Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Vitaminas para el alma

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cuando las horas de desaliento te invadan el alma, y las lágrimas afloren en tus ojos, búscame: Yo Soy aquel que sabe consolarte y pronto detiene tus lágrimas.

Cuando desaparezca tu ánimo para luchar en las dificultades de la vida, o sientas que estas pronto a desfallecer, llámame: Yo Soy la Fuerza capaz de remover las piedras de tu camino y sobreponerte a las adversidades del mundo.

Cuando, sin clemencia, te encontraras sin donde reclinar tu cabeza, corre junto a mi: Yo Soy el Refugio, en cuyo seno encontrarás guarida para tu cuerpo y tranquilidad para tu espíritu.

Cuando te falte la calma, en momentos de gran aflicción, y te consideres incapaz de conservar la serenidad de espíritu, invócame: Yo Soy la Paciencia que te ayudará a vencer las dificultades más dolorosas y triunfar en las situaciones más difíciles.

Cuando te debatas en los misterios de la vida y tengas el alma golpeada por los obstáculos del camino, grita por mí: Yo Soy el Bálsamo que cicatrizará tus heridas y aliviará tus padecimientos.

Cuando el mundo sólo te haga falsas promesas y creas que ya nadie puede inspirarte confianza, ven a mí: Yo Soy la Sinceridad, que sabe corresponder a la franqueza de tus actitudes y a la nobleza de tus ideas.

Cuando la tristeza o la melancolía intenten albergarse en tu corazón, clama por mí: Yo Soy la Alegría que te infunde un aliento nuevo y te hará conocer los encantos de tu mundo interior.

Cuando, uno a uno, se destruyan tus ideales más bellos y te sientas desesperado, apela a mí: Yo Soy la Esperanza que te robustece la Fe.

Cuando la impiedad te revele las faltas y la dureza del corazón humano, aclámame: Yo Soy el Perdón, que te levanta el ánimo y promueve la rehabilitación de tu alma.

Cuando dudes de todo, hasta de tus propias convicciones, y el escepticismo te aborde el alma, recurre a mí: Yo Soy LA FE que te inunda de luz y de entendimiento para que alcances la Felicidad.

Cuando ya nadie te tienda una mano tierna y sincera y te desilusiones de los sentimientos de tus semejantes, aproxímate a mí: Yo Soy la Renuncia que te enseñará a entender la ingratitud de los hombres y la incomprensión del mundo.

Y cuando al fin, quieras saber quién soy, pregúntale al río que murmura, al pájaro que canta, a las estrellas que titilan. Yo Soy la Dinámica de la vida, y la Armonía de la naturaleza.

Me llamo Amor. Soy el remedio para todos los males que atormenten tu espíritu… Ven a mí que yo te llevaré a las serenas mansiones del infinito bajo las luces brillantes de la eternidad.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El autor de la vida

Sentado ante el gran escritorio el autor abre el gran libro. No contiene palabras por que éstas no existen. Y no existen por que no se necesitan.

Artículo Completo

El chantaje

Un niño visitaba a sus abuelos en su finca. Le habían dado un tira piedra –una honda por estos lares– para que jugara en el bosque y,

Artículo Completo

Refinando la plata

«¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿Quién podrá estar en pie cuando Él se manifieste? Porque El es como fuego purificador, y como jabón

Artículo Completo