2 de Reyes 17: El castigo de Samaria

2 de Reyes 17:24 Repoblación de Samaria El rey de Asiria llevó gente de Babilonia, de Cuta,[m] de Ava, de Hamat y de Sefarvaim, y la puso en las ciudades de Samaria, en lugar de los hijos de Israel. Así ocuparon Samaria y habitaron en sus ciudades.

El sacar a los israelitas e introducir extranjeros era la política de restablecimiento de Asiria para prevenir revueltas. El esparcir a los cautivos a lo largo de Asiria evitaba que se unieran, y al repoblar Israel con cautivos extranjeros hacía difícil que los israelitas restantes se unieran también. A esta mezcla de gente establecida en Israel se la llamó «samaritanos». Fueron despreciados por los judíos, aún durante los días de Jesús

Para prevenir la resistencia, los asirios deportaron a las tribus de Israel y las mezclaron con otras etnias minoritarias. Los matrimonios mixtos entre israelitas y extranjeros dieron lugar al surgimiento de los de Samaria. Los samaritanos eran odiados por los habitantes de Judá en época de Esdras, así como por los judíos del tiempo de Jesús.. Los asirios permitieron a los sacerdotes israelitas enseñar el culto de Jehová. Pero en lugar de convertir a otros y confirmar la fe del pueblo cautivo, la actividad de los sacerdotes condujo al sincretismo (la fusión de diferentes creencias y prácticas religiosas). Aunque hubo varios representantes de Israel que retornaron a Jerusalén con Zorobabel, nunca tuvo lugar un retorno organizado de estas diez tribus.

2 de Reyes 17:25  Pero aconteció al principio, cuando comenzaron a habitar allí, que como no temían a Jehová, él envió contra ellos leones que los mataban.

2 de Reyes 17:26  Entonces dijeron al rey de Asiria: «Las gentes que tú trasladaste y pusiste en las ciudades de Samaria no conocen la ley del Dios de aquella tierra,[n] y él ha echado en medio de ellos leones que los matan, porque no conocen la ley del Dios de la tierra».

2 de Reyes 17:27  Y el rey de Asiria ordenó: «Llevad allá a alguno de los sacerdotes que trajisteis de ese lugar, que vaya y habite allí y les enseñe la ley del Dios del país».

Los nuevos pobladores de Israel adoraban a Dios sin dejar sus costumbres paganas. Adoraban a Dios para apaciguarlo en vez de hacerlo para agradarle, tratándolo como si fuera un amuleto de buena suerte o como otro ídolo para añadir a su colección. Una actitud similar es común en la actualidad. Mucha gente dice creer en Dios mientras que se niega a dejar las actitudes y acciones que Dios denuncia. Dios no puede ser sumado a los valores que ya tenemos. El debe estar en primer lugar, y su Palabra debe moldear todas nuestras acciones y actitudes.

2 de Reyes 17:28  Entonces uno de los sacerdotes que se habían llevado cautivo de Samaria, fue y habitó en Bet-el, y les enseñó cómo habían de temer a Jehová.

2 de Reyes 17:29  Pero cada nación se hizo sus dioses en la ciudad donde habitaba, y los pusieron en los templos de los lugares altos que habían construido los de Samaria.

Israel fue conquistado debido a que perdió la visión del único Dios verdadero y del porqué era importante seguirlo. Cuando conquistaban una tierra, se les había dicho que destruyeran todas las influencias paganas que pudieran alejarlos de Dios. El no haber hecho eso trajo su ruina. Ahora enfrentaban una mayor afluencia de dioses de los muchos pueblos paganos que se habían mudado a la tierra.

Israel llevado al cautiverio:   Finalmente los pecados del pueblo de Israel lo alcanzaron. Dios permitió que Asiria lo derrotara y dispersara al pueblo. Fueron llevados en cautiverio, tragados por el poderoso y malvado Imperio Asirio. El pecado siempre acarrea disciplina y las consecuencias de ese pecado son en ocasiones irreversibles.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario