Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

2 de Reyes 17: El castigo de Samaria

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

2 de Reyes 17:1  Caída de Samaria y cautiverio de Israel.  En el año duodécimo de Acaz, rey de Judá, Oseas hijo de Ela comenzó a reinar en Samaria sobre Israel. Reinó nueve años,

Reyes retorna ahora a Israel para referirse a su último rey, Oseas , quien representó a la novena y última dinastía. En su relativamente breve historia (duró algo más de doscientos años), el reino del norte tuvo 19 monarcas y 9 dinastías; y todos sus reyes fueron malvados.

2 de Reyes 17:2  e hizo lo malo ante los ojos de Jehová, aunque no como los reyes de Israel que habían sido antes de él.

2 de Reyes 17:3  Salmanasar, rey de los asirios,[a] subió contra Oseas, quien fue hecho su siervo y le pagaba tributo.

El rey Salmanasar era probablemente Salmanasar V, el que llegó a ser rey de Asiria después de Tiglat-pileser (727-722 a.C.). Continuó demandando grandes tributos de Israel. Oseas, el rey de Israel, decidió rebelarse en contra de Asiria y unir fuerzas con el rey So de Egipto. Esto no sólo fue una acción muy tonta, sino que además iba en contra de los mandatos de Dios. Para destrui r esta conspiración, Salmanasar atacó y sitió a Samaria durante tres años. Pero antes de que Samaria cayera, Salmanasar murió. Su sucesor, Sargón II, se acreditó el triunfo por la captura de la ciudad, destruyendo la nación de Israel y llevando cautiva a su gente.

2 de Reyes 17:4  Pero el rey de Asiria descubrió que Oseas conspiraba, pues había enviado embajadores[b] a So,[c] rey de Egipto, y no pagó tributo al rey de Asiria, como lo hacía cada año, por lo que el rey de Asiria lo detuvo y lo encerró en la casa de la cárcel.

2 de Reyes 17:5  Luego el rey de Asiria invadió todo el país y sitió a Samaria, y estuvo sobre ella tres años.

2 de Reyes 17:6  En el año nueve de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria y llevó a Israel cautivo a Asiria.[d] Los estableció en Halah, en Habor junto al río Gozán, y en las ciudades de los medos.[e]

El monarca asirio Salmanasar (727-722 a.C.) inició el sitio de Samaria, pero se cree que su sucesor, Sargón II (722-705 a.C.) fue quien tomó la ciudad y se llevó cautivos a sus habitantes. De manera que el reino de Israel desapareció aproximadamente en el 722 a.C. y su pueblo fue llevado a la cautividad por Asiria.

Esta fue la tercera y última invasión de Asiria a Israel. (Las primeras dos invasiones están registradas en 15.19 y 15.29.) La primera oleada fue sólo una advertencia para Israel: para evitar ataques posteriores, paga y no te rebeles. El pueblo debió haber aprendido la lección y vuelto a Dios. Al no hacerlo, Dios permitió que Asiria los invadiera otra vez, esta vez llevándose algunos cautivos de la frontera norte. Pero el pueblo continuó sin tomar conciencia de que ellos habían causado sus propios problemas. Así, Asiria invadió por tercera y última vez, destruyendo a Israel completamente, llevándose a la mayor parte de su gente y repoblando la tierra con extranjeros.

Dios estaba cumpliendo lo que había prometido (Deuteronomio 28). Había advertido a Israel lo suficiente, ellos sabían lo que vendría, pero aun así ignoraron a Dios. Ahora Israel no era mejor que las naciones paganas que había destruido en los días de Josué. La nación se había vuelto amargada y rechazó su propósito original: honrar a Dios y ser una luz para el mundo.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La esperanza de un sueño

Un pequeño gusano caminaba un día en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un chapulín, quien al verlo, intrigado preguntó: — ¿Hacia donde te

Artículo Completo

El Culto Cristiano

Lo que sabemos del culto cristiano nos da una idea del modo en que aquellos cristianos de los primeros siglos percibían y experimentaban su fe. En efecto,

Artículo Completo

Dios, ¿eres real?

Dios, ¿eres real? –susurró el niño. Durante mucho tiempo, a su pequeña edad, había comenzado a preguntarse el por qué de las cosas. A cada momento le

Artículo Completo

La rosa y el sapo

Había una rosa muy bella, se sentía una maravilla al saber que era la rosa más bella del jardín. Sin embargo un día se dio cuenta que

Artículo Completo