Eclesiastés 12: Acuérdate de tu Creador

Eclesiastés 12:1 Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos,[a] y lleguen los años de los cuales digas: «No tengo en ellos contentamiento»;

El segundo resumen de las conclusiones se presenta en forma de una alegoría sobre la vida y la muerte, destinada a mostrar cuán pasajera es la vida y por qué debemos acordarnos de Dios mientras somos jóvenes.

Una vida sin Dios produce una persona vieja amargada, solitaria y sin esperanza. Una vida centrada en Dios es plena, hace que los «años malos» -cuando las incapacidades, las enfermedades y los impedimentos pueden ser barreras que nos impiden disfrutar de la vida- nos satisfagan debido a la esperanza de la vida eterna. Ser joven es emocionante. Pero la emoción de la juventud puede convertirse en un obstáculo para acercarse a Dios si hace que la gente joven centre su atención en los placeres pasajeros en lugar de en los valores eternos. Ponga sus capacidades al servicio de Dios cuando todavía sean suyas: durante la juventud. No las desperdicie en actividades malas o sin significado que pueden volverse malos hábitos y hacerlo insensible. Busque a Dios ahora.

Eclesiastés 12:2 antes que se oscurezcan el sol y la luz, la luna y las estrellas, y vuelvan las nubes tras la lluvia;

Oscurezca . . . nubes : La oscuridad evoca las nubes que ensombrecen la visión, especialmente en la vejez. Las nubes probablemente constituyan una referencia a los sentimientos depresivos que asaltan a la gente de edad avanzada.

Eclesiastés 12:3 cuando tiemblen los guardias de la casa y se encorven los hombres fuertes; cuando cesen de trabajar las molineras, porque habrán disminuido, y se queden a oscuras las que miran por las ventanas;

Temblarán los guardas de la casa : Las manos de los ancianos, que cuidan la casa (el cuerpo), tiemblan. Cesarán las muelas : La pérdida de la dentadura acompaña casi siempre a la vejez. Esto ocurría especialmente en el mundo antiguo.

Eclesiastés 12:4 cuando las puertas de afuera se cierren, y se vaya apagando el ruido del molino; cuando se escuche la voz del ave, pero las canciones dejen de oírse;

La imagen que aquí se presenta es la de una persona de edad avanzada que apenas sale, come poco, se despierta fácilmente ante cualquier ruido, y no oye bien.

Eclesiastés 12:5 cuando se tema también a las alturas, y se llene de peligros el camino, y florezca el almendro, y la langosta sea una carga, y se pierda el apetito;[b] porque el hombre va a su morada eterna, y rondarán por las calles quienes hacen duelo;[c]

Las personas de edad avanzada temen las alturas porque ya no son capaces de mantener el equilibrio y percibir las distancias. Florecerá el almendro : Las flores del almendro son blancas, y así sucede con el cabello de los viejos. Langosta… carga: Algo tan ligero como una langosta constituye una carga; o la langosta es una carga para sí misma cuando se aproxima la muerte, lo cual prefigura a una persona de avanzada edad que apenas puede moverse.

Eclesiastés 12:6 antes que la cadena de plata se quiebre, se rompa el cuenco de oro, el cántaro se quiebre junto a la fuente y la polea se rompa sobre el pozo;

La muerte se representa aquí como la ruptura de una cadena de plata, la rotura de un cuenco de oro, o el quebrar un cántaro junto al pozo.

La cadena de plata, el cuenco de oro, el cántaro y la rueda simbolizan la fragilidad de la vida. Con cuánta facilidad nos llega la muerte, con cuánta rapidez y sin esperarlo podemos regresar al polvo del que salimos. Por lo tanto, deberíamos tener la vida como un recurso que hay que usar sabiamente y no despilfarrarla frívolamente.

Eclesiastés 12:7 antes que el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.[d]

La imagen que aquí se ofrece de la muerte como la separación del cuerpo y el espíritu (aliento) se repite en 3.21; 8.8; Job_34:14-15; Salmos 104:29 y, como tal, ofrece un cuadro antitético frente a la creación de la vida, según la describe Genesis 2:7; Ezequiel 37:9-10.

Despojados del Espíritu de Dios, nuestros cuerpos regresan al polvo. Despojados del propósito de Dios, nuestro trabajo es en vano. Despojados del amor de Dios, nuestro servicio es vanidad. Debemos poner a Dios primero sobre todo y en todo lo que hacemos, porque sin El no tenemos nada. Saber que la vida es vanidad sin Dios motiva a la persona sabia a buscar a Dios primero.

Eclesiastés 12:8 «¡Vanidad de vanidades –dijo el Predicador–, todo es vanidad!».

Eclesiastés 12:9 Resumen del deber del hombre. Cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al pueblo. Escuchó, escudriñó y compuso muchos proverbios.

Estos versículos, al igual que 1.1, 2, están escritos en tercera persona, y dan a conocer la obra de un discípulo que dio su forma definitiva a la obra del Predicador. El discípulo desea que el lector comprenda la importancia que tiene la obra del maestro, tras la cual añade un resumen de sus propias palabras, probablemente citando las utilizadas por su maestro en versículos 12-14, y así asegurarse que el lector ha comprendido el mensaje. Aunque la publicación de nuevos libros y la multiplicación de los conocimientos humanos nunca cesará, la sabiduría humana se inclina ante valores que son limitados y transitorios y por ello no es suficiente. Por el contrario, reverenciar y obedecer a Dios es el todo del hombre , algo que se halla en completa oposición a las cosas de este mundo consideradas «vanidad». Estas cosas pasarán, pero nuestra relación con Dios perdurará hasta que él juzgue a la tierra. ¿Fue inútil entonces la búsqueda del Predicador? De ninguna manera. Demuestra con toda claridad cuáles deben ser nuestras prioridades: no las cosas de este mundo, sino las de Dios.

Eclesiastés 12:10 Procuró el Predicador hallar palabras agradables y escribir rectamente palabras de verdad.

Eclesiastés 12:11 Las palabras de los sabios son como aguijones, y como clavos hincados las de los maestros de las congregaciones, pronunciadas por un pastor.[e]

El aguijón se usaba para mantener al buey o al ganado en marcha. Como un aguijón, una palabra sabia o una verdad importante puede ser desagradable cuando se aplica por primera vez, pero nos mantendrá en marcha en dirección de Dios.

Eclesiastés 12:12 Ahora, hijo, a más de esto acepta ser amonestado.[f] No tiene objeto escribir muchos libros; el mucho estudio es fatiga para el cuerpo.

Existen opiniones interminables acerca de la vida y filosofías acerca de la forma en la que debemos vivir, que pueden ser leídas y estudiadas por siempre. No es malo estudiarlas, pero deberíamos pasar la mayor parte del tiempo alimentándonos de la verdad de la Palabra de Dios. La sabiduría debe llevar a la acción. Los estudiantes sabios de la Biblia comprenderán y harán lo que se les ha enseñado. Debido a que nuestro tiempo en la tierra es muy corto, debemos usarlo para aprender verdades importantes, las que afectan esta vida y la eternidad.

Eclesiastés 12:13 El fin de todo el discurso que has oído es: Teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque esto es el todo del hombre.

En su conclusión, Salomón presenta sus antídotos para las dos enfermedades presentadas en este libro. Quienes carezcan de propósito y dirección en la vida deben respetar a Dios y seguir sus principios para la vida. Los que piensan que la vida es injusta deben recordar que Dios analizará la vida de cada persona para determinar cómo le ha respondido a El y traerá a juicio todo hecho. ¿Ha comprometido usted su vida presente y futura con Dios? ¿Está su vida a la altura de las normas de Dios?

Eclesiastés 12:14 Pues Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa oculta, sea buena o sea mala.

El libro de Eclesiastés no puede interpretarse correctamente sin leer estos versículos finales. No importan cuáles sean los misterios y las aparentes contradicciones de la vida, debemos trabajar hacia el único propósito de conocer a Dios.

En Eclesiastés, Salomón nos muestra que debemos disfrutar de la vida, pero que esto no nos exime de obedecer los mandamientos de Dios. Debemos buscar el propósito y el significado de la vida, pero no se pueden encontrar en los logros humanos. Debemos reconocer la maldad, necedad e injusticia en la vida, y aun así mantener una actitud positiva y una fe sólida en Dios.

Todas las personas tendrán que comparecer delante de Dios y ser juzgadas por lo que hicieron en esta vida. No podremos utilizar las incongruencias de la vida como excusas de no haber vivido adecuadamente. Para vivir bien, necesitamos:

(1) reconocer que el esfuerzo humano separado de Dios es vanidad,

(2) colocar a Dios en primer lugar… ahora,

(3) recibir todo lo bueno como un regalo de Dios,

(4) darse cuenta que Dios juzgará tanto lo malo como lo bueno y

(5) saber que Dios juzgará la calidad de vida de toda persona. Resulta muy extraño que la gente se pase la vida entera luchando por alcanzar el verdadero gozo que Dios nos da como regalo.

Acuérdate de tu Creador… antes que vengan los días malos. La palabra “Creador” es bara, un plural de majestad en el original, y una manera de enfatizar la autoridad de Dios: el barro no puede altercar con el alfarero. ¡Buscar a Dios en la plenitud de la vida!, este es el consejo del sabio.Los días malos… los años de los cuales digas: “No tengo en ellos contentamiento”. Ya no hay alegría en el vivir, queda sólo la carga de la vida. Si en estas circunstancias se busca a Dios se lo busca para la muerte y no para la vida.

Los versículos 2 al 5 contienen una serie de figuras poéticas para describir la extrema ancianidad. Un ejemplo que podemos recordar es el de Isaac, acabado, engañado, burlado. La muerte ha aparecido ya algunas veces en el escrito del Predicador, pero hasta aquí habló el sabio; ahora habla el poeta. No ahorra tintes oscuros al poema, como, por ejemplo los endechadores, que hacen duelo por dinero, y que andan esperando el momento del desenlace. Pero no se debe olvidar que esto mismo se puede vivir de dos maneras: con Dios, o sin él; y sobre todo no se debe olvidar que es necesario buscar a Dios antes de que lleguen esos días.

Antes que se oscurezcan el sol… la luna… las estrellas. Justo J. Serrano cita aquí el Targum: “El sol es la cara; la luz, los ojos; la luna las mejillas y las estrellas, la niña de los ojos.”

Y las nubes vuelvan tras la lluvia. Después de la lluvia, no sale el sol, se acumulan nuevas nubes. Es una figura patética de los continuos achaques de la senectud.

El versículo 3 contiene figuras poéticas, y no todas son de fácil interpretación, de hecho el Talmud presenta distintas formas de hacerlo. El Predicador va describiendo un organismo humano que poco a poco va perdiendo sus fuerzas hasta llegar a la misma muerte. Los guardianes de la casa se interpreta generalmente como los brazos y las manos. Otros los interpretan como las ijadas y las costillas. Los hombres valerosos son las piernas que sostienen el cuerpo que se debilitan con la edad. Cuando estén inactivas las muelas. Las muelas se refiere a los dientes, y es una alusión a la falta de apetito del anciano si se compara con su juventud. Los que miran por las ventanas se refiere a los ojos que pierden su visión con la edad.

Se cierran las puertas de la calle, o sea, los labios, o quizá mejor la dureza de oído típica del anciano. Y se debilite el ruido del molino. El ruido del molino, motivo de alegría que deja de oírse por alguna calamidad o por la sordera progresiva del anciano. Se levanta ante el gorjeo de un pajarito, es referencia al sueño liviano del anciano, y dentro de esto, el insomnio que lo hace despertar temprano. Todas las hijas del canto sean abatidas es referencia a las notas musicales “hijas del canto” que apenas se oyen por la sordera. Ver la nota de nuestra versión.

Cuando se tenga miedo de la altura…. Cualquier altura se hace peligrosa para el anciano y se limitan sus paseos. Cuando florezca el almendro; los comentadores judíos ven en esta figura los “picos de loro” que aparecen como artrosis en la extremidad inferior de la espina dorsal y causan dolores y dificultades para caminar. Otros ven en la flor del almendro el color de las canas que “florecen” en la cabeza del anciano.

La langosta se arrastre pesadamente y se pierda el deseo. La langosta que se arrastra, ¿será símbolo de la agilidad perdida? Ver en la nota al pie de la página la otra traducción para “y se pierde el deseo”. Si se entiende por “deseo” el deseo sexual, y por la “alcaparra” que pierde su efecto un afrodisíaco que ya no es efectivo, se tiene la misma idea. El hombre se va a su morada… y los que hacen duelo rondan alrededor… Se refiere a la vecindad de la muerte con sus ritos. Un fin melancólico de las figuras de la ancianidad.

Antes que se rompa el cordón de plata. Cuatro figuras del momento de la muerte, las que es el mejor tomar como una descripción total del suceso. En el Targum “la cadena es la lengua; la lámpara, la médula; el cántaro, la vesícula con su hiel y la rueda, el cuerpo” (J. J. Serrano).

En los versículos 7 y 8 el Predicador ve en la muerte el cumplimiento de la antigua sentencia contra el hombre. La muerte, si no hay otra instancia distinta que la vida debajo del sol, es la total vanidad. Y el espíritu vuelve a Dios, quien lo dio. Una tenue luz hasta que llegue la perfecta claridad del Nuevo Testamento.

Llegamos al epílogo escrito seguramente por un discípulo. Algunos distinguen dos epílogos: uno sobre el hombre el otro sobre su obra. El epílogo contiene lo que podemos llamar la primera interpretación del Eclesiastés, la moraleja que nos puede servir de interpretación para nuestra propia interpretación hoy. Hay que buscar maneras de entender una obra tan controvertida como ésta, y poner final a una obra que ha desafiado y desafiará aún la comprensión humana.

Tanto más enseñó sabiduría. A pesar de las limitaciones que tiene sabiduría y que el Predicador ha ido destacando a lo largo de su obra, la nota editorial afirma que lo que el Predicador había alcanzado a conocer, esto también lo enseñó. Los sabios tenían en alta estima las enseñanzas que permiten al hombre orientarse en la vida. Para ellos la fuente primaria de sabiduría está en la misma naturaleza que es el libro de texto de Dios, pero no descartaban en absoluto la sabiduría que un hombre prudente podía comunicar a otros. Nos han dejado testimonio de la lamentación de quien no oyó los sabios consejos de sus mayores. Transmitir la comprensión que se ha logrado era tenido como un deber. La vida misma es una gran maestra y sobre todo, especialmente en el libro de los Salmos, Dios, sin duda a través de su ley, es el gran maestro de la vida. También sopesó, investigó y compuso muchos proverbios. Estudió el trabajo de sabiduría anterior a él para aquilatar su valor, pero también hizo un trabajo original. Era la manera ordinaria de proceder.

En el versículo 11 vemos que las palabras de los sabios son como aguijones. Es decir, estimulan el pensamiento del interlocutor y hacen progresar el pensamiento ético. De ahí la forma enigmática que tienen. Forman parte de una colección significa que debían existir en aquellos tiempos series de proverbios para educar a los jóvenes en las diversas circunstancias que les tocaba vivir. Primero debieron circular en forma oral y luego en la forma escrita que ahora presentan. La literatura universal de este tipo pasó por ese proceso. Expuestas por un Pastor : Pastor de almas, aunque el epíteto no deja de llamar la atención. Algunos suponen que la expresión está sugerida por el término “aguijón” usado anteriormente. Los pastores del rebaño que es Israel, según Ezequiel eran las clases dirigentes del pueblo. El texto de Ezequiel 34 es el que usa Jesús para expresar la naturaleza de su persona y su misión, resulta de esta forma un texto mesiánico. El Job_23:1 es muy conocido para no recordar en esta circunstancia.

Teme… guarda. Temer a Dios, en el sentido de contar con él en toda circunstancia. Dios es comienzo, contenido y final de la verdadera sabiduría. Esto es el todo del hombre. Así el epiloguista contesta a la pregunta que inició el camino del Predicador: ¿Dónde encontrar el sentido de la vida? El sentido de la vida se ha de encontrar en la manera de vivir de cara a Dios, quien finalmente ha de juzgar la vida del hombre.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario