Ezequiel 21: La espada afilada de Jehová

Ezequiel 21:8 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

El cántico de la espada que está afilada y pulida a fin de entregarla en mano del matador. La espada caerá sobre el pueblo y sobre todos los príncipes de Israel .

Ezequiel 21:9 «Hijo de hombre, profetiza y di: “Así ha dicho Jehová, el Señor: »¡La espada, la espada está afilada y bien pulida!

Ezequiel 21:10 Para degollar víctimas está afilada; pulida está para que relumbre. ¿Habremos de alegrarnos, cuando al cetro de mi hijo ha despreciado como a un palo cualquiera?

Ezequiel 21:11 Y la dio a pulir para tenerla a mano; la espada está afilada, y está pulida para entregarla en manos del matador”.

Ezequiel 21:12 Clama y lamenta, hijo de hombre, porque esta será sobre mi pueblo, será ella sobre todos los gobernantes de Israel: caerán ellos a espada juntamente con mi pueblo. ¡Golpéate, pues, el muslo![a]

Clama y lamenta , y hiere , pues , tu muslo : Señales ambas de luto que a veces acompañan el acto de profetizar. «Hiere tu muslo», traducido en otras versiones como «golpea tu pecho», era un gesto de duelo

Ezequiel 21:13 Porque es una prueba; pero ¿qué, si la espada desprecia aun al cetro? Él no será más, dice Jehová el Señor.

Ezequiel 21:14 »Tú, pues, hijo de hombre, profetiza y bate una mano contra otra. Duplíquese y triplíquese el furor de la espada homicida: esta es la espada de la gran matanza, que los traspasará,

Ezequiel 21:15 para que el corazón desmaye y los estragos se multipliquen; en todas las puertas de ellos he puesto espanto de espada. ¡Ah! dispuesta está para que relumbre y preparada para degollar. Ezequiel 21:16 ¡Corta a[b] la derecha, hiere a la izquierda, adonde quiera que te vuelvas!

Ezequiel 21:17 Y yo también batiré mano contra mano, y haré reposar mi ira. »Yo, Jehová, he hablado».

Batiré mi mano contra mi mano : Lo mismo que se le había ordenado a Ezequiel

Ezequiel 21:18 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

Ezequiel 21:19 «Tú, hijo de hombre, traza dos caminos por donde venga la espada del rey de Babilonia. De una misma tierra salgan ambos, y al comienzo de cada camino pon una señal que indique la ciudad adonde va.

Dos caminos por donde venga la espada : Nabucodonosor, el rey de Babilonia , debía escoger el camino a seguir en una encrucijada, y a Ezequiel le corresponde la tarea de colocar señales que guien sus pasos. Un camino lleva a Rabá de los hijos de Amón y el otro a Judá.

Ezequiel 21:20 El camino señalarás por donde venga la espada a Rabá, de los hijos de Amón, y a Judá, contra Jerusalén, la ciudad fortificada.

    Páginas: 1 2 3 4

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…