2 de Reyes 25: La conquista de Jerusalén por Nabucodonosor

Sé leal a todos aquellos que elSeñor ponga a tu cuidado. Comprende que elSeñor te recompensará por tu lealtad.

Evita burlarte o criticar a quienes Dios ha escogido para el liderazgo y el ministerio.

6) Lecciones para líderes Dios tiene en alta estima a los líderes que levanta entre su pueblo y quiere que su ministerio sea fructífero. Un liderazgo efectivo fluye de quienes Dios ha ungido. Esto también se aplica a quienes sirven bajo tu dirección. Los líderes no deben atribuirse el crédito de lo que Dios ha hecho a través de su ministerio.

Líderes, confiad en que Dios os tiene reservadas mayores bendiciones en vuestro ministerio. No os conforméis con resultados mediocres.

Líderes, confiad en que él Espíritu Santo obra en todos aquellos que ministran junto a vosotros.

Líderes, rechazad las alabanzas y honrad a Dios por los frutos de vuestro ministerio. Enseñad a los que sirven a vuestro lado a hacer lo mismo.

La conquista de Jerusalén por Nabucodonosor

Excepto por el incidente en relación con Gedalías, el contenido de este capítulo se repite en Jeremías 52, que sirve de apéndice de las profecías de dicho profeta. En forma sistemática narra el desenlace de los diferentes sectores de la sociedad de Jerusalén posterior a su caída en el 587/6 a. de J.C.: el rey Sedequías, la ciudad, el templo (vv. 13-17), la gente todavía viviendo en Jerusalén, los demás habitantes de Judá y finalmente el rey Joaquín en el exilio. Está claro que todos los símbolos religosos, civiles y militares, o fueron destruidos o, si sobrevivieron, como los utensilios del templo y el rey, se encontraban en Babilonia. De manera que aunque Judá estaba en total ruina, los símbolos de la fe y la esperanza perduraron en Babilonia.

En el noveno año de su reinado Nabucodonosor, rey de Babilonia, llegó a Jerusalén con su ejército para asediarla. A pesar de su uso de las tácticas más modernas de guerra, el sitio de la ciudad duró casi dos años hasta que los alimentos de la última cosecha se acabaron y el hambre apretaba a la ciudad y su fuerza de voluntad para pelear se debilitó. Luego, cuando el ejército enemigo abrió una brecha en el muro (probablemente en el norte, por ser el más débil), con cobardía Sedequías, con sus tropas, escapó de noche por un portoncito en el muro, al sudeste de la ciudad junto al jardín del rey, que les daba entrada al valle de Quedrón. Se dirigió hacia el Arab. No logró escapar, pues el ejército de Nabucodonosor los alcanzó en las llanuras áridas al este de Jericó y todos se dispersaron en confusión. Irónicamente capturaron a Sedequías, el último de los reyes davídicos, donde los primeros israelitas entraron en la tierra prometida. Después, en Ribla, un centro administrativo y militar en el norte del valle del Líbano sobre el río Orontes, por el rompimiento de su promesa de lealtad Nabucodonosor lo sentenció a ver degollados a sus hijos, a sacarle los ojos, a aprisionarlo con cadenas de bronce y a llevarlo a Babilonia. (La ceguera era un castigo común para esclavos rebeldes en el Cercano Oriente en la antigüedad. Ezequiel menciona su muerte en Babilonia)

Las naciones florecen y desaparecen  Hay personas que creen que las naciones siguen el mismo proceso de desarrollo del ser humano, comenzando con el nacimiento, la niñez, la adolescencia, la juventud y la adultez. Después comienza el descenso a la senectud y la muerte.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario