Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

2 de Reyes 8: La sunamita recupera sus bienes

Hazael se fue a llevar su mensaje a Benhadad. Al siguiente día el rey murió, evidentemente asfixiado por Hazael, aunque el texto en heb. no lo especifica con claridad. Es probable que el paño, usado para bañarse, estuviera hecho de un tejido grueso parecido a un mosquitero, de manera que cuando estaba mojado, el aire no pasaba. Otras posibles causas de su muerte fueron suicidio o una muerte accidental. Como quiera, cumpliendo la palabra profética por segunda vez aquí, Hazael reinó en su lugar. ¿Sembró el profeta una idea en la mente de Hazael que dio fruto? ¿Sabía Eliseo que el sirio quería ser el rey y ya estaba haciendo planes para asesinar a Benhadad? Aunque no sabemos todo con certeza, al fin se cumplió el plan universal de Dios. Este episodo aclara la causa de la crisis nacional de Israel que se avecinaba; ya que Dios lo envió, se acentuaba la verdad de que Israel no tenía ninguna garantía del favor divino.

El dilema político en Judá empeora, pero se encamina hacia el cumplimiento de la palabra profética. En Judá, Joram, hijo de Josafat, heredó el trono a los 32 años. Es probable que su padre haya arreglado su matrimonio con Atalía, hija de Acab de Israel, con el fin de hacer las paces entre los dos países. Evidentemente, debido a la influencia de ella, la adoración de Baal fue una práctica que maldijo los reinados de su esposo y luego de su hijo Ocozías.

El reinado de ocho años de Joram en Judá se caracterizó por tres derrotas importantes, y cada una tuvo un desenlace trágico. La primera por su mala política religiosa. Se dejó influir hacia el baalismo por su esposa, una descendiente de Acab. Se conservó intacto a Judá solo por la promesa a David de siempre tener una lámpara encendida; entonces se debía solo a la gracia de Dios.

La segunda fue la rebelión de Edom, el territorio al sur del mar Muerto. A pesar de una excursión militar a Zaír, un lugar cerca de la frontera entre Judá y Edom (posiblemente Zoar) para aplacar la insurrección que resultó en una victoria temporaria, Joram no pudo detener la independencia de ese territorio y la formación de su primera monarquía a partir de las conquistas de David. Desmoralizados, los soldados israelitas regresaron a sus casas en derrota.

La tercera cuando Libna, la pequeña ciudad real de los cananeos en la frontera sudoeste de Judá cerca de Filistea, también logró su independencia, demostrando así la completa impotencia del rey. Todos estos datos hacen claro que Judá recordaba a Joram principalmente por dos razones, su apostasía y su impotencia militar. Se narra su terrible muerte a la edad de 40 años en 2 de Crónicas 21:12-15 y su exclusión de la tumba real.

Al heredar el trono Ocozías hijo de Joram de Judá y de Atalía, nieta de Omri de Israel e hija de Acab, siguió la política religiosa baalista de la familia de Acab en Judá por un año. Ocozías como aliado de Joram de Israel se unió con este para pelear contra Hazael de Siria. En el combate en Ramot (“altura”) de Galaad, al este del río Jordán, Joram fue herido y se retiró a Jezreel para curarse. Ocozías visitó a su aliado enfermo en ese pueblo de Israel y los dos fueron asesinados por Jehú.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.

  • Job 5: Al necio lo mata la ira

    Job 5:14 De día tropiezan con tinieblas; a mediodía andan a tientas, como de noche. Job 5:15 Él libra de…
  • Jeremías 4: La amargura

    Jeremías 4:19 ¡Mis entrañas, mis entrañas! Me duelen las fibras de mi corazón; mi corazón se agita dentro de mí;…
  • Isaías 4: La purificación y gloria de Sion

    La purificación y gloria de Sion El paso de la sección anterior a la presente es abrupto. Aparentemente no tiene…
  • El sembrador

    En 1930 un joven viajero exploraba los Alpes Franceses. Llegó a una vasta extensión de tierra estéril. Estaba desolada. Era…