Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

2 de Samuel 13: Amnón y Tamar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

2 de Samuel 13:1 Amnón y Tamar[a] Aconteció después de esto que, teniendo Absalón hijo de David una hermana muy hermosa, llamada Tamar, Amnón[b] hijo de David se enamoró de ella.[c]

Esto ocurre dos años después. David tiene 53 años de edad, Amnón 22, Absalón 20, Tamar 15 y Salomón 2. Amnón, el mayor, era considerado por todos como el príncipe heredero.

2 de Samuel 13:2 Estaba Amnón[d] tan angustiado que se enfermó a causa de su hermana Tamar, pues, por ser ella virgen, le parecía a Amnón que sería difícil hacerle cosa alguna.[e]

2 de Samuel 13:3 Y tenía Amnón un amigo llamado Jonadab, hijo de Simea, hermano de David.[f] Jonadab era un hombre muy astuto,[g]

2 de Samuel 13:4 y le dijo: –Hijo del rey, ¿por qué de día en día vas enflaqueciendo así? ¿No me lo revelarás a mí? Amnón le respondió: –Amo a Tamar, la hermana de mi hermano Absalón.

2 de Samuel 13:5 Jonadab le dijo: –Acuéstate en tu cama y finge que estás enfermo; cuando tu padre venga a visitarte, dile: “Te ruego que Tamar, mi hermana, venga a darme de comer; que prepare alguna vianda en mi presencia para que yo la vea y ella misma me la sirva”.

Amnón alentó a su propio primo Jonadab para que cometiera el pecado sexual. Quizá seamos más vulnerables a los consejos de los parientes porque estamos más cerca de ellos. Sin embargo, debemos estar seguros de que el consejo no se salga de los estándares de Dios, aun cuando provenga de familiares.

2 de Samuel 13:6 Se acostó, pues, Amnón, y fingió que estaba enfermo. El rey vino a visitarlo, y Amnón le dijo: –Te ruego que venga mi hermana Tamar a preparar delante de mí dos hojuelas, y me las sirva con sus propias manos.

2 de Samuel 13:7 Entonces David envió a decir a Tamar a su casa: –Ve ahora a casa de Amnón, tu hermano, y hazle de comer.

2 de Samuel 13:8 Tamar fue a casa de su hermano Amnón, que estaba acostado, tomó harina, la amasó, hizo hojuelas delante de él y las coció.

2 de Samuel 13:9 Tomó luego la sartén y las sacó delante de él; pero él no quiso comer, sino que dijo: “Echad fuera de aquí a todos”. Y todos salieron de allí.

2 de Samuel 13:10 Entonces Amnón dijo a Tamar: «Trae la comida a la alcoba y dame de comer con tus manos». Tamar tomó las hojuelas que había preparado y las llevó a su hermano Amnón a la alcoba.

2 de Samuel 13:11 Cuando se las puso delante para que comiera, él la sujetó y le dijo: –Ven, hermana mía, acuéstate conmigo.

2 de Samuel 13:12 Ella entonces le respondió: –No, hermano mío, no me fuerces, pues no se debe hacer así en Israel. No cometas tal infamia.

2 de Samuel 13:13 Porque ¿adónde iría yo con mi deshonra? Y aun tú serías estimado como un perverso en Israel. Te ruego pues, ahora, que hables al rey; él no se negará a entregarme a ti.[h]

2 de Samuel 13:14 Pero él no la quiso oir y, como podía más que ella, la violentó y se acostó con ella.

El amor y la lujuria son muy diferentes. Después de que Amnón violó a su media hermana, su «amor» se volvió odio. Si bien él decía estar enamorado, realmente estaba sujeto a la lujuria. El amor es paciente, la lujuria requiere de una satisfacción sexual inmediata. El amor es benigno, la lujuria es cruel. El amor no busca lo suyo, la lujuria sí. Usted puede leer acerca de las características del verdadero amor en 1 Corintios 13. La lujuria puede parecer amor al principio, pero cuando se expresa físicamente produce amargura y odio hacia la otra persona. Si usted no puede esperar, lo que siente no es verdadero amor.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Nunca te desanimes

El único sobreviviente de un naufragio llegó a la playa de una diminuta y deshabitada isla. Pidió fervientemente a Dios ser rescatado, y cada día escudriñaba el

Artículo Completo

Clemente de Alejandría

Muy distintos son los intereses y la teología de Clemente de Alejandría. Al parecer, Clemente era natural de Atenas, la ciudad que durante siglos había sido famosa

Artículo Completo

Los diez mandamientos

A veces la gente se acostumbra a lo que ve en las películas y termina olvidando la verdadera historia – dice un amigo, mientras contemplamos juntos el

Artículo Completo

La vida es corta

Un conferencista, al explicar el manejo del estrés a la audiencia, levantó un vaso de agua y preguntó: «¿Cuán pesado este vaso de agua?» Las respuestas dadas

Artículo Completo