1 de Samuel 5: El Arca en tierra de los filisteos

1 de Samuel 5: El Arca en tierra de los filisteos

1 de Samuel 5:8 Convocaron, pues, a todos los príncipes de los filisteos, y les preguntaron: –¿Qué haremos con el Arca del Dios de Israel? Ellos respondieron: –Trasládese el Arca del Dios de Israel a Gat. Y trasladaron allá el Arca del Dios de Israel.

Los príncipes de los filisteos eran los líderes de sus ciudades-estados. Gat está a 18 km al este de Asdod.

Los filisteos eran gobernados por cinco dirigentes o señores. Cada uno de ellos vivía en una ciudad diferente: Gat, Ecrón, Asdod, Ascalón y Gaza. El arca fue llevada a tres de estas ciudades capitales, y en cada caso trajo grandes problemas y caos a los ciudadanos.

1 de Samuel 5:9 Pero cuando se la llevaron, la mano de Jehová cayó sobre la ciudad provocando un gran pánico; y afligió a los hombres de aquella ciudad, y desde el más pequeño hasta el mayor se llenaron de tumores.

1 de Samuel 5:10 Entonces enviaron el Arca de Dios a Ecrón. Pero cuando el Arca de Dios llegó a Ecrón, los ecronitas exclamaron: «Nos han traído el Arca del Dios de Israel para matarnos a nosotros y a nuestro pueblo».

1 de Samuel 5:11 Convocaron y reunieron a todos los príncipes de los filisteos y les dijeron: «Enviad el Arca del Dios de Israel, y regrese a su lugar, para que no nos mate a nosotros ni a nuestro pueblo», pues había un terror mortal en toda la ciudad, porque la mano de Dios los había castigado duramente.

1 de Samuel 5:12 Los que no morían estaban llenos de tumores, y el clamor de la ciudad subía al cielo.

Clamor de la ciudad : Al derrotado dios Dagón no se le dirige ninguna oración, sino que se implora la ayuda del cielo; es decir, la ayuda de Jehová.

El arca castiga a los filisteos

En Asdod

La confederación de los filisteos comprendía cinco ciudades principales en la costa meridional de Canaán. Eran Asdod, Gaza, Ascalón, Gat y Ecrón. Llevaron el arca primeramente a la ciudad de Asdod, apenas a cuatro km. del mar Mediterráneo. Aunque la confederación de los filisteos era muy fuerte en este período, sufría continuo abatimiento por las guerras e invasiones después de Uzías, el rey de Judá (790 a. de J.C.). Dejó de ser una potencia después de la invasión del rey de Asiria, Sargón II, en 720 a. de J.C. El profeta Sofonías cerca del 630 a. de J.C. proclamó su destrucción. Fue el rey Herodes el Grande quien reconstruyó la ciudad de Asdod y se menciona en Hechos 8:40 bajo el nombre de Azoto, donde Felipe predicó.

Dagón era uno de los dioses principales de los filisteos. Se cree que fue el dios pez por la similitud de las palabras dagón y dag, que en hebreo quiere decir pez. Es cierto que el hebreo tiene una palabra dagan que quiere decir comúnmente grano o maíz. Pero se descubrió en Babilonia la figura del dios medio pez pintada en la pared de un palacio. Se cree que sería el mismo. Existía un gran templo a Dagón en Gaza pero Sansón lo destruyó durante este período. Los filisteos interpretaban su victoria sobre Israel como indicación de la superioridad de Dagón sobre Jehová. Querían expresar esta superioridad dejando el arca de Dios a los pies de Dagón.

En 1Corintios 10:19-21 se dice que el ídolo en sí no es nada. Sin embargo, la adoración de ídolos es inspirada por los demonios y es en esencia un culto ofrecido a ellos. Aquí vemos el conflicto que se arma; el poder de Dios contra el poder esclavizador del diablo y sus demonios. Y Dios actúa: … por amor de mí mismo lo hago; pues, ¿cómo ha de ser profanado mi nombre? ¡No daré a otro mi gloria!. Primero hace postrar a Dagón ante el arca, el segundo día. Y al tercer día se descubre el ídolo en pedazos, roto. Ya no tiene cabeza para pensar ni manos para obrar. Esto contrasta con la frase: La mano de Jehová se agravó sobre los de Asdod. Es curioso ver cuántas veces aparece en el AT esto del tercer día como día de importancia y actuación. Por ejemplo: al tercer día el pueblo de Israel cruzó el río Jordán; Jonás estuvo en el vientre del pez tres días y noches; menciona el tercer día como día de resurrección para el pueblo de Israel. Y Jesús declara en Lucas 13:33 que obraría por dos días y al tercer día terminaría su obra. Nos quedamos admirados de esta evidencia bíblica que prepara lugar para el evento más importante de la historia; la resurrección de Jesucristo al tercer día.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte