2 de Samuel 13: Amnón y Tamar

2 de Samuel 13:1 Amnón y Tamar[a] Aconteció después de esto que, teniendo Absalón hijo de David una hermana muy hermosa, llamada Tamar, Amnón[b] hijo de David se enamoró de ella.[c]

Esto ocurre dos años después. David tiene 53 años de edad, Amnón 22, Absalón 20, Tamar 15 y Salomón 2. Amnón, el mayor, era considerado por todos como el príncipe heredero.

2 de Samuel 13:2 Estaba Amnón[d] tan angustiado que se enfermó a causa de su hermana Tamar, pues, por ser ella virgen, le parecía a Amnón que sería difícil hacerle cosa alguna.[e]

2 de Samuel 13:3 Y tenía Amnón un amigo llamado Jonadab, hijo de Simea, hermano de David.[f] Jonadab era un hombre muy astuto,[g]

2 de Samuel 13:4 y le dijo: –Hijo del rey, ¿por qué de día en día vas enflaqueciendo así? ¿No me lo revelarás a mí? Amnón le respondió: –Amo a Tamar, la hermana de mi hermano Absalón.

2 de Samuel 13:5 Jonadab le dijo: –Acuéstate en tu cama y finge que estás enfermo; cuando tu padre venga a visitarte, dile: “Te ruego que Tamar, mi hermana, venga a darme de comer; que prepare alguna vianda en mi presencia para que yo la vea y ella misma me la sirva”.

Amnón alentó a su propio primo Jonadab para que cometiera el pecado sexual. Quizá seamos más vulnerables a los consejos de los parientes porque estamos más cerca de ellos. Sin embargo, debemos estar seguros de que el consejo no se salga de los estándares de Dios, aun cuando provenga de familiares.

2 de Samuel 13:6 Se acostó, pues, Amnón, y fingió que estaba enfermo. El rey vino a visitarlo, y Amnón le dijo: –Te ruego que venga mi hermana Tamar a preparar delante de mí dos hojuelas, y me las sirva con sus propias manos.

2 de Samuel 13:7 Entonces David envió a decir a Tamar a su casa: –Ve ahora a casa de Amnón, tu hermano, y hazle de comer.

2 de Samuel 13:8 Tamar fue a casa de su hermano Amnón, que estaba acostado, tomó harina, la amasó, hizo hojuelas delante de él y las coció.

2 de Samuel 13:9 Tomó luego la sartén y las sacó delante de él; pero él no quiso comer, sino que dijo: “Echad fuera de aquí a todos”. Y todos salieron de allí.

2 de Samuel 13:10 Entonces Amnón dijo a Tamar: «Trae la comida a la alcoba y dame de comer con tus manos». Tamar tomó las hojuelas que había preparado y las llevó a su hermano Amnón a la alcoba.

2 de Samuel 13:11 Cuando se las puso delante para que comiera, él la sujetó y le dijo: –Ven, hermana mía, acuéstate conmigo.

2 de Samuel 13:12 Ella entonces le respondió: –No, hermano mío, no me fuerces, pues no se debe hacer así en Israel. No cometas tal infamia.

2 de Samuel 13:13 Porque ¿adónde iría yo con mi deshonra? Y aun tú serías estimado como un perverso en Israel. Te ruego pues, ahora, que hables al rey; él no se negará a entregarme a ti.[h]

2 de Samuel 13:14 Pero él no la quiso oir y, como podía más que ella, la violentó y se acostó con ella.

El amor y la lujuria son muy diferentes. Después de que Amnón violó a su media hermana, su «amor» se volvió odio. Si bien él decía estar enamorado, realmente estaba sujeto a la lujuria. El amor es paciente, la lujuria requiere de una satisfacción sexual inmediata. El amor es benigno, la lujuria es cruel. El amor no busca lo suyo, la lujuria sí. Usted puede leer acerca de las características del verdadero amor en 1 Corintios 13. La lujuria puede parecer amor al principio, pero cuando se expresa físicamente produce amargura y odio hacia la otra persona. Si usted no puede esperar, lo que siente no es verdadero amor.

Natán

Este profeta vivió conforme al significado de su nombre, «Dios ha dado». Fue una dádiva necesaria y útil de Dios para el rey David. Sirvió como interlocutor de Dios para David, y demostró ser un amigo valiente y un consejero. Siempre estaba dispuesto a hablar la verdad, aun cuando sabía que eso originaría un gran dolor.

Al confrontar a David con el pecado múltiple de codicia, robo, adulterio y asesinato en su aventura con Betsabé, Natán pudo ayudar a David a ver sus propias malas acciones al mostrar que él no habría tolerado esas acciones en ningún otro. El arrepentimiento de David permitió que Natán lo consolara con la realidad del perdón de Dios, y al mismo tiempo le recordó las dolorosas consecuencias que su pecado traería.

El enfoque de Natán nos ayuda a juzgar nuestras acciones. Cuán a menudo tomamos decisiones que condenaríamos en otros. Es de gran beneficio que nos preguntemos cómo verán Dios y los demás nuestras acciones. Desafortunadamente, tenemos una gran capacidad para mentirnos a nosotros mismos. No obstante, Dios proporciona dos salvavidas contra la autodecepción: su Palabra, y los verdaderos amigos. En cada caso, tenemos una visión que va más allá de nosotros mismos. Usted tiene en la mano la Palabra de Dios. Permita que le hable de usted mismo, aunque la verdad sea dolorosa. Si no tiene un amigo como Natán, pídale uno a Dios; y pídale también que lo use a usted como un Natán adecuado para otra persona.

Puntos fuertes y logros :

— Un consejero confiable para David

— Un profeta de Dios

— Un confrontador valiente pero cuidadoso

— Uno de los controles de Dios en la vida de David

Debilidades y errores :

— Su anhelo de ver que David construyera un templo para Dios en Jerusalén lo hizo hablar sin que Dios hubiera dado las instrucciones

Lecciones de su vida :

— No debemos tener miedo de decir la verdad a aquellos que están bajo nuestro cuidado

— Un compañero en el que podamos confiar es uno de los regalos más grandes de Dios

— Dios se preocupa tanto por nosotros que encuentra una manera de comunicarse cuando estamos haciendo mal las cosas

2 de Samuel 13:15 Después Amnón la aborreció tan terriblemente, que el odio con que la aborreció fue mayor que el amor con que la había amado. Y le dijo Amnón: –Levántate y vete.

Arrojarme : No sólo había robado su virginidad, una terrible maldición en Israel, sino que la había rechazado como esposa, contradiciendo la ley

2 de Samuel 13:16 Ella le respondió: –No hay razón; mayor mal[i] es este de arrojarme, que el que me has hecho. Pero él no la quiso oir,

La violación estaba estrictamente prohibida por Dios (Lev_22:28-29). ¿Por qué el rechazar a Tamar fue un crimen mayor? Al echarla, Amnón dio a entender como si Tamar le hubiera hecho una proposición indecorosa, y no había testigos a su favor porque Amnón se habría deshecho de los sirvientes. Su crimen destruyó cualquier posibilidad de matrimonio para ella, debido a que ya no era virgen, no podía ser dada en matrimonio.

2 de Samuel 13:17 sino que llamando al criado que le servía, le dijo: –Échame a esta fuera de aquí, y cierra tras ella la puerta.

La acción de Amnón deja la impresión de que Tamar ha tratado de seducirlo a él. Aunque ella viste el traje que sólo usaban las hijas de los reyes, el criado la trata como a una plebeya.

2 de Samuel 13:18 Llevaba ella un vestido de diversos colores, traje que vestían las hijas vírgenes de los reyes. Su criado, pues, la echó fuera, y cerró la puerta tras ella.

2 de Samuel 13:19 Entonces Tamar tomó ceniza y la esparció sobre su cabeza,[j] rasgó el vestido de diversos colores que tenía puesto, y con las manos sobre la cabeza, se fue gritando.

2 de Samuel 13:20 Su hermano Absalón le dijo: –¿Ha estado contigo tu hermano Amnón? Pues calla ahora, hermana mía; es tu hermano. Que no se angustie tu corazón por esto. Tamar se quedó desconsolada en casa de su hermano Absalón.

Absalón trató de consolar a Tamar y de persuadirla para que no convirtiera ese incidente en un escándalo público. En forma secreta, él planeó su venganza en contra de Amnón. Esto lo llevó a cabo dos años más tarde. Absalón trató de consolar a Tamar diciendo que el crimen había sido sólo un asunto familiar. Pero las normas de Dios para la conducta moral no se suspenden cuando se trata de asuntos familiares.

2 de Samuel 13:21 Cuando el rey David oyó todo esto, se enojó mucho.[k]

David se enojó mucho , pero no le aplica a Amnón los preceptos de la ley tal cual debiera. El incesto se castigaba con la muerte. La Septuaginta, versión griega del AT, añade: «Y no molestó el espíritu de Amnón, su hijo, porque lo amaba debido a que era su primogénito». He ahí la razón de su inacción.

2 de Samuel 13:22 Pero Absalón no dijo a Amnón ni malo ni bueno, aunque Absalón aborrecía a Amnón porque había forzado a su hermana Tamar. 

Ni malo ni bueno : Absalón no se dirige en absoluto a Amnón.

2 de Samuel 13:23 Venganza y huida de Absalón Pasados dos años, Absalón, que tenía esquiladores en Baal-hazor, junto a Efraín, convidó a todos los hijos del rey.[l]

Los esquiladores llevaban a cabo un festival para celebrar la esquila. Baal – hazor estaba aproximadamente a 9 km al sur de Silo, donde evidentemente Absalón tenía propiedades y rebaños.

2 de Samuel 13:24 Se presentó Absalón al rey, y le dijo: –Tu siervo tiene ahora esquiladores; ruego que vengan el rey y sus siervos con tu siervo.

David estaba enojado con Amnón por violar a Tamar, sin embargo no lo castigó. David dudó probablemente porque

(1) él no quería problemas con Amnón, que era su hijo primogénito y por lo tanto el siguiente en la línea para ser rey, y

(2) David fue culpable de un pecado similar cuando cometió adulterio con Betsabé. Mientras que David era un rey, y un líder militar insuperable, carecía de habilidad y sensibilidad como esposo y como padre.

2 de Samuel 13:25 El rey respondió a Absalón: –No, hijo mío, no vamos todos, para que no te seamos gravosos. Aunque porfió con él, el rey no quiso ir, pero lo bendijo.

2 de Samuel 13:26 Entonces dijo Absalón: –Pues si no, te ruego que venga con nosotros Amnón, mi hermano. –¿Para qué ha de ir contigo? –le respondió el rey.

2 de Samuel 13:27 Pero como Absalón insistía, dejó ir con él a Amnón y a todos los hijos del rey.[m]

2 de Samuel 13:28 Absalón había dado orden a sus criados diciendo: «Os ruego que miréis cuando el corazón de Amnón esté alegre por el vino; y al decir yo: “Herid a Amnón”, entonces matadlo. No temáis, pues yo os lo he mandado. Esforzaos, pues, y sed valientes».

2 de Samuel 13:29 Los criados de Absalón hicieron con Amnón como Absalón les había mandado. Entonces se levantaron todos los hijos del rey, y montando cada uno en su mula,[n] huyeron.

2 de Samuel 13:30 Aún estaban en camino cuando llegó a David un rumor que decía: «Absalón ha dado muerte a todos los hijos del rey; ninguno de ellos ha quedado».

2 de Samuel 13:31 Levantándose entonces David, rasgó sus vestidos y se echó en tierra; todos los criados que estaban junto a él, también se rasgaron los vestidos.

2 de Samuel 13:32 Pero Jonadab, hijo de Simea, hermano de David, habló y dijo: –No diga mi señor que han dado muerte a todos los jóvenes hijos del rey, pues sólo Amnón ha muerto; porque por mandato de Absalón había sido esto determinado desde el día en que Amnón forzó a su hermana Tamar.

Jonadab es la misma persona que le proporcionó a Amnón el plan para seducir a Tamar.

2 de Samuel 13:33 Por tanto, ahora no haga caso mi señor, el rey, de ese rumor que dice: “Todos los hijos del rey han muerto”, pues solo Amnón ha muerto,

2 de Samuel 13:34 y Absalón ha huido. ntre tanto, alzando sus ojos el joven que estaba de atalaya, miró y vio a mucha gente que venía por el camino que estaba a sus espaldas,[ñ] del lado del monte.

2 de Samuel 13:35 Entonces dijo Jonadab al rey: –Son los hijos del rey, que vienen; tal como tu siervo había dicho.

2 de Samuel 13:36 Cuando acabó de hablar, llegaron los hijos del rey, y alzando su voz lloraron. También el mismo rey y todos sus siervos lloraron con muy grandes lamentos.

2 de Samuel 13:37 Pero Absalón huyó y fue a refugiarse junto a Talmai hijo de Amiud, rey de Gesur.[o] Y David lloraba por su hijo todos los días.

Talmai : Abuelo materno de Absalón.

2 de Samuel 13:38 Así huyó Absalón, se fue junto a Gesur y estuvo allá tres años.

2 de Samuel 13:39 Y el rey David deseaba ver a Absalón, pues ya se había consolado de la muerte de Amnón.

Los hijos de David caen en pecado

La familia es la entidad que recibe tanto las bendiciones como las consecuencias directas de la vida de los padres y de los demás que la componen. Adán y Eva desobedecieron a Dios y sufrieron cada uno las consecuencias de su desobediencia; pero inevitablemente su hogar fue afectado por esa desobediencia, hasta el grado que Caín llegó a matar a su hermano Abel. La obediencia de David a Dios se transformó en bendiciones grandes para él y para sus hijos; estos fueron beneficiarios de bendiciones inmerecidas, recibidas por el mero hecho de haber nacido de David. Junto con las bendiciones vinieron también las presiones de una familia real: elevadas expectaciones de parte de los de afuera, privilegios inmerecidos, poder ilimitado a su disposición y responsabilidades hacia el pueblo. La presión más fuerte recaía sobre David quien era responsable por la nación como por su propia familia; la tarea de David no fue fácil de ninguna manera, pero no se puede evitar el observar cómo la caída de David causó trastornos en su hogar y cómo las fallas de David como padre afectaron la conducta de sus hijos. No obstante que los hijos de David fueron totalmente responsables de sus propias acciones, la conducta de David no dejó de influenciar la conducta de sus hijos. El hogar es recibidor tanto de las bendiciones como de las consecuencias de la conducta de los padres.

Amnón viola a Tamar

Es de notar que el narrador menciona el nombre de Absalón al comienzo de la historia de la violación de Tamar, demostrando que su interés es más en Absalón que en Tamar. El narrador estaba interesado en la vida de Absalón, en su intento posterior por conseguir la corona y en el proceso de cómo se llevó a cabo la voluntad de Dios en cuanto al que sería el sucesor de David. Ello no quiere decir que el narrador estaba totalmente desinteresado en la suerte de Tamar; al contrario, el narrador da amplio espacio al episodio relacionado con Tamar y la descripción de los hechos demuestra su indignación contra el hecho. Este episodio es de importancia no sólo porque se relaciona con la historia de la sucesión del trono de David, pero también porque describe el deterioro de la familia de David. David había descendido a los abismos del pecado, y ahora vería a sus propios hijos descender en el pecado. David mismo no había sido siempre un buen ejemplo para sus hijos, había cometido adulterio y había sido el instrumento de la muerte de Urías; sin embargo, en muchas ocasiones David había demostrado virtudes como la valentía, la honestidad, la dependencia de Dios y el arrepentimiento; pero tal parece que sus hijos se fijaron más en sus malas acciones que en las buenas.

Amnón busca una relación prohibida

Absalón tenía una hermana hermosa que se llamaba Tamar, ambos eran hijos de David y Maaca, hija de Talmai, rey de Gesur. Amnón era el hijo mayor de David, su madre era Ajinoam, mujer de David desde antes que éste llegase a ser rey. Cada esposa de David tenía su propia casa y vivía aparte con sus hijos, de ahí que los hijos de David habían crecido separadamente. Aconteció después de esto, o sea después de haber terminado la guerra con los amonitas, que Amnón se enamoró de su hermana Tamar. Como David, Amnón puso su mirada en una mujer que él no podía tener como esposa. La ley prohibía la relación sexual entre parientes cercanos.

Ningún hombre se acerque a una mujer que sea su parienta cercana para descubrir su desnudez… No descubrirás la desnudez de tu hermana, hija de tu padre o hija de tu madre, nacida en casa o nacida fuera de ella.

Si un hombre toma a su hermana, hija de su padre o hija de su madre, y él ve la desnudez de ella, y ella ve la de él, es cosa abominable. Por tanto, serán excluídos a la vista de los hijos de su pueblo. Ha descubierto la desnudez de su hermana; él cargará con su culpa.

La ley levítica no se menciona en la narración de la violación de Tamar; esto no indica que dicha ley no existía en ese tiempo (como algunos comentaristas modernos explican), ello más bien indica que el pueblo no la acataba. Amnón mismo demuestra un desinterés por los valores morales y religiosos de Israel, su preocupación mayor era que Tamar fuera difícil de seducir; tan angustiado estaba Amnón que aun se enfermó de la preocupación.

El mal consejo no tardó en llegar a Amnón; su mismo primo Jonadab vino a prestarle ayuda. Jonadab era un hombre muy astuto, para hacer el mal no el bien. Este preparó un plan para que Amnón pudiera satisfacer sus deseos: Amnón fingiría estar enfermo y pediría a su padre que le mandara a Tamar para que le cocinara y le diera de comer. El plan de Jonadab no fue para que Amnón enamorara a Tamar, sino para que tuviese oportunidad de violarla. Esta era la única intención de Amnón.

Amnón planea y ejecuta la violación de Tamar

Amnón no tardó en ejecutar el plan que le había dado Jonadad. Amnón nunca parece haber dudado en lo que había de hacer, en su corazón ya había concebido el pecado, su mente había sido dominada totalmente por sus abominables deseos. Para conseguir su deseo, Amnón fingió estar enfermo, y pidió a David que mandara a Tamar a cocinarle una comida. David creyó a Amnón y mandó a buscar a Tamar a su casa; como se mencionó anteriormente, las esposas de David tenían cada una su propia casa o habitación. Tamar fue a casa de Amnón para hacer un bien y recibió un mal; la experiencia se ha repetido muchas veces. Cuando la comida estuvo preparada, Amnón no quiso comer, sino que hizo salir a todos los criados de la casa, y cuando se hubo quedado solo pidió a Tamar que le llevase la comida a su dormitorio. Tamar, sin pensar nada malo, tomó los pasteles y los llevó a Amnón; estando en el dormitorio, Amnón pidió a Tamar que se acostara con él.

Tamar rehusó la propuesta de Amnón. Tamar recordó a Amnón que forzarla era un acto que no se debía hacer en Israel, que tal acto era una vileza. Las palabras de Tamar indicaban la diferencia ética entre Israel y los otros pueblos; los pueblos de Canaán no tenían una religión que prohibiera actos immorales, más bien la religión cananita obligaba a la immoralidad, usando las relaciones sexuales como un medio de complacer a sus dioses para que éstos continuasen el ritmo de la fertilidad. Tamar trató que Amnón desistiera de su idea haciéndole ver que ella sufriría al llevar consigo esa deshonra y que él también padecería por cometer la ofensa; de acuerdo a la ley, los hermanos o medios hermanos que cometían incesto debían ser excluídos de delante del pueblo (Lev_20:17). Como última arma para defenderse, Tamar se ofrece en matrimonio a Amnón, quizás esperando que Amnón desistiera de su propósito. Es posible también que Tamar estuviera haciendo una proposición seria a Amnón; si fue así, entonces se puede decir que la ley no se acataba a cabalidad en el pueblo de Israel o dentro de la familia real.

Amnón no escuchó ningún argumento de Tamar, sino que la forzó y la violó. Tanto se había ocupado en conseguir su deseo que después de haber violado a Tamar, se llenó de odio contra ella, y la echó de su presencia. Ahora Tamar pensaba que era mejor para ella quedarse, aun casarse con Amnón, y rehusaba ser echada; ella consideraba el abandono como algo peor que lo primero. Amnón, quien ya era presa de su propio orgullo, ordenó a uno de sus criados que sacara a Tamar de su casa.

Tamar lamenta su condición

El narrador hace mención de la túnica de colores que llevaba Tamar, era la manera en que se vestían las hijas vírgenes del rey. Los colores contrastan con la situación desolada en que Tamar se encontraba; su aflicción era grande, por lo cual se esparció ceniza sobre su cabeza, se rasgó sus vestidos, y gritaba con sus manos sobre su cabeza. Tamar corrió a su hermano Absalón, quien trató de consolarla; en vano Absalón le decía a su hermana que no tomara el asunto tan a pecho, para Tamar sí era una gran aflicción. Tamar quedó desolada o devastada por la experiencia, por algún tiempo o bien puede ser para el resto de su vida siendo que los hombres no se interesarían más en ella. El comentario del narrador acerca de la condición de Tamar demuestra su interés en Tamar y lo sucedido a ella; la descripción del narrador no es fría y calculada, sino que hace resaltar la humillación y aflicción a la que Tamar fue sometida, un comentario que habla a la experiencia de muchas mujeres que han sufrido la misma suerte que Tamar.

David no castiga a Amnón

Cuando David supo lo que había pasado, se enojó mucho; pero no se dice que hizo algo al respecto. Aquí se demuestra una debilidad en David, quien no aplicó la ley a Amnón; al no castigar a Amnón, Absalón tomaría el castigo en sus propias manos. David falló una vez más en aplicar la justicia, anteriormente había dejado sin castigo el asesinato de Abner, ahora (con menos autoridad propia, después del episodio de la muerte de Urías) David dejaba sin castigo a Amnón. David ahora se añadía a la lista de padres, junto con Elí y Samuel, que llegaron a ser grandes personalidades usadas por Dios pero que descuidaron la disciplina de sus propios hijos. Absalón tomó en sus manos el castigo de Amnón. Aunque no deja de ser contradictoria la actitud de Absalón; primero le dijo a Tamar que no se preocupara por lo que había pasado porque Amnón era su hermano; ahora se dice que David odiaba a Amnón por haber violado a Tamar; quizás lo que influyó más en Absalón fue la inhabilidad de David de castigar a Amnón. La venganza de Absalón no sería totalmente desinteresada, es posible que desde ya Absalón ansiaba el trono y por ello buscaba la popularidad entre el pueblo y aún más buscaba deshacerse de Amnón el primogénito.

Absalón venga la violación de Tamar

Después de dos años, Absalón no había olvidado el crimen cometido por Amnón. Cierto día en que trasquilaban ovejas sus hombres, Absalón invitó a todos los hijos del rey a participar del banquete. El lugar del banquete era Baalhazor, junto a Efraín. Absalón también invitó a David y a todos sus siervos, pero David rehusó la invitación. Absalón insistió, pero David volvió a rehusar. Absalón entonces pidió a David que dejase venir a Amnón al banquete; esta petición de parte de Absalón posiblemente despertó dudas en David, fue así que David no dejó ir solo a Amnón, sino que envió a todos sus hijos al banquete. Así como Tamar había sido víctima de una invitación, también Amnón sería víctima de una invitación amistosa.

Amnón es asesinado

Una vez en la fiesta, los siervos de Absalón siguieron sus órdenes y mataron a Amnón cuando éste se encontraba ebrio. La acción de Absalón de embriagar y luego ordenar el asesinato de Amnón no estaba lejos de lo que David mismo había hecho con Urías. Absalón ahora imitaba lo que su padre había hecho con Urías. Los demás hijos de David, cuando vieron lo sucedido, huyeron en sus mulas. Las mulas eran posiblemente de uso real, lo que indica que los israelitas no utilizaban todavía los caballos.

David ante la muerte de Amnón

El rumor de que Absalón había matado a los hijos de David llegó a los oídos de éste, ante lo cual David rasgó sus vestidos (el símbolo de la aflicción). Pero Jonadad, quien conocía muy bien a Absalón y sus planes, desmiente el rumor, afirmando que Absalón deseaba únicamente la muerte de Amnón. Jonadad podía decir con seguridad que Amnón había muerto. Mientras Jonadad hablaba, un centinela observó la llegada de mucha gente, eran los hijos de David. Los hijos de David lloraron juntamente con David y todos sus siervos por la muerte de Amnón.

Absalón huyó hacia Gesur, donde Talmai su abuelo materno era rey. Allí permaneció Absalón por tres años. El versículo 39 es difícil de traducir por la grámatica y por los verbos usados. En hebreo, la raíz del verbo consumir es muy parecida a la del verbo restringir, así que se puede usar el verbo consumir o el verbo restringir. Por otro lado, la preposición hebrea ’el puede significar “a” (“hacia”) y también “contra”. De tal manera que otra posible traducción del versículo sería: Y el rey David se restringía de ir contra Absalón, mientras se consolaba de la muerte de Amnón. Se puede entender que David se consumía por ir a ver Absalón; o se puede entender que David se restringía de ir a atacar contra Absalón durante el tiempo en que se consolaba de la muerte de Amnón. Este último significado es tomado por Keil y está en más conformidad con la actitud de David, la cual se descubre en el siguiente capítulo; allí se demuestra que David no deseaba ver a Absalón.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario