Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Isaías 35: La redención de Sion

La redención de Sion

Como el capítulo 34, también este capítulo parece tener un contexto histórico posterior a Isaías. El versículo 4b parece aludir de nuevo al adversario más cruel de Sion: Edom. Pero al mismo tiempo, ésta es una era de redención para Sion.

Se habla de los redimidos o de los rescatados como retornando y entrando en Sion con cánticos. La referencia al retorno a Sion tras la caída de Babilonia y la instauración del poderío persa está clara.

Este capítulo describe la creación de una amplia calzada (v. 8) que conducirá a los redimidos a Sion. La naturaleza misma sentirá el regocijo de esta era y lo reflejará floreciendo profusamente, porque aguas irrumpirán en el desierto, y torrentes en el Arabá.

La alegría del retorno a Sion no descartará la necesidad de que cada uno aliente a sus hermanos para acudir a Sion. Esta interacción humana y el entusiasmo de demostrar la salvación que el mismo Señor obrará, será tal que serán abiertos los ojos de los ciegos, se destaparán los oídos de los sordos, los cojos saltarán como venados y cantará la lengua del mudo.

Pero el profeta advierte que aquella calzada que conducirá a Sion se llamará Camino de Santidad, y que por ella no transitará ningún impuro. Finalmente dice: Alcanzarán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido. La LXX tiene: El gozo y la alegría los alcanzarán.

Tanto el capítulo 34 como el 35 parecen de una época posterior a Isaías. Nos preguntamos: ¿Por qué están estos capítulos donde están, antes de la sección histórica de los caps. 36-39, y no después? Antes que nada, hay que recordar que si bien la parte histórica tiene como eje el desempeño profético de Isaías, en ninguna parte se especifica que él la haya escrito. La pregunta debe ser formulada en otros términos: ¿Por qué juzgaron los editores incluir estas profecías del retorno a Sion antes de los capítulos 36-39? Las explicaciones son variadas. Creo que el editor de Isaías quizo honrar a Isaías hijo de Amoz demostrando a todo el mundo que su oración que aparece en el cap. 33 fue respondida. En 33:8, Isaías lamenta la desolación de los caminos de Judá a raíz de la invasión del ejército asirio. Y en 33:9 dice: La tierra se ha secado y languidece. El Líbano se ha avergonzado y se ha marchitado. Sarón se ha convertido en Arabá; Basán y el Carmelo se han sacudido. Y ahora, en 35:1 y 2 dice: Se alegrarán el desierto y el sequedal. Se regocijará el Arabá y florecerá como la rosa… Le será dada la gloria del Líbano y la majestad del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Jehová, la majestad de nuestro Dios.

  • Páginas:
  • 1
  • 2
  • 3

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.