2 de Samuel 16: David sube el monte de los Olivos

Publicaciones realizadas por ángeles que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar

2 de Samuel 16: David sube el monte de los Olivos

2 de Samuel 16:1 Apenas había pasado David un poco más allá de la cumbre del monte, cuando Siba,[a] el criado de Mefi-boset, salió a recibirlo[b] con un par de asnos ensillados y cargados con doscientos panes, cien racimos de pasas, cien panes de higos secos y un cuero de vino.

2 de Samuel 16:2 El rey preguntó a Siba: –¿Para qué es esto? Y Siba respondió: –Los asnos son para que monte la familia del rey, los panes y las pasas para que coman los criados, y el vino para que beban los que se cansen en el desierto.[c]

2 de Samuel 16:3 –¿Dónde está el hijo de tu señor? –preguntó el rey. Siba respondió: –Se ha quedado en Jerusalén, porque ha dicho: “Hoy me devolverá la casa de Israel[d] el reino de mi padre”.[e]

El hijo de tu señor : Es Mefi-boset. Siba engaña a David, y éste le retira la pensión real a Mefi-boset y le devuelve su tierra a Siba.

El rey Saúl era el abuelo de Mefi-boset. Muy probablemente Siba estaba mintiendo, esperando recibir una recompensa de parte de David.

2 de Samuel 16:4 –Sea tuyo todo lo que tiene Mefi-boset –dijo el rey a Siba. Inclinándose respondió Siba: –Rey y señor mío, halle yo gracia delante de ti.

David creyó los cargos que hizo Siba en contra de Mefi-boset sin verificarlos. No se apresure a aceptar la condenación que alguien hace de otro, especialmente cuando el acusador puede sacar provecho de la caída del otro. David debió haber sido escéptico a los comentarios de Siba hasta haberse asegurado por él mismo.

2 de Samuel 16:5 Cuando el rey David llegó a Bahurim,[f] salía uno de la familia de la casa de Saúl, el cual se llamaba Simei hijo de Gera. Iba maldiciendo

Simei : Pariente lejano de Saúl, oriundo de Bahurim , una ciudad al este del Monte de los Olivos. Esta es también la ciudad hasta donde el esposo de Mical la persiguió cuando fue devuelta a David por Abner.

2 de Samuel 16:6 y arrojando piedras contra David y contra todos los siervos del rey David, mientras todo el pueblo y todos los hombres valientes marchaban a su derecha y a su izquierda.

2 de Samuel 16:7 Simei lo maldecía diciendo: «¡Fuera, fuera, hombre sanguinario y perverso!

2 de Samuel 16:8 Jehová te ha dado el pago por toda la sangre de la casa de Saúl, en lugar del cual tú has reinado, y Jehová ha entregado el reino en manos de tu hijo Absalón; has sido sorprendido en tu maldad, porque eres un hombre sanguinario».[g]

2 de Samuel 16:9 Entonces Abisai hijo de Sarvia dijo al rey: –¿Por qué maldice este perro muerto[h] a mi señor, el rey? Te ruego que me dejes pasar, y le cortaré la cabeza.

2 de Samuel 16:10 El rey respondió: –¿Qué tengo yo que ver con vosotros, hijos de Sarvia? Si él así maldice, es porque Jehová le ha dicho que maldiga a David. ¿Quién, pues, le dirá: “¿Por qué haces esto?”. 

Deja un Comentario. Tu opinión es valiosa para nosotros

Lionel Valentin Calderón

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Nuevo Testamento

Antiguo Testamento

Salmo 83

Salmo 83:1  Cántico. Salmo de Asaf. Oh Dios, no permanezcas en silencio; no calles, oh

Historias para Reflexionar

Solicita Nuetro Boletín

Al enviar esta solicitud acepto los Términos y Condiciones de Bendiciones Cristianas