2 de Crónicas29: El reinado de Ezequías

2 de Crónicas29:32  El número de los holocaustos que la asamblea trajo fue de setenta bueyes, cien carneros y doscientos corderos; todos estos fueron para el holocausto al Señor.  

2 de Crónicas29:33  Y las cosas consagradas fueron seiscientos bueyes y tres mil ovejas.  

2 de Crónicas29:34  Pero los sacerdotes eran pocos, y no pudieron desollar todos los holocaustos; por eso sus hermanos los levitas los ayudaron hasta que se acabó la obra y hasta que los otros sacerdotes se hubieron santificado. Porque los levitas fueron más cuidadosos para santificarse que los sacerdotes.  

2 de Crónicas29:35  Y hubo también holocaustos en abundancia con grosura de las ofrendas de paz y con libaciones para los holocaustos. Así quedó restablecido el servicio de la casa del Señor.  

2 de Crónicas29:36  Entonces se regocijó Ezequías con todo el pueblo por lo que Dios había preparado para el pueblo, pues todo sucedió rápidamente.

El reinado de Ezequías, sus reformas y su liberación milagrosa

Ezequías reinó durante 29 años, del 726 al 697 a. de J.C. La preferencia del cronista por exaltar las virtudes espirituales de Ezequías se deja notar desde el comienzo de su narración. Su gobierno era la antítesis del de su padre.

En el campo religioso, sumergido en ruinas bajo Acaz, Ezequías recibe el crédito de ser un gran reformador. Su primera acción consistió en limpiar la casa de Dios y abrir sus puertas que habían permanecido cerradas por orden de Acaz. Luego realizó la celebración de la Pascua por todo Israel, y se ocupó en la reorganización del sistema sacerdotal y levítico para el ministerio en el templo. Estos logros resaltan como indicadores de un verdadero avivamiento espiritual en Judá.

En el terreno de la política, donde tuvo menos éxito, Ezequías consolidó la libertad y el bienestar para todo su reino. El pasaje paralelo en el libro de 2 Reyes toca muy tangencialmente las reformas religiosas, pero trata detalladamente sus logros en el aspecto político.

Ezequías comenzó a reinar a la edad de 25 años. Los 29 años que duró su reinado incluyen los 15 años de vida prestada que Dios le concedió cuando se arrepintió. Estos 29 años incluyen también el período de corregencia después de la abdicación de Acaz su padre. Ezequías empezó a reinar en los últimos días del reino del norte. En efecto, la caída de Samaria en el 722 a. de J.C., que puso término a ese reino, ocurrió en el sexto año de su reinado.

El hizo lo recto ante los ojos de Jehová (v. 2a). Esta expresión ya familiar en el léxico del cronista, parece estar de acuerdo con el tenor de su narración. Los reyes buenos se caracterizaban por ameritar la frase del cronista: conforme a todas las cosas que había hecho su padre David (v. 2b). Confió en el Señor al punto que “ni antes ni después de él hubo otro como él entre todos los reyes de Judá” (2Ki_18:5).

La alusión al primer año de su reinado debe ser referencia al que siguió a su ascenso oficial en el 726 a. de J.C. en lugar del año en que saltó a la prominencia, dos años antes. Entre marzo y abril del 725 a. de J.C. abrió las puertas del templo y las reparó. Estas habían sido cerradas por Acaz. La reparación incluyó una cobertura de oro, según 2 de Reyeas 18:16.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario