2 de Reyes 23: La reforma de Josías

2 de Reyes 23:16 Cuando regresó Josías y vio los sepulcros que estaban allí en el monte, mandó sacar los huesos de los sepulcros y los quemó sobre el altar para contaminarlo, conforme a la palabra de Jehová que había proclamado el hombre de Dios, el cual había anunciado estas cosas.

2 de Reyes 23:17 Después dijo: –¿Qué monumento es este que veo? Los de la ciudad le respondieron: –Este es el sepulcro del hombre de Dios que vino de Judá y profetizó estas cosas que tú has hecho sobre el altar de Bet-el.

2 de Reyes 23:18 El rey dijo: –Dejadlo; que nadie mueva sus huesos. Así fueron preservados sus huesos y los huesos del profeta que había venido de Samaria.

2 de Reyes 23:19 Josías quitó también todos los templos de los lugares altos que estaban en las ciudades de Samaria, los cuales habían hecho los reyes de Israel para provocar a ira, e hizo con ellos como había hecho en Bet-el.

2 de Reyes 23:20 Mató además sobre los altares a todos los sacerdotes de los lugares altos que allí estaban y quemó sobre ellos huesos humanos, y volvió a Jerusalén.

Josías profanó el altar de Jeroboam y luego lo demolió. También destruyó los templos (v. 19) y ejecutó a los sacerdotes paganos

2 de Reyes 23:21 Josías celebra la Pascua (2 Cr 35.1-19) Entonces el rey ordenó a todo el pueblo: «Celebrad la Pascua a Jehová, vuestro Dios, conforme a lo que está escrito en el libro de este pacto».

2 de Reyes 23:22 No había sido celebrada tal Pascua desde los tiempos en que los jueces gobernaban a Israel, ni en todos los tiempos de los reyes de Israel y de los reyes de Judá.

2 de Reyes 23:23 En el año dieciocho del rey Josías se celebró aquella Pascua a Jehová en Jerusalén.[k]

Josías no sólo erradicó las cosas malas, sino también estableció cosas buenas. Restableció la Pascua de una forma como ningún otro rey de Judá o Israel había hecho antes.

Cuando Josías volvió a descubrir la Pascua en el libro del pacto, ordenó a todo el mundo que observara las ceremonias exactamente como estaban escritas. Esta festividad de la Pascua debió haberse celebrado todos los años como recordatorio de la liberación de toda nación de su esclavitud en Egipto, pero no se observó durante muchos años. Como consecuencia, «no había sido hecha tal Pascua desde los tiempos en que los jueces gobernaban a Israel, ni en todos los tiempos de los reyes de Israel y de los reyes de Judá». Es un malentendido común que Dios está en contra de la celebración, y que quiere quitarnos toda la diversión de nuestra vida. En realidad, Dios quiere que tengamos vida en abundancia y aquellos que lo aman tienen todo para celebrarlo.

2 de Reyes 23:24 Persiste la ira de Jehová contra Judá Josías barrió asimismo a los encantadores, adivinos y terafines, y todas las cosas abominables que se veían en la tierra de Judá y en Jerusalén, para cumplir las palabras de la Ley que estaban escritas en el libro que el sacerdote Hilcías había hallado en la casa de Jehová.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario