Salmo 66 Que toda la tierra glorifique a Dios

Salmo 66: Que toda la tierra glorifique a Dios

Salmo 66:1  Para el director del coro. Cántico. Salmo. Aclamad con júbilo a Dios, toda la tierra;

En los versículos 1-12 se oye el clamor de alegría de la congregación, mientras en los versículos 13-20 se alaba por medio del testimonio personal. El escritor recordaba la famosa historia cuando Dios rescató a los israelitas dividiendo en dos el Mar Rojo. Dios salvó a los israelitas entonces y sigue salvando a su pueblo en la actualidad.

Salmo 66:2  cantad la gloria de su nombre; haced gloriosa su alabanza.

Salmo 66:3  Decid a Dios: ¡Cuán portentosas son tus obras! Por la grandeza de tu poder, tus enemigos fingirán obedecerte.

Salmo 66:4  Toda la tierra te adorará, y cantará alabanzas a ti, cantará alabanzas a tu nombre. (Selah)

Salmo 66:5  Venid y ved las obras de Dios, admirable en sus hechos a favor de los hijos de los hombres.

Salmo 66:6  Convirtió el mar en tierra seca; cruzaron el río a pie; regocijémonos allí en El.

Salmo 66:7  El domina con su poder para siempre; sus ojos velan sobre las naciones; no se enaltezcan los rebeldes. (Selah)

Salmo 66:8  Bendecid, oh pueblos, a nuestro Dios, y haced oír la voz de su alabanza.

Salmo 66:9  El es quien nos guarda con vida, y no permite que nuestros pies resbalen.

Salmo 66:10  Porque tú nos has probado, oh Dios; nos has refinado como se refina la plata.

Probaste : Esta idea se refleja en 1 de Pedro 1:7, donde el sufrimiento se ve como algo que tiene valor en el proceso de maduración y disciplina del creyente.

Salmo 66:11  Nos metiste en la red; carga pesada pusiste sobre nuestros lomos.

Salmo 66:12  Hiciste cabalgar hombres sobre nuestras cabezas; pasamos por el fuego y por el agua, pero tú nos sacaste a un lugar de abundancia.

De la misma manera en que el fuego refina la plata en el proceso de fundición, las pruebas refinan nuestro carácter. Nos proporcionan una sabiduría nueva y mucho más profunda para nuestra vida, ayudándonos a discernir la verdad de la falsedad y nos capacita con la disciplina necesaria para llevar a cabo lo que sabemos que es bueno. Sobre todo, estas pruebas nos ayudan a darnos cuenta de que la vida es un regalo de Dios que debe apreciarse, no un derecho que debe darse por concedido.

Salmo 66:13  Entraré en tu casa con holocaustos; a ti cumpliré mis votos,

Salmo 66:14  los que pronunciaron mis labios y habló mi boca cuando yo estaba en angustia.

Salmo 66:15  Te ofreceré holocaustos de animales engordados, con sahumerio de carneros; haré una ofrenda de bueyes y machos cabríos. (Selah)

La gente a menudo hace pactos con Dios, diciendo: «Si me curas (o me liberas de este caos), te obedeceré por el resto de mi vida». Sin embargo, en cuanto se recupera, a menudo se olvida del voto y vuelve a surgir su viejo estilo de vida. Este escritor hizo una promesa a Dios, pero recordó la promesa y pagó su voto. Dios siempre cumple sus promesas y quiere que sigamos su ejemplo. Sea cuidadoso en cumplir lo que haya prometido.

Salmo 66:16  Venid y oíd, todos los que a Dios teméis, y contaré lo que El ha hecho por mi alma.

Salmo 66:17  Con mi boca clamé a El, y ensalzado fue con mi lengua.

Salmo 66:18  Si observo iniquidad en mi corazón, el Señor no me escuchará.

Constantemente debemos confesar nuestros pecados debido a que seguimos haciendo el mal. Pero la confesión requiere que escuchemos a Dios y deseemos dejar de hacer lo que no le agrada. David confesó su pecado y oró: «Líbrame de los [errores] que me son ocultos. Preserva también a tu siervo de las soberbias». Si nos negamos a arrepentirnos, si abrigamos y acariciamos ciertos pecados, se levanta un muro entre nosotros y Dios. Quizás no podamos confesar todos los pecados que cometimos, pero nuestra actitud hacia la vida debe ser de confesión y obediencia.

Salmo 66:19  Pero ciertamente Dios me ha oído; El atendió a la voz de mi oración.

Salmo 66:20  Bendito sea Dios, que no ha desechado mi oración, ni apartado de mí su misericordia.

Alabanza por los hechos de dios

Primero se alaba a Dios por sus maravillas en toda la tierra, después por sus actos en su propio pueblo, Israel y finalmente en la vida del salmista. Algunos sugieren que originalmente eran dos salmos, pues los versículos 1-12 son un himno colectivo de alabanza, pero los versículos 13-20 son una oración de acción de gracias individual. Sin embargo, se notan varias palabras y frases que unen las dos partes.

Así el Salmo presenta una combinación de la alabanza de la comunidad y la del individuo. El adorador viene al templo donde hay muchos otros de la comunidad adorando a Dios. Así el salmista participa en la alabanza comunitaria y en este contexto presenta su sacrificio y su alabanza individual. Este hecho nos enseña la importancia de la adoración tanto comunitaria como individual. La experiencia individual de adoración pertenece al contexto de adoración comunitaria; las dos son complementarias. El desarrollo de una vida espiritual sana de cada individuo no puede desconectarse de la comunidad adoradora. Y viceversa, la adoración comunitaria necesita a los individuos que también aman y adoran a Dios en su vida personal.

También este Salmo nos ayuda a ver la importancia de combinar la adoración a Dios por quien es, con la alabanza y acción de gracias por lo que la hecho. La adoración se concentra en la persona de Dios: quién es, su grandeza, santidad, amor. Pero si se desconecta de la acción de gracias, puede volverse en un ritualismo estéril, ocupado de un Dios distante, lejos de los seres humanos.

Por otro lado, si el culto incluye sólo acción de gracias, se puede caer en el peligro de centrarse demasiado en uno mismo o aun en la iglesia misma. La acción de gracias debe darse en el contexto teológico que se extiende más allá de los asuntos personales. Los salmos nos presentan una combinación sana de la adoración a un Dios glorioso, todopoderoso, Señor de todo el universo, con la alabanza y acción de gracias por las grandes hechos de Dios en la vida de la comunidad y en la vida de cada individuo.

Que toda la tierra glorifique a Dios

El versículo  1 es casi igual a Job 100:1. Los que aman a Dios quieren que toda la tierra lo aclame y lo glorifique. El énfasis misionero se nota en muchos salmos. También el culto a Dios debe ser una experiencia de gozo, con alegría.

Dadle la gloria expresa el propósito de la alabanza. Dirigimos nuestra alabanza a Dios, le damos gloria en la alabanza. La alabanza se hace por lo que Dios ha hecho (v. 3) y se dirige a él. Estas grandes obras de Dios incluyen su juicio contra sus enemigos.

El versículo  4 proclama una esperanza y una predicción: habrá un tiempo cuando sí, toda la tierra le glorificará. De nuevo, la expresión de la gloria de Dios está ligada con la visión misionera.

Los actos de Dios en su pueblo

Este Dios que debe recibir gloria en todo el mundo no está lejos de los adoradores en este templo, pues ha hecho cosas maravillosas en la historia del pueblo y en la vida presente. Venid y ved; hemos de invitar a la gente a que vea; si en la iglesia se ve la obra de Dios, podemos invitar a la gente a que vea.

Convirtió el mar… es lenguaje del éxodo; la segunda línea (por el río) podría referirse al cruce del Jordán, pero es mejor verla como paralela con la primera línea refiriéndose al cruce del mar Rojo. El lenguaje del éxodo llegó a ser una forma de “narración normativa” para referirse a otros actos de Dios en la historia del pueblo y en la vida individual. Así, el testimonio personal se pudo expresar en este mismo lenguaje.

Los grandes hechos de Dios significaban la salvación de los israelitas; a la vez significó el juicio sobre los egipcios. Esto, en sí, demuestra que Dios se enseñorea sobre todas la naciones.

Liberación de una prueba

Bendecid a Dios es darle gloria. Se debe hacer audible para que otros escuchen y también alaben. Una manera de bendecir a Dios es hacer que se escuche… su alabanza.

En los versículos 9-12 se habla de una gran prueba, pero no se dan detalles suficientes para conocer su contexto histórico. De hecho, Dios salvó a Israel de en medio de muchas pruebas. El salmista reconoce que Dios permite pruebas, pero sabe que son para purificarnos y que si Dios las permite también él está en control y dará la salida. Fuego y… agua se usan para mostrar dos extremos, Israel ha pasado por todo tipo de pruebas. En los salmos, los salmistas casi siempre están pasando por pruebas.

Sacrificios de acción de gracias

El salmista es parte del pueblo de Dios; él ve su propia experiencia en el marco de la experiencia de todo el pueblo. Y al hacerlo usa lenguaje del éxodo, que ha venido a ser una narración normativa para contar las maravillas de Dios tanto en la vida del pueblo como en su propia vida con Dios.

El agradecimiento se muestra con hechos y entregas. Aquí el adorador presenta su sacrificio animal como es prescrito en la ley de Moisés. Puede ser una ceremonia en que el adorador pone la mano sobre el animal y lo presenta a Dios en sacrificio de alabanza y acción de gracias. Normalmente los sacrificio prometidos en votos eran sacrificios de paz en que la grosura y ciertas partes del animal se quemaban, pero lo demás de la carne era comido por el adorador. Sin embargo, aquí el sacrificio era un holocausto en que todo el animal era quemado, excepto la piel, y representa una situación seria y de dedicación entera.

La Biblia enfatiza la importancia de cumplir lo prometido. Los salmistas pusieron mucho énfasis en la actitud del corazón en la adoración a Dios; pero no se opusieron a los sacrificios rituales si se hacían con corazón sincero para con Dios.

Testimonio de oración contestada

Ahora el salmista da testimonio de la obra de Dios en su vida. El venid; oíd aquí se compara con venid y ved del versículo  5, un paralelo que confirma la unidad del Salmo. El testimonio de lo que Dios hace en la vida ayuda a los otros adoradores. El salmista da testimonio de su oración (v. 16) y de la respuesta de Dios (v. 19). Es necesario expresar tanto la oración como la alabanza.

El versículo 18 expresa una verdad clave en la comunión con Dios, tanto en la vida del pueblo de Dios como en la vida del individuo. Un pecado escondido y no confesado rompe la comunión, obstaculiza la oración y corta la bendición de Dios. Pero, cuando no existe tal obstáculo, todo creyente puede exclamar: i… de veras, Dios me ha escuchado!

La conclusión es una linda explicación del amor que Dios comparte con el creyente en la comunión con él. Nótese otro paralelo entre bendito aquí y bendecid en el versículo  8. Allí el pueblo bendice a Dios por hacer escuchar la alabanza; aquí Dios bendice al que Ilega a él en confianza y oración. ¡Qué confianza da al salmista saber que Dios no rechaza su oración y no le niega su misericordia!

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Cuando somos un milagro

Conducía de vuelta a casa alrededor de las cinco, tras de una reunión, atascado en el tráfico del Bulevar Colorado, cuando el auto comenzó a fallar y se apagó a duras penas pude empujarlo,

Seguir Leyendo »