Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

2 de Crónicas 28: El reinado de Acaz y su perversidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

2 de Crónicas 28:1  Acaz tenía veinte años cuando comenzó a reinar, y reinó dieciséis años en Jerusalén; pero no hizo lo recto ante los ojos del  Señor como su padre David había hecho,

2 de Crónicas 28:2  sino que anduvo en los caminos de los reyes de Israel; también hizo imágenes fundidas para los baales.

2 de Crónicas 28:3  Quemó además incienso en el valle de Ben-hinom, e hizo pasar a sus hijos por fuego, conforme a las abominaciones de las naciones que el  Señor había arrojado de delante de los hijos de Israel.

Imagínese la monstruosa maldad de una religión que ofrece a niños como sacrificios. Dios permitió que la nación fuera conquistada como respuesta a las malvadas prácticas de Acaz. Incluso en la actualidad, esta práctica no ha sido eliminada. El sacrificio de niños a los dioses crueles de la conveniencia, la economía y el capricho, continúa en instalaciones médicas esterilizadas, en números que asombrarían al malvado Acaz. Si debemos permitir que los niños vayan a Cristo, primero debemos permitirles que vengan al mundo.

2 de Crónicas 28:4  Y sacrificó y quemó incienso en los lugares altos, en los montes y debajo de todo árbol frondoso.

2 de Crónicas 28:5  Por lo cual el  Señor su Dios lo entregó en manos del rey de los arameos, que lo derrotaron, tomaron de él gran número de cautivos y los llevaron a Damasco. Y también él fue entregado en manos del rey de Israel, el cual lo hirió con gran mortandad.

2 de Crónicas 28:6  Porque Peka, hijo de Remalías, mató en Judá a ciento veinte mil en un día, todos hombres valientes, porque habían abandonado al  Señor, Dios de sus padres.

2 de Crónicas 28:7  Y Zicri, hombre poderoso de Efraín, mató a Maasías, hijo del rey, y a Azricam, mayordomo de la casa, y a Elcana, segundo después del rey.

2 de Crónicas 28:8  Y los hijos de Israel se llevaron cautivos de sus hermanos a doscientos mil, mujeres, hijos e hijas; y tomaron también mucho botín de ellos y se llevaron el botín a Samaria.

2 de Crónicas 28:9  Pero había allí un profeta del  Señor llamado Oded, y éste salió al encuentro del ejército que venía a Samaria, y les dijo: He aquí, porque el  Señor, Dios de vuestros padres, estaba airado con Judá, los ha entregado en vuestras manos, y los habéis matado con una furia que ha llegado hasta el cielo.

2 de Crónicas 28:10  Y ahora os proponéis subyugar a los hijos de Judá y de Jerusalén como esclavos y esclavas vuestros. ¿No tenéis ciertamente transgresiones de parte vuestra contra el  Señor vuestro Dios?

2 de Crónicas 28:11  Ahora pues, oídme, y devolved a los cautivos que capturasteis de vuestros hermanos, porque el furor de la ira del  Señor está contra vosotros.

2 de Crónicas 28:12  Entonces algunos de los jefes de los hijos de Efraín: Azarías, hijo de Johanán, Berequías, hijo de Mesilemot, Ezequías, hijo de Salum, y Amasa, hijo de Hadlai, se levantaron contra los que venían de la batalla,

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El Sabio y el Rey

Un Rey soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó llamar a un Sabio para que interpretase su sueño. ¡Qué desgracia, mi señor!» exclamó

Artículo Completo

Una broma del maestro

Había en un pueblo de la India un hombre de gran santidad. A los aldeanos les parecía una persona notable a la vez que extravagante. La verdad

Artículo Completo