2 de Crónicas 25: El reinado de Amasías

Al hacer tu Donativo recibirás vía Email el libro Vida de Jesús un Evangelio Armonizado. El más completo estudio de Los Evangelios en formato PDF. 1,662 páginas del texto Bíblico Comentado. Una vez hagas tu Donativo envíanos una nota por medio de nuestra Cadena de Oración con el Email al cual quieres recibir el libro.

2 de Crónicas 25:1  Amasías tenía veinticinco años cuando comenzó a reinar, y reinó veintinueve años en Jerusalén. El nombre de su madre era Joadán, de Jerusalén.

2 de Crónicas 25:2  E hizo lo recto ante los ojos del Señor, aunque no de todo corazón.

Exteriormente Amasías hizo lo correcto pero interiormente, a menudo, se resintió por lo que debía hacer. En el mejor de los casos, su obediencia fue con desgano. Cuando el profeta prometió la liberación de Dios, Amasías primero se quejó acerca del dinero que se había perdido (25.9). Valoró el éxito militar más que la voluntad de Dios. Debemos descubrir en nuestros corazones cualquier resistencia a obedecer a Dios y desarraigarla. El obedecer de mala gana no es la obediencia que Dios desea.

Joas

Todos los padres desean que sus hijos tomen decisiones correctas. Pero para hacerlo, los hijos deben aprender primero a tomar sus propias decisiones. Tomar decisiones equivocadas los ayuda a aprender a tomar las correctas. Si los padres deciden todo por sus hijos, anulan la capacidad de estos de tomar decisiones correctas cuando estén solos. Este problema afectó seriamente al rey Joás. Tuvo excelentes consejos, pero nunca creció. Se volvió tan dependiente de lo que se le decía que su eficacia se vio limitada a la calidad de sus consejeros.

Cuando Joás tenía un año, su abuela Atalía decidió dar muerte a todos sus descendientes en un intento desesperado por apoderarse del trono. Joás fue el único sobreviviente, rescatado y escondido por su tía Josaba y por su tío Joiada. El trabajo de Joiada como sacerdote hizo posible mantener oculto a Joás en el templo durante seis años. En ese momento, Joiada hizo los arreglos para derrocar a Atalía y coronar a Joás. Durante muchos años, Joiada tomó la mayor parte de las decisiones por Joás. Cuando murió el anciano sacerdote, fue sepultado en el cementerio de los reyes como un tributo por el papel que desempeñó.

Pero después de la muerte de Joiada, Joás no supo qué hacer. Escuchó consejos que lo llevaron a hacer el mal. Incluso, al poco tiempo, ordenó la muerte de Zacarías, hijo de Joiada. Después de algunos meses, el ejército de Joás fue totalmente derrotado por los sirios. Jerusalén se salvó sólo debido a que Joás despojó al templo de sus tesoros y los entregó como soborno. Finalmente, los propios oficiales del rey lo asesinaron. En contraste con Joiada, Joás no fue enterrado junto con los reyes, ni siquiera aparece en la lista de la genealogía de Cristo en el Nuevo Testamento.

Así como Joás fue tan dependiente de Joiada, hay muy poca evidencia de que alguna vez haya establecido una dependencia real con el Dios al que Joiada obedeció. Como muchos niños, el conocimiento que Joás tenía de Dios era de segunda mano. Era un comienzo, pero el rey necesitaba su propia relación con Dios para sobrevivir y rechazar los cambios en el consejo que recibió.

Sería muy fácil criticar el fracaso de Joás si no fuera por el hecho de que a menudo caemos en la misma trampa. ¿Cuán a menudo hemos actuado a la luz de un mal consejo sin considerar la Palabra de Dios?

Puntos fuertes y logros :

 — Llevó a cabo grandes reparaciones en el templo
 — Fue fiel a Dios mientras vivió Joiada

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte