2 de Crónicas 13: Reinado de Abías

Publicaciones realizadas por ángeles que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar

2 de Crónicas 13:10 Pero en cuanto a nosotros, Jehová es nuestro Dios y no lo hemos dejado; los sacerdotes que ministran delante de Jehová son los hijos de Aarón, y los que están en la obra son levitas,

2 de Crónicas 13:11 los cuales queman para Jehová los holocaustos cada mañana y cada tarde, y el incienso aromático; ponen los panes sobre la mesa limpia, y el candelabro de oro con sus lámparas para que ardan cada tarde; porque nosotros guardamos la ordenanza de Jehová, nuestro Dios, pero vosotros lo habéis dejado.

2 de Crónicas 13:12 Dios está con nosotros por jefe, y sus sacerdotes con las trompetas del júbilo para que suenen contra vosotros. Hijos de Israel, no peleéis contra Jehová, el Dios de vuestros padres, porque no prosperaréis». 

2 de Crónicas 13:13 Pero Jeroboam hizo tender una emboscada para atacarlos por la espalda; de modo que atacaron a Judá tanto de frente como por detrás.

2 de Crónicas 13:14 Cuando los de Judá miraron hacia atrás, se dieron cuenta de que los atacaban por el frente y por la espalda; por lo que clamaron a Jehová, mientras los sacerdotes tocaban las trompetas.

2 de Crónicas 13:15 Entonces los de Judá gritaron con fuerza; y al alzar ellos el grito de guerra, Dios desbarató a Jeroboam y a todo Israel delante de Abías y de Judá.

2 de Crónicas 13:16 Huyeron los hijos de Israel delante de Judá y Dios los entregó en sus manos.

2 de Crónicas 13:17 Abías y su gente hicieron una gran matanza; cayeron heridos quinientos mil hombres escogidos de Israel.

2 de Crónicas 13:18 Así fueron humillados los hijos de Israel en aquel tiempo, mientras los hijos de Judá prevalecían, porque se apoyaban en Jehová, el Dios de sus padres.

A pesar que eran superados en número por Israel, Judá ganó este conflicto al depender de la ayuda de Dios. Algunos reyes en la historia de Judá pusieron a Dios en primer lugar, pero ningún rey israelita siguió con firmeza a Dios. Todos siguieron la idolatría de Jeroboam o sirvieron a Baal. Como resultado de ello, Israel experimentó el juicio de Dios años antes de que lo hiciera Judá.

Judá tenía una ventaja: el templo, con sus sacerdotes y profetas leales y los sacrificios, permanecía en el reino del sur. Muchos de los reyes de Judá fueron buenos, al menos en alguna parte de su reinado. Cada vez que reinaba un rey idólatra, su gobierno era seguido por el de un rey que honraba a Dios, el cual reformaba la vida religiosa. Además, los reyes idólatras, por lo general, se mantuvieron en el poder por menos tiempo que los buenos. La consecuencia fue que la verdadera fe en Dios se hizo más fuerte y más profunda en Judá que en Israel, pero aun así no cumplía con las reglas de Dios.

2 de Crónicas 13:19 Persiguió Abías a Jeroboam, y le arrebató algunas ciudades: a Bet-el con sus aldeas, a Jesana con sus aldeas, y a Efraín[c] con sus aldeas.

2 de Crónicas 13:20 Así, nunca más tuvo poder Jeroboam en los días de Abías, pues Jehová lo hirió y murió.

2 de Crónicas 13:21 Pero Abías se hizo más poderoso. Tomó catorce mujeres y engendró veintidós hijos y dieciséis hijas.

2 de Crónicas 13:22 Los demás hechos de Abías, sus caminos y sus dichos, están escritos en la historia del profeta Iddo.[d]

Deja un Comentario. Tu opinión es valiosa para nosotros

Lionel Valentin Calderón

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Nuevo Testamento

Antiguo Testamento

Historias para Reflexionar

Desiderata

Anda plácidamente entre el ruido y la prisa, y recuerda qué paz puede haber en

Solicita Nuetro Boletín

Al enviar esta solicitud acepto los Términos y Condiciones de Bendiciones Cristianas