completamente de las condiciones naturales. No había métodos de irrigación, ni fertilizantes, ni pesticidas. Incluso variaciones moderadas en la lluvia o en la actividad de los insectos podían destruir un cultivo entero.

Los siguientes cuatro capítulos son un apéndice del libro. Los sucesos descritos no están en orden cronológico. Hablan de las proezas de David en diversos momentos de su reinado.

2 de Samuel 21:2 Entonces el rey llamó a los gabaonitas y les habló. (Los gabaonitas no eran de los hijos de Israel, sino del resto de los amorreos, a los cuales los hijos de Israel habían hecho juramento.[e] Pero Saúl había intentado matarlos llevado de su celo por los hijos de Israel y de Judá).

2 de Samuel 21:3 Preguntó, pues, David a los gabaonitas: –¿Qué puedo hacer por vosotros, o qué satisfacción debo daros para que bendigáis la heredad de Jehová?

Gabaonitas : Tras las victorias de Jericó y Hai, muy al principio de la conquista de Canaán, dos gabaonitas se las arreglaron para pactar un acuerdo con Josué por medio del cual se les aseguraba que Israel nunca les haría daño. A cambio de la protección que se les prometía, realizarían trabajos domésticos para Israel. En Josué 9:7 se les llama heveos.

2 de Samuel 21:4 Los gabaonitas le dijeron: –No tenemos nosotros queja por cuestiones de plata o de oro con Saúl y con su casa, ni queremos que muera nadie en Israel. –Lo que vosotros digáis, eso haré –respondió David.

2 de Samuel 21:5 Entonces dijeron ellos al rey: –De aquel hombre que nos diezmó e intentó exterminarnos, para que no quedara nada de nosotros en todo el territorio de Israel,[f]

2 de Samuel 21:6 que se nos entreguen siete hombres de sus descendientes, y los ahorcaremos delante de Jehová en Gabaa de Saúl, el escogido de Jehová. –Yo os los entregaré –respondió el rey.

2 de Samuel 21:7 El rey perdonó a Mefi-boset hijo de Jonatán hijo de Saúl, a causa del juramento que David y Jonatán, hijo de Saúl, se habían hecho[g] en nombre de Jehová.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El Bambú Japonés

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego. También es obvio que quien cultiva la tierra

Artículo Completo

El linaje del Sacerdote

Y cuando comenzó su ministerio, Jesús mismo tenía unos treinta años, siendo, como se suponía, hijo de José, quien era hijo de Elí, y Elí, de Matat;

Artículo Completo

Evangelio según Juan

El apóstol y evangelista Juan parece haber sido el más joven de los doce. Fue especialmente favorecido con la consideración y confianza de nuestro Señor, al punto

Artículo Completo