2 de Reyes 18: Judá hasta el exilio en Babilonia

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

El profeta Isaías contestó con palabras proféticas mesuradas. Primero, lo animó a no tener miedo de las amenazas (comp. el mismo mensaje durante otras situaciones difíciles en los casos de Abraham, la guerra santa y el nacimiento de Jesús. Segundo, lo animó asegurándole que debido a un rumor y un espíritu dentro de Senaquerib, el rey de Asiria regresaría a su propio país donde lo asesinarían. Probablemente, el espíritu se refiere a uno de temor e incertidumbre para reemplazar su exceso de autoconfianza y soberbia, aunque en otros casos se trataba de un espíritu mentiroso en las bocas de 400 profetas el que llevó a Acab a su muerte en Ramotgalaad y de un espíritu malo que afligía a Saúl. Estas palabras proféticas demostraron claramente que Dios había escuchado el insulto y actuaría de acuerdo a ese hecho.

El prisma de Senaquerib

En el prisma hexagonal de arcilla, de 375 mm. de altura, se narran ocho campañas militares de Senaquerib. Veamos lo que narra sobre la toma de Jerusalén: “En cuanto a Ezequías, el judío, que no se inclinó para someterse a mi yugo, asedié cuarenta y seis de sus ciudades fortificadas e innumerables pueblos más pequeños en su vencindario y los conquisté descendiendo por rampas de tierra, luego ultizando arietes, con el asalto de soldados a pie, con brechas, túneles y operaciones de zapa. Hice salir de ellos 200.150 personas, jóvenes y viejos, hombres y mujeres, innumerables caballos, mulas, asnos, camellos, ganado grande y pequeño, y los consideré como botín de guerra. A él lo aprisioné como pájaro enjaulado en Jerusalén, su ciudad real. Puse puestos de vigía alrededor de la ciudad y volví en desastre a cualquiera que saliera por la puerta de la ciudad. Las ciudades que saqueé las separé de su tierra, dándoselas a Mitinti, rey de Gaza, y así reduje su territorio. Además, establecí sobre él un incremento en la cantidad a entregar como regalos para mi señorío, además del antiguo tributo, que se entrega anualmente. En cuanto a Ezequías, el terrible esplendor de mi señorío lo abrumó, y me envió luego a Nínive, mi ciudad señorial, las tropas regulares e irregulares que había él traído para reforzar a Jerusalén, su ciudad real, y había obtenido para su protección junto con 30 talentos de oro, 300 talentos de plata, piedras preciosas, antimonio, grandes bloques de piedra roja, divanes (incrustados) de marfil, sillones de marfil, cuero de elefantes, colmillos de elefantes, madera de ébano, madera de boj, toda clase de tesoros valiosos, al igual que sus hijas, concubinas, músicos varones y hembras. Envió un mensajero personal para entregar el tributo y rendir pleitesía de esclavo”.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Jesús es la luz del mundo

El argumento de este pasaje es complicado y difícil, pero sigue tres líneas principales. (i) Primero, los judíos insistieron en que una afirmación como la

Artículo Completo