Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

2 de Reyes 15: Reinado de Azarías

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

2 de Reyes 15:1 Reinado de Azarías[a] (2 Cr 26.3-5,16-23) En el año veintisiete de Jeroboam, rey de Israel, comenzó a reinar Azarías hijo de Amasías, rey de Judá.[b]

Reyes retorna al reino meridional describiendo cómo Azarías se convirtió en el décimo gobernante en la historia de Judá. Este estableció allí uno de los más solidos reinados. Llegó al trono con 16 años y se mantuvo durante 52 años. Se recuerda a Azarías como el rey leproso, porque el Señor lo castigó con esa enfermedad por tolerar la idolatría. También se le llamaba Uzías. A su muerte, el profeta Isaías recibió una revelación especial de Dios.

Azarías también era conocido como Uzías. Su historia se relata con todo detalle en 2 Crónicas 26. Además, también se le menciona en Isaias 1:1 y 6.1. Antes del comienzo del reinado de Azarías, Israel destruyó ciento ochenta metros del muro de Jerusalén después de derrotar a Judá y llevarse a su rey, Amasías. Pero durante el reinado de cincuenta y dos años de Azarías, Judá reconstruyó el muro, volvió a fortificar la ciudad con armas en contra del bloqueo, y obtuvo su independencia de Israel. La devoción a Dios de Azarías ayudó a Judá a disfrutar de paz y prosperidad como no las había experimentado desde los días de Salomón. Durante este tiempo, sin embargo, Israel decayó drásticamente. Muy pronto sería vencido.

2 de Reyes 15:2 Cuando comenzó a reinar tenía dieciséis años,[c] y cincuenta y dos años reinó en Jerusalén. El nombre de su madre era Jecolías, de Jerusalén.

2 de Reyes 15:3 Hizo lo recto ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que su padre Amasías había hecho.

2 de Reyes 15:4 Con todo, los lugares altos no se quitaron, pues el pueblo aún sacrificaba y quemaba incienso en los lugares altos.

A pesar de que Azarías tuvo muchos logros, no destruyó los lugares altos, donde se encontraban los santuarios de Judá, de la misma manera que tampoco lo hicieron su padre Amasías y su abuelo Joás. Azarías imitó a los reyes de los cuales había escuchado historias y que había observado mientras crecía. Aun cuando el padre y el abuelo de Azarías fueron básicamente reyes buenos, eran modelos deficientes en ciertas áreas importantes. Para levantarnos por encima de la influencia de modelos deficientes, debemos buscar modelos mejores. Cristo nos provee un modelo perfecto. Sin importar cómo fue criado, ni quién influyó en su vida, usted puede avanzar más allá de esas limitaciones al tomar como ejemplo a Cristo y al tratar conscientemente de vivir como El lo hizo.

2 de Reyes 15:5 Pero Jehová hirió al rey con lepra,[d] y estuvo leproso hasta el día de su muerte. Habitó el rey en casa separada, y Jotam, su hijo, tenía el palacio a su cargo y gobernaba al pueblo.

Durante diez años Jotam cogobernó con su padre, Azarías. Padre e hijo gobernaban juntos por cualquiera de la siguientes razones:

(1) el padre era ya muy anciano y necesitaba ayuda;

(2) el padre deseaba entrenar al hijo para dirigir la nación;

(3) el padre estaba enfermo o en el exilio. Hubo muchos corregentes durante el período de los reyes: Asa/Josafat, Josafat/Joram, Azarías/Jotam, Joacaz/Jeroboam II, Ezequías/Manasés.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Jesús y la limosna

«No hagan sus buenas obras delante de la gente solo para que los demás los vean. Si lo hacen así, su Padre que está en el cielo

Artículo Completo

Todo obra para bien

Muchos años atrás, un campesino volvía a su casa a caballo luego de haber estado varios días en una fiesta en París. Mientras hacía su camino revivía

Artículo Completo

Un Amor así­

No siempre las cosas son como aparentan ser a los ojos del espectador. Esta es la historia de dos jóvenes adolescentes, de esos que a uno se

Artículo Completo