2 de Crónicas29: El reinado de Ezequías

2 de Crónicas29:12  Entonces se levantaron los levitas: Mahat, hijo de Amasai, y Joel, hijo de Azarías, de los hijos de los coatitas; y de los hijos de Merari, Cis, hijo de Abdi, y Azarías, hijo de Jehalelel; y de los gersonitas, Joa, hijo de Zima, y Edén, hijo de Joa;  

2 de Crónicas29:13  de los hijos de Elizafán, Simri y Jeiel; y de los hijos de Asaf, Zacarías y Matanías;  

2 de Crónicas29:14  de los hijos de Hemán, Jehiel y Simei; y de los hijos de Jedutún, Semaías y Uziel.  

2 de Crónicas29:15  Y éstos reunieron a sus hermanos, se santificaron y entraron para limpiar la casa del Señor, conforme al mandamiento del rey según las palabras del Señor.  

2 de Crónicas29:16  Entraron los sacerdotes al interior de la casa del Señor para limpiarla, y sacaron al atrio de la casa del Señor toda la inmundicia que hallaron en el templo del Señor. Entonces los levitas la recogieron para llevarla fuera al torrente Cedrón.  

2 de Crónicas29:17  Comenzaron la santificación el primer día del mes primero, y el octavo día del mes entraron al pórtico del Señor; entonces santificaron la casa del Señor en ocho días, y terminaron el día dieciséis del mes primero.  

2 de Crónicas29:18  Y fueron al rey Ezequías, y le dijeron: Hemos limpiado toda la casa del Señor, el altar del holocausto con todos sus utensilios, y la mesa del pan de la proposición con todos sus utensilios.  

2 de Crónicas29:19  Además, todos los utensilios que el rey Acaz en su infidelidad había desechado durante su reino los hemos preparado y santificado, y he aquí, están delante del altar del Señor.  

2 de Crónicas29:20  Entonces el rey Ezequías se levantó temprano y reunió a los príncipes de la ciudad y subió a la casa del Señor.  

2 de Crónicas29:21  Y trajeron siete novillos, siete carneros, siete corderos y siete machos cabríos como ofrenda por el pecado del reino, por el santuario y por Judá. Y el rey ordenó a los sacerdotes, los hijos de Aarón, que los ofrecieran sobre el altar del Señor.  

A lo largo del Antiguo Testamento, el sacrificio era la forma que Dios designó para acercarse a El y para restaurar una correcta relación con El. La ofrenda por el pecado que ofreció Ezequías era un sacrificio de esos, ofrecido para pedir el perdón de Dios por los pecados no intencionados.

2 de Crónicas29:22  Mataron los novillos, y los sacerdotes recogieron la sangre y la esparcieron sobre el altar. También mataron los carneros y esparcieron la sangre sobre el altar; asimismo mataron los corderos y esparcieron la sangre sobre el altar.  

La sangre rociada sobre el altar representaba la inocencia del animal sacrificado que tomaba el lugar de la culpabilidad de la persona que hacía la ofrenda. El animal moría para que la persona pudiera vivir. Este ritual esperaba con interés el día cuando Jesucristo, el Hijo perfecto de Dios, sacrificaría su vida inocente en la cruz para que la humanidad pecadora y culpable pudiera salvarse del castigo que se merecía

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…