2 de Reyes 11: Atalía usurpa el trono

Al hacer tu Donativo recibirás vía Email el libro Vida de Jesús un Evangelio Armonizado. El más completo estudio de Los Evangelios en formato PDF. 1,662 páginas del texto Bíblico Comentado. Una vez hagas tu Donativo envíanos una nota por medio de nuestra Cadena de Oración con el Email al cual quieres recibir el libro.

2 de Reyes 11 -Atalía usurpa el trono

2 de Reyes 11:1 Atalía usurpa el trono. Cuando Atalía,[a] madre de Ocozías, vio que su hijo había muerto,[b] se levantó y destruyó toda la descendencia real.

Reyes vuelve a referirse a los acontecimientos de Judá. A la muerte de su hijo Ocozías, Atalía usurpó el trono de Judá y trató de consolidar su posición destruyendo toda la descendencia real . Entre todos los gobernantes de Judá, ella fue la única reina que asumió el poder y la más enérgica partidaria del culto a Baal.

Esta historia es la continuación de 9.27, donde Ocozías, el hijo de Atalía, fue muerto por Jehú. El intento de Atalía de matar a todos los hijos de Ocozías fue fútil, porque Dios había prometido que el Mesías nacería a través de la descendencia de David

2 de Reyes 11:2 Pero Josaba,[c] hija del rey Joram, hermana de Ocozías, tomó a Joás hijo de Ocozías y lo sacó furtivamente de entre los hijos del rey a quienes estaban matando, y junto con su nodriza lo ocultó de Atalía en el dormitorio, y de esta forma no lo mataron.

Gracias a la providencia de Dios, Joás se salvó de la traición de Atalía. Debido a la hábil y rápida acción organizativa del sacerdote Joiada , Joás se convirtió en el octavo rey de Judá y Atalía fue muerta.

2 de Reyes 11:3 Seis años estuvo escondido con ella en la casa de Jehová, mientras Atalía reinaba sobre el país.

Josaba fue la esposa de Joiada, el sumo sacerdote, así que el templo era un lugar práctico y natural para esconder al bebé Joás. Atalía, que amaba la idolatría, no tendría ningún interés en el templo.

2 de Reyes 11:4 Pero al séptimo año envió a llamar Joiada a los jefes de centena, capitanes y gente de la guardia, los metió consigo en la casa de Jehová. Hizo con ellos una alianza bajo juramento en la casa de Jehová, y les mostró al hijo del rey.

Parte de esta gente eran de las tropas mercenarias y posiblemente asociadas con los filisteos. Algunos eruditos piensan que ellos se establecieron en el sur de Palestina desde Creta.

2 de Reyes 11:5 Luego les mandó: «Esto es lo que habéis de hacer: la tercera parte de vosotros estará de guardia de la casa del rey el sábado.

2 de Reyes 11:6 Otra tercera parte estará a la puerta de Shur, y la otra tercera parte a la puerta del cuartel de la guardia; así guardaréis la casa, para que no sea allanada.[d]

2 de Reyes 11:7 Pero las dos secciones de vosotros que salen de guardia el sábado tendréis la guardia de la casa de Jehová, junto al rey.

2 de Reyes 11:8 Estaréis alrededor del rey por todos lados, cada uno con sus armas en la mano, y cualquiera que penetre en las filas, morirá. Acompañaréis al rey cuando salga y cuando entre».[e]

2 de Reyes 11:9 Los jefes de centenas hicieron todo como el sacerdote Joiada les había mandado. Cada uno tomó a los suyos, esto es, a los que entraban el sábado y a los que salían el sábado, y vinieron junto al sacerdote Joiada.

2 de Reyes 11:10 El sacerdote dio a los jefes de centena las lanzas y los escudos que habían pertenecido al rey David y estaban en la casa de Jehová.[f]

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte

Teología del plátano

Hace treinta años mi esposa Doris y yo vivimos en una finquita en Mata de Plátano de El Carmen, en Guadalupe, Costa Rica. Parte de

Leer Más >>
Aceptar el paquete

Aceptar el paquete

Hace algunos años llegó un extraño paquete al correo de Johannesburg, dirigido a Ted Beckman, en Sudáfrica, procedente de cierto lugar de Inglaterra. El empleado

Leer Más >>

El príncipe Feliz

La estatua del príncipe feliz dominaba la ciudad. Toda ella estaba revestida de láminas de oro, por ojos tenía dos diamantes y un gran rubí

Leer Más >>

Pequeñas manitas

Una familia se había comprado un auto nuevo, hermoso, se mirara por donde se mirara, el tapizado, el color… Todo. El padre amaba ese auto,

Leer Más >>