Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

2 de Crónicas 34: El reinado de Josías y sus reformas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

2 de Crónicas 34:1  Josías tenía ocho años cuando comenzó a reinar, y reinó treinta y un años en Jerusalén.

El perfil de Josías se encuentra en 2 Reyes 24

2 de Crónicas 34:2  E hizo lo recto ante los ojos del Señor y anduvo en los caminos de su padre David; no se apartó ni a la derecha ni a la izquierda.

2 de Crónicas 34:3  Porque en el octavo año de su reinado, siendo aún joven, comenzó a buscar al  Dios de su padre David; y en el año doce empezó a purificar a Judá y a Jerusalén de los lugares altos, de las Aseras, de las imágenes talladas y de las imágenes fundidas.

En los días de Josías, se consideraba que los muchachos llegaban a ser hombres a la edad de doce años. A los dieciséis, Josías comprendió la responsabilidad de su oficio. Aun a esta corta edad, mostró más sabiduría que muchos de los reyes más adultos anteriores a él, debido a que decidió buscar a  Dios y a su sabiduría. No permita que su edad lo descalifique para servir a  Dios.

2 de Crónicas 34:4  Y derribaron en su presencia los altares de los baales; destrozó los altares del incienso que estaban puestos en alto, encima de ellos; despedazó también las Aseras, las imágenes talladas y las imágenes fundidas y las redujo a polvo, y lo esparció sobre las sepulturas de los que les habían ofrecido sacrificios.

2 de Crónicas 34:5  Entonces quemó los huesos de los sacerdotes sobre sus altares y purificó a Judá y a Jerusalén.

2 de Crónicas 34:6  Y en las ciudades de Manasés, Efraín, Simeón y hasta en Neftalí, y en sus ruinas alrededor,

2 de Crónicas 34:7  derribó también los altares y redujo a polvo las Aseras y las imágenes talladas, y destrozó todos los altares de incienso por todas las tierras de Israel. Y regresó a Jerusalén.

2 de Crónicas 34:8  Y en el año dieciocho de su reinado, cuando había purificado la tierra y la casa, envió a Safán, hijo de Azalía, y a Maasías, un oficial de la ciudad, y a Joa, hijo de Joacaz, escriba, para que repararan la casa del Señor su  Dios.

2 de Crónicas 34:9  Y vinieron ellos al sumo sacerdote Hilcías y le entregaron el dinero que había sido traído a la casa de  Dios, y que los levitas guardianes del umbral habían recogido de Manasés y de Efraín y de todo el remanente de Israel, y de todo Judá y Benjamín y de los habitantes de Jerusalén.

2 de Crónicas 34:10  Y lo entregaron en manos de los obreros que estaban encargados de la casa del Señor; y los obreros que trabajaban en la casa del Señor lo usaron para restaurar y reparar la casa.

2 de Crónicas 34:11  Ellos a su vez lo dieron a los carpinteros y a los constructores para comprar piedra de cantería y maderas para trabazones, y hacer vigas para los edificios que los reyes de Judá habían dejado que se arruinaran.

2 de Crónicas 34:12  Y los hombres hicieron el trabajo fielmente con capataces sobre ellos para dirigirlos: Jahat y Abdías, levitas de los hijos de Merari, y Zacarías y Mesulam, de los hijos de Coat, y de los levitas, todos los que eran hábiles con instrumentos musicales.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La carrera de sapos

Era una vez una carrera de sapos. El objetivo era llegar a lo alto de una gran torre. Había en el lugar una gran multitud. Mucha gente

Artículo Completo

La Torre del Arrepentimiento

En las cercanías de Hoddam Castle, Dumfrieshire (Escocia), había una torre llamada “La Torre del Arrepentimiento”. Se refiere que en cierta ocasión un barón inglés, al caminar

Artículo Completo

Los efectos del pecado

Una inolvidable interpretación silenciosa de la vida de Judas se encuentra en la magnífica catedral de Washington, la capital de los Estados Unidos. La barra de oración

Artículo Completo

Para ti, mamá y papá…

Tropecé con un extraño que pasaba y le dije “perdón”. El contesto “discúlpeme por favor; no la vi”. Fuimos muy educados, seguimos nuestro camino, nos despedimos. Más

Artículo Completo