Jeremías 48: Profecía acerca de Moab

Publicaciones realizadas por ángeles que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar

Jeremías 48:1 Acerca de Moab. Así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: ¡Ay de Nebo, porque ha sido destruida! Quiriataim ha sido avergonzada, ha sido tomada; la altiva fortaleza ha sido avergonzada y destrozada.

Otros profetas también hablaron acerca de Moab. De acuerdo con Josefo, esta profecía de la destrucción de Moab se cumplió en el año vigesimotercero del reinado de Nabucodonosor.

Los moabitas descendían de Lot debido al incesto que este cometió con una de sus hijas. Llevaron a los israelitas a la idolatría y se unieron a las bandas armadas que Nabucodonosor envió a Judá en 602 a.C. Más tarde, Babilonia los conquistó y desaparecieron como nación.

Jeremías 48:2 Ya no hay alabanza para Moab, en Hesbón han tramado mal contra ella: «Venid y quitémosla de entre las naciones.» También tú, Madmena, serás silenciada, la espada te seguirá.

Jeremías 48:3 Voz de clamor desde Horonaim: «Devastación y gran destrucción.»

Jeremías 48:4 Moab está quebrantada, sus pequeños dejan oír gritos de angustia.

Jeremías 48:5 Porque la cuesta de Luhit con llanto continuo la suben; porque a la bajada de Horonaim se oyen gritos angustiosos de destrucción.

Jeremías 48:6 Huid, salvad vuestras vidas, sed como un enebro en el desierto.

Jeremías 48:7 Por cuanto pusiste tu confianza en tus ganancias y en tus tesoros, también tú serás conquistada, y Quemos saldrá al destierro junto con sus sacerdotes y sus príncipes.

Quemos era el dios principal de la nación de Moab y el sacrificio de niños era parte importante en su adoración

Jeremías 48:8 Vendrá el destructor de cada ciudad, y ninguna ciudad escapará; también el valle será devastado, y la meseta será destruida, como ha dicho el Señor.

Jeremías 48:9 Dad alas a Moab, para que se escape; sus ciudades serán una desolación, sin que nadie habite en ellas.

Jeremías 48:10 Maldito el que hace la obra del Señor con engaño; maldito el que retrae su espada de la sangre.

Jeremías 48:11 Reposado ha estado Moab desde su juventud, ha estado tranquilo sobre su sedimento; no ha sido vaciado de vasija en vasija, ni ha ido al destierro; por eso retiene su sabor, y su aroma no ha cambiado.

Se compara a Moab con un vino que ha envejecido sin haber sido cambiado de vasija (véase Isa_25:6). Pero los trasvasadores (el ejército babilónico que se aproximaba) vaciarán sus vasijas , y romperán sus odres . Quemos : El dios de Moab

Jeremías 48:12 Por tanto, he aquí, vienen días–declara el Señor–cuando le enviaré a trasvasadores que lo trasvasarán; vaciarán sus vasijas y harán pedazos sus cántaros.

Para fabricar vino se aplastaban las uvas. Luego de cuarenta días, el vino se cambiaba de vasija y quedaba el sedimento. Si no se hacía esta operación, el vino resultante era inferior. Con esta ilustración el profeta quiere decir que a causa de la complacencia de Moab y su negativa a hacer la obra de Dios, sería totalmente destruida.

Deja un Comentario. Tu opinión es valiosa para nosotros

Lionel Valentin Calderón

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Nuevo Testamento

Antiguo Testamento

Historias para Reflexionar

La tentación

Un hombre con problemas de obesidad había decidido dejar de comer, sobre todo, aquello que

Solicita Nuetro Boletín

Al enviar esta solicitud acepto los Términos y Condiciones de Bendiciones Cristianas