Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

2 de Reyes 7: Oíd la palabra de Jehová

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Eliseo respondió con la palabra profética esperanzadora informándole de que el hambre terminaría el siguiente día. La señal sería una bajada de precios en el mercado. En ese momento el precio de la cebada era el doble lo normal. Un oficial incrédulo que acompañó al rey desafió la palabra profética, y como consecuencia Eliseo respondió con otra palabra profética; ese mismo incrédulo que dudaba de las promesas de Dios sería testigo de su cumplimiento, pero no se beneficiaría de ello.

Mientras tanto, cuatro leprosos cerca de la entrada de la ciudad llegaron a la conclusión de que tendrían la misma posibilidad de sobrevivir en el campamento de los sirios que en la sombra de los morros de Samaria. Por lo tanto, al anochecer, se fueron a los cuarteles del enemigo y los encontraron desiertos. Debido a un ruido de guerra que implicaría un ejército enemigo que venía del norte —heteos— y otro del sur —egipcios— con pánico el ejército sirio huyó al este hacia el río Jordán, abandonando todas sus provisiones, armas y tiendas de campaña intactas o en el camino al Jordán. Al principio, los leprosos con voracidad se apresuraron a recoger de la abundancia para sí, pensando solamente en sí mismos; luego recapacitaron, reconociendo que sus actos egoístas no estaban bien.

En seguida fueron al rey de Israel para comunicarle la buena noticia, pero este sospechaba una emboscada de parte del enemigo. Luego, a sugerencia de un oficial, envió cinco hombres a caballo para espiar el paradero de los sirios. La investigación confirmó el informe de los leprosos. El pueblo, al darse cuenta de la situación cambiada, se apresuró a salir, empeñado en saquear el campamento. De manera que se cumplió la palabra profética dos veces: se vendían los alimentos al precio barato predicho por el Señor, y el oficial que fue testigo de aquello no sobrevivió para beneficiarse de él, pues la gente lo atropelló en la entrada de la cuidad. Note que fueron los desechados de la sociedad los que llevaron la buena noticia del rescate; se castigó al incrédulo por su escepticismo; las multitudes que recibieron la buena noticia con fe, recibieron la rica bendición de una vida nueva inmediata; así se defiende el honor del profeta, porque el castigo seguro esperó al burlador.

Una vez más se recalca la impotencia del gobierno para resolver un problema agobiante, frente al poder divino que sí puede hacerlo. Por medio de su profeta y su palabra, Jehová dio la victoria. El cambio de fortuna de los pobres hambrientos no dependía de una revolución política, sino que se logró por medio de la guerra santa lidiada exclusivamente por el Señor. La gente pobre pisoteó a los opresores como resultado de la distribución de las bendiciones de Dios y de la falta de fe del oficial.

Este relato nos enseña cómo confrontar y sobrevivir a una hambruna. El hambre en las vidas de las personas varía, porque puede ser hambre, de alimento, de la palabra de Dios, de espíritu, de valor, de esperanza, de amistad, de paciencia o de justicia. Puede tocar todos los niveles de la sociedad; no existe solución en la política excepto cuando el poder de Dios logra compenetrarla. A veces el Estado considera al profeta de la palabra de Dios como un enemigo de manera que se tenga que buscar protección; impera, entonces, la necesidad de esperar en Jehová a que su ayuda llegue en el momento divino en la forma apropiada.

Dentro de la providencia de Señor su palabra de esperanza quiebra la desesperación y el hambre de los que no dudan; los que esperan en el Señor verán que Dios gobierna y resuelve situaciones imposibles para otros. Hay que esperar, hay que escuchar y creer las promesas de Dios que puedan ser cumplidas aun por la suerte de unos leprosos miserables; hay que confiar porque nuestro Dios presta atención a los pobres; utiliza a los despreciables para una renovación de un porvenir que está fuera del alcance de un gobernante lastimoso.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Sólo se necesita miedo

Había un rey de corazón puro y muy interesado por la búsqueda espiritual. A menudo se hacía visitar por yoguis y maestros místicos que pudieran

Artículo Completo

La autenticidad

¿Tiene el nombre tanto significado e importancia? ¡Muchísimo! La Xerox Corporation tiene establecido un programa protector para evitar que su nombre se convierta en un

Artículo Completo

Habilidad

Hace unos días estaba en mi carro, haciendo diligencias del cotidiano vivir.  Con el tranque vehicular que se ve en muchas ciudades, no está de

Artículo Completo