Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

2 de Crónicas 35: Celebración de la Pascua

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Celebración de la Pascua

¿Cuánta gracia divina más será suficiente para transformar el corazón de los pecadores? El creyente que ha depositado su confianza en Dios, mediante la persona de Jesucristo, el Hijo de Dios, tiene que apoyarse en la afirmación del testimonio del apóstol Pablo, cuando buscó liberación de un aguijón en la carne: «En cuanto a esto, tres veces he rogado al Señor que lo quite de mí; y me ha dicho: ‘Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en tu debilidad’. Entre tanto el creyente sea librado del cuerpo inclinado a pecar, debe bastarle esta gracia divina.

El profeta Jeremías, que había seguido de cerca el ministerio de reforma de Josías, da testimonio de que el pueblo seguía alejado de esa experiencia personal con Jehová. El pueblo se había entregado a un credo sin creer en el Dios vivo; era una entrega más externa que interna.

El cap. 35 se ocupa del tercer tema que cubrió el ministerio de Josías. La celebración de la Pascua en el año 18 de su reinado era la coronación de su programa de reforma religiosa, según la ley de Moisés (vv. 18, 19). En otras celebraciones de la Pascua, poca atención se había prestado a los detalles, como en la que se celebró bajo Ezequías en el segundo mes, en vez del primer mes y sin la adecuada purificación del pueblo.

La que Josías celebró se ceñía a la observancia estricta de las leyes mosaicas el 14 del mes primero. A los levitas encargados de la enseñanza les dio la orden de colocar el arca sagrada en el templo que edificó Salomón. Esta es una indicación de que los levitas habían sacado el arca del templo con el fin de protegerla; muy probablemente, durante los años de apostasía de Manasés y Amón. De esta acción se desprende la idea de que el arca habría llegado a su morada permanente, según el ideal de David.

El rey y la oficialidad del templo proveyeron de buena voluntad y con generosidad los animales para el sacrificio pascual. Por sobre la abundancia de detalles y el ornato registrado durante la conducción de las celebraciones, el cronista no hace mención alguna de que el pueblo experimentara un avivamiento espiritual. Muy frecuentemente, la programación rígida en los cultos al Señor resta la espontaneidad y el gozo resultantes en el creyente, cuando se encuentra adorando a Dios.

Asaron al fuego la carne de la víctima de la Pascua, según lo establecido. Solo el cronista asocia las ofrendas quemadas con la celebración de la Pascua. El evento tiene trascendencia porque, en la opinión del cronista, la última vez que se celebró la Pascua como lo estaba haciendo Josías tuvo lugar en el tiempo del profeta Samuel. En 2 de Reyes 23:22 se tiene la referencia a los días de los jueces que juzgaron Israel, y Samuel era uno de ellos.

Josías había terminado su obra de reparación del templo, cuando Necao, rey de Egipto, subió a combatir en Carquemis, junto al Eufrates. En el 609 a. de J.C., Necao trató de heredar el dominio del imperio asirio en el oeste. Nínive había sucumbido tres años antes. Los egipcios se oponían a las pretensiones de Babilonia de dominar sobre Asiria. Lo cierto fue que Josías estaba aliado con Babilonia en su oposición al dominio asirio. Mientras el enemigo de Necao era Babilonia, quería aislar a Josías en su campaña militar de Carquemis. Con este fin, Necao envió mensajeros a Josías.

Para sorpresa del mismo cronista, las palabras de Necao procedían de la boca de Dios. Si Josías hubiera sido sensible a la voz de Dios, habría preservado su vida. Lamentablemente, Josías había rechazado una profecía divina; de igual manera, los que rechazan la voz de Dios, sin importar quién sea la persona mediadora, podrán correr el mismo riesgo. ¿Por qué? Porque Dios puede hablar libremente fuera de los moldes ortodoxos familiares al pueblo de Dios, ya que él es mayor que el templo y Señor de la historia.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La tormenta

Cuentan que un día un campesino le pidió a Dios le permitiera mandar sobre la Naturaleza para que – según él – le rindieran mejor

Artículo Completo

Casa en venta

El dueño de un pequeño negocio , amigo del gran poeta Olavo Bilac, cierto día lo encontró en la calle y le dijo: Sr. Bilac,

Artículo Completo

Desayuno

Soy madre de 3 niños, de 14, 12 y 3 años, y acabo de terminar mi educación superior. La última asignatura que tuve fue Sociología.

Artículo Completo

Información por favor

Cuando yo era niño, mi padre tenía uno de los primeros teléfonos de nuestro vecindario. Recuerdo bien la vieja caja pulida clavada a la pared

Artículo Completo